domingo, 24 de noviembre de 2013

¿Dictadura judicial en Estados Unidos?

¿Es Estados Unidos una democracia? En teoría sí. Pero con fallos. Uno es que hay una serie de personas, muy pocas, que tienen el poder de decidir sobre muchos, sin que esos muchos puedan hacer nada en algunos de los casos. Me estoy refiriendo a los jueces estadounidenses, que según en qué casos tienen un poder que está por encima incluso de la decisión colectiva de los ciudadanos.

Pongamos dos ejemplos.

El primero, el del aborto. Leamos este resumen:

Parecía obvio que antes de 1973 la mayoría de los norteamericanos no querían la legalización del aborto. Los proabortistas habían fracasado en las legislaturas y en los tribunales estatales (las dos terceras partes de los Estados declararon constitucionales las leyes existentes). También fracasaron los referéndums (es decir, las leyes propuestas para dirigir el voto popular), que pedían el aborto a petición hasta las veinte semanas del embarazo, los cuales los proabortistas intentaron en dos Estados en las elecciones de noviembre de 1972. Los dos Estados fueron Dakota del Norte (con solamente un 12% de católicos), en el cual el 78% de la población votó en contra del aborto y Michigan, en el cual, aunque una "encuesta" previa había arrojado que el 60% de la población era proaborto, el 65% votó en contra de la legislación proaborto.

El 22 de enero de 1973, fueron emitidos los infames fallos Roe v. Wade y Doe v. Bolton en los que el Tribunal Supremo derogó todas las leyes contra el aborto, que de alguna manera protegían al ser humano por nacer. Por medio de estos fallos el Tribunal legalizó el aborto a petición en los 50 Estados de la nación durante los nueve meses del embarazo.


Sumamente interesante que no fueron los estadounidenses los que votaron, ya fuera directamente en referéndum o indirectamente a través de sus representantes políticos, a favor del aborto. Fueron los jueces del Tribunal Supremo los que decidieron, y punto. Y desde entonces no hay nada que hacer en ningún estado, ni tan siquiera por leyes democráticas. Terrible y antidemocrático.

El segundo ejemplo es el del matrimonio entre homosexuales en California. Leamos:

California, el estado más poblado de la nación, empezó a casar a parejas del mismo sexo hace un mes, cuando el Tribunal Supremo de California determinó que limitar el matrimonio a un hombre y una mujer violaba la constitución del estado.

O sea, que los jueces californianos decidieron, y se acabó. En este caso, como el derecho es basado en la Constitución de California, parece que hay arreglo democrático:

Entonces, grupos opositores al matrimonio entre homosexuales sacaron adelante una iniciativa para enmendar la constitución en las elecciones de noviembre. La "Proposición 8" declara que el matrimonio se limitará a un hombre con una mujer.

Eso mientras los homosexuales no consigan llevar el asunto ante el Tribunal Supremo y ganarlo, basándose en la Constitución de Estados Unidos, como hicieron los abortistas. Entonces sí, se acabó.

La independencia judicial está muy bien. Pero cuando las decisiones de los jueces atan de manos y pies la voluntad popular, ya deja de ser independencia judicial para convertirse en algo muy parecido a una dictadura judicial.

1 comentario:

  1. Una palabra: Impeachment.

    Tambien se aéplica a los jueces. Eso y qie la mayoroa de los jueces sopn electos. En caunrto a los que no lo son, alli no basta con aprobar unas oposiciones pra ser juez y no subes por cooptacion de otros jueces tan inlectos como tu.

    ResponderEliminar