jueves, 8 de noviembre de 2018

Queremos saber la verdad sobre todo... ¡ya!



Leo que existe una Ley de Secretos Oficiales, que data nada más y nada menos de 1968 que, literalmente, al contrario de lo que sucede en otros países, la ley española no establece limite de tiempo alguno para desclasificar. O sea, que según esa ley franquista hay cosas que el pueblo llano no conocerá jamás. Algo muy propio de una dictadura, pero completamente incomprensible en un sistema que se dice de libertad, democracia y transparencia.

Ahora parece que se quiere reformar esa ley. El PNV ha impulsado ahora en el Congreso una reforma de la ley para que se desclasifiquen las materias secretas a los 25 años y las reservadas a los 10. No suena mal. Yo preferiría diez años para todos los casos y punto. Pero desde luego esto es mejor que lo que hay ahora.

Pero el PSOE (el partido de la transparencia) no está por la labor, porque hay una enmienda presentada por los socialistas, que retrasaría 10 años más la desclasificación de documentos. ¿Qué significa eso? Pues que la ley del PNV permitiría desclasificar ya todo lo referente a la Transición, el 23-F y los GAL, pero la enmienda del PSOE lo deja para el 2030.

¿Qué pasó detrás del telón el 23-F? ¿Y con los GAL? ¿Y el 11-M? Como ciudadanos necesitamos saber la verdad y saberla ya, no dentro de cincuenta años. Por eso he sustituido la campaña "11-M. Nunca olvidaramos. Todavía queremos saber la verdad." Y en su lugar he puesto otra con el título de este texto. Porque no solamente queremos saber la verdad sobre el 11-M. También sobre el 23-F. Y los GAL. Y sobre cualquier otra cuestión que el Estado oculte datos a los ciudadanos. Queremos saber la verdad sobre todo... ¡ya!

No hay comentarios:

Publicar un comentario