martes, 12 de noviembre de 2019

"La difusión conjunta de los grandes de la prensa apenas supera ya la de ‘20 Minutos’"

Brutales datos sobre la caída (imparable, añado yo) de los periódicos de papel. La prensa digital y las redes sociales le están claramente ganando la partida a la prensa tradicional. Y el desvergonzado partidismo y el obsceno alquiler a la empresa que mejor paga de muchos periodistas han hecho el resto.

Libro "Más que un carpintero", completo y gratis

Un libro en el que Josh McDowell abunda en las razones que demuestran claramente que Jesús fue más que un carpintero. Mucho más.

"Una España casi ingobernable: ¡Gracias, Pedro!"

Buen resumen de los resultados electorales hecho por Casimiro
García-Abadillo en
El Independiente.

Y Rivera se fue



Sobre estas líneas está la comparecencia de Albert Rivera anunciando que dejaba de ser presidente de Ciudadanos, que no iba a tomar su acta de diputado en el Congreso y que abandonaba la política. Sus palabras, que pude escuchar en directo, me dejaron un regusto amargo. Y ello a pesar de la dureza con la que le he tradado desde este blog. O tal vez precisamente por ello.

No puedo olvidar que Ciudadanos es el partido al que he apoyado desde este blog desde el año 2015 hasta las últimas elecciones, en las que se lo retiré para dárselo, sin ninguna ilusión, al PP. La causa fue el mismo Rivera.

La debacle electoral de Ciudadanos hacía necesaría la salida de Albert Rivera. No había opción. Pero no me ha hecho feliz verle dimitir. He recordado unas palabras de mi hija que le dijo a otro surpevisor cuando este último la hizo saber que quería despedir a un trabajador que le tenía cansado: "a veces hay que despedir a gente, pero a mí nunca me hace feliz hacerlo, así que no me vengas con esas historias".

Ese fue mi sentimiento al ver la salidad de Rivera. Era obligada. Pero no me hizo para nada feliz.

No creo que sea capaz de sentir la misma desazón ante la salida de, por ejemplo, cuando les toque, Pablo Iglesias o Pedro Sánchez. La diferencia es que estos dos sujetos no creen en prácticamente nada de lo que dicen, mientras que tengo la impresión de que Albert Rivera si creía en lo que decía. Evidentemente como todo político en determinadas ocasiones fingía o mentía. Pero creo que creía en las líneas maestras de sus ideas y del proyecto de Ciudadanos. A diferencia de los mentados Iglesias y Sánchez, que no creen ni en sus ideas ni en sus partidos, sino que ambos son para ellos únicamente un medio para conseguir un fin, el poder por el poder. No creo, repito, que ese era el caso de Albert Rivera.

Fue duro ver salir a alguien que hace poco pudo incluso ganar unas elecciones y tal vez llegar a ser Presidente de Gobierno. Y que erró en la estrategia y después no supo asumir ese error, lo cual le ha llevado finalmente al desastre electoral y a su dimisión.

Una dimisión, dicho sea de paso, que le honra, porque pudo intentar atornillarse al puesto (como está haciendo, por ejemplo, Pablo Iglesias). Pero no lo hizo, sino que limpiamente asumió todas las responsabilidades. Un ejemplo a seguir en España, un país donde la inmensa mayoría de los políticos, por muchos estudios que tengan, ignoran el significado de la palabra dimitir.

Le deseo lo mejor a Albert Rivera en su nueva vida, tanto a nivel personal como familiar. Sé que es un tipo inteligente y que será sin duda un buen abogado. Porque, como bien dijo él en su comparecencia, hay vida después de la política.

lunes, 11 de noviembre de 2019

Una Cataluña sin libertad de prensa

Eso, una Cataluña sin libertad de prensa, es lo que nos muestra el artículo de El Mundo, en el que, como ejemplo (recalco, es solamente un ejemplo), se nos habla de seis periodistas que han sido marcados públicamente por el hecho de que sus informaciónes no fueron del agrado de los independentistas.

"OnePlus 7T Pro: del smartphone más rápido y seguro del mercado"

Artículo
en
Expansión.

Elecciones (y 8). El futuro

¿Qué le depara el futuro a España con estos resultados? Pues me temo que nada bueno. En el PP manejan apoyar a otro candidato en lugar de Sánchez, que podría ser Borrell, sabedores de que si apoyan a Sánchez eso sería el fin de Casado a manos de Abascal en las próximas elecciones.

Que ni lo sueñen. Pedro Sánchez no ha llegado hasta aquí para ahora tirar la toalla. Un Sánchez que sabe perfectamente que unas terceras elecciones serían con toda probabilidad su tumba política.

Así que solamente queda una alternativa. El famoso Gobierno Frankenstein, integrado por socialistas, comunistas, nacionalistas, separatistas y proterroristas. ¿La formula? Ni idea. Pero algo hará. Lo que sea antes de irse. Ojalá me equivoque.

Elecciones (7). Ascenso de los separatistas de todo pelaje

Quitando ERC, que ha perdido dos escaños, todos los demás separatistas (JxCat, Bildu, BNG, CUP, PNV), más o menos extremos, han subido. Supongo que por la abstención general y la fidelidad de su electorado. Una buena noticia para ellos y una mala noticia para España.

Elecciones (6). Errejón, otro al cesto de los que han perdido

Era la gran esperanza de Pedro Sánchez para devorar a Podemos, pero parece que la mayoría de los votantes de izquierdas vieron la maniobra y pasaron de él. Ha perdido. Cierto que al menos ha entrado en el Congreso e intentará hacerse un hueco. Pero lo va a tener mu difícil, sin grupo propio y emparedado entre PSOE y Podemos. Supongo que más tarde o más temprano Más País acabará desapareciendo e Iñigo Errejón integrándose en el PSOE.

Elecciones (5). Iglesias, uno más que se la pega

Pablo Iglesias sigue la cuesta abajo. Sin prisa, pero sin pausa. En su descargo hay que decir que al menos ha conseguido salvar los muebles, o, en terminos tenístico, ha conseguido salvar su segunda bola de partido, que no está mal. Ha perdido, pero su derrota es relativa, porque todo apunta a que será necesario para el nuevo gobierno sanchista. Seguimos asistiendo a la lenta agonía política de Pablo Iglesias.

Elecciones (4). Casado, otro que perdió

Dicen en el PP que el resultado electoral ha sido bueno para ellos y malo para España. Pues la verdad es que yo no veo la bondad del resultado pepero por ninguna parte. Se han quedado en 88 escaños, el segundo peor resultado del PP, muy por debajo de los 105 que fueron el suelo de Fraga cuando desapareció UCD. Cierto es que venían de 66, pero es que esos 66 fueron una debacle que no se llevaron por delante a Casado por la sola razón de que las municipales, autonómicas y europeas estaban líteralmente la vuelta de la esquina. Así que, no nos engañemos, el resultado del PP no es para tirar cohetes.

Más aún cuando en el lado derecho le ha crecido un grano, bastante grande, que se llama Vox, mucho más peligroso que Ciudadanos, porque ideológicamente está mucho más cercano, y al más mínimo fallo le puede dar el famoso sorpasso.

Lo único bueno es que, si no comete errores, todo apunta a que el PP de Pablo Casado irá creciendo, más gracias a los fallos del PSOE (que serán muchos) que a los aciertos propios. Lo único que tiene que hacer es eso, no equivocarse.

Elecciones (3). Sánchez perdió la apuesta

Desde el principio estuvo claro que Pedro Sánchez entendió estas elecciones como una apuesta personal, la de conseguir más escaños para depender menos de los demás. Pues la perdió. La realidad es que ahora tiene tres escaños menos y depende más de los demás.

La situación de debilidad de Pedro Sánchez es más que evidente. Ha ganado las elecciones, sí, pero su victoria es relativa. Con el agravante de que ahora no puede ir a unas terceras elecciones, porque existe una alta probabilidad de que serían su final político.

Es más, el desastre de Ciudadanos y el auge de Vox es la guinda en la tarta de la apuesta perdida de Sánchez.

Decía que no podría dormir tranquilo con ministros de Podemos en el gabinete. No creo yo que su sueño haya mejorado con estos resultados. Pedro Sánchez es, después de Albert Rivera, el gran perdedor de la noche electoral.

Elecciones (2). Rivera al cuerno

Esta fue la segunda frase que me vino a la mente al ver los resultados electorales. Albert Rivera cometió en mi opinión un error de bulto, que fue girar de que Sánchez era la encarnación de todos los males políticos a dejar la puerta a apoyarle. Eso fue el principio del fin. A lo que hay que añadir que en la pasada corta legislatura se dedicó a sobreactuar. Para luego, repito, girar.

A nivel político creo que Rivera nunca supo digerir que tuvo la oportunidad de forzar y ganar unas elecciones, algo que no supo ver. Y se quedó anclado en aquello.

Pero es que también veo a Rivera descentrado personalmente. No sé las razones, pero las intuyo. Pero como no me constan me las callo. Eso si, creo que esa inestabilidad personal ha afectado a su posicionamiento político, muy errático últimamente.

Sea como fuere, el batacazo electoral de Ciudadanos ha sido incuestionable, sin paliativos. Yo estaba seguro de que Albert Rivera iba a dimitir anoche. Pero no. No sé que es lo que va a hacer en los próximos días, si lo que quiere es dirigir una sucesión ordenada o lo que pretende es atornillarse al sillón. Está claro que debe irse y dejar paso a Inés Arrimadas o de lo contrario llevará al partido a la desaparición. Y veremos si la jerezana consigue recuperar a Ciudadanos. Que no va a ser fácil.

Elecciones (1). Pues nada, chicos (y chicas), ya lo habéis conseguido: la extrema derecha es la tercera fuerza nacional

La frase que da título a este texto fue la primera que me vino a la mente cuando conocí los resultados de las elecciones generales. Tanto consenso sobre lo políticamente correcto, tanto silencio sobre la delincuencia de los extranjeros, tanta ideología de género, tanta culpablización de los hombres, tantos incumplimientos de promesas, tanto freír a impuestos, entre otras cosas, que al final ha pasado lo que tenía que pasar, que había muchos votantes que estaban hasta las mismas narices de todo eso (y de muchas cosas más) y al final han optado, legítimamente, por votar a un partido de extrema derecha que les ha dicho lo que ellos estaban ansiosos de escuchar.

Pues nada, que sigan. Que sigan sin recibir a Vox en La Moncloa, que sigan sin estrechar la mano de Vox después de los debates, que sigan ignorando al representante de Vox en los debates. Eso dará alas a Vox.

Vox es el claro ganador de las elecciones. Ha pasado de 24 diputados a 52, más que doblando su representación parlamentaria. Y, mucho ojo, si los demás siguen por esa línea, ignorando las demandas de una gran parte de la población y ninguneando a quien representa a esos votantes, lo único que harán es que crezca más.

España era un país en el que la extrema derecha no aparecía por el Congreso desde que se fue del mismo Blas Piñar, que era el único diputado de esa extrema derecha, en 1982, hace la friolera de 37 años. Este año esa misma extrema derecha regresó no con uno, sino con 24. Y seis meses después tiene 52. Y es la tercera fuerza del país.

Que no se equivoquen, empezando por Pedro Sánchez y continuando por Pablo Casado, porque puede suceder que Vox siga creciendo y se convierta en la segunda fuerza política del país. O la primera.

Elecciones (introducción)

Ya tenemos los resultados de las elecciones generales. Voy a escribir sobre el tema en algunos textos sobre los diferentes aspectos, porque claramente estos resultados tienen varias vertientes.
Vamos con ello.

domingo, 10 de noviembre de 2019

Hasta mañana

Y con esto y un bizcocho, hasta mañana a las ocho (o antes o después).

Encuesta 'El Español'



Aquí.

Encuesta de GAD3 para RTVE (actualizado)



Antes de salir de casa os dejo la encuesta que acaba de hacer pública RNE:
PSOE, 114-119.
PP, 85-90.
Vox, 56-59.
UP, 30-34.
Cs, 14-15.
ERC, 13-14.
JxCat, 6-7.
PNV, 6-7.
EH-Bildu, 3-4.
CUP, 3-4.
MP, 3.
N+, 2.
CC, 1-2.
PRC, 0-1.
BNG, 0-1.
TE, 1.

Actualización:
El País se hace eco de la encuesta en un artículo en particular.

Extraordinario meme: #aversivoyaserdeUP dice la chiva (me partí de risa)

Venga, para terminar el día en este blog, y poco antes de que se cierren los colegios electorales, un meme que hizo que me partiera de risa. Para reírnos un poco, que el futuro es muy oscuro.

"Máxima preocupación en PSOE y PP, euforia en Vox, optimismo en UP y pánico total en Cs"

Artículo en República que nos resume como están las cosas en los cinco principales partidos políticos españoles ante, ahora sí, la hora de la verdad.