viernes, 30 de diciembre de 2005

Y si Ibarra tuviera razón, ¿cual sería el problema con el estatuto catalán?

Ibarra, Presidente de Extremadura, se nos deja caer con unas declaraciones que al menos a mí me llaman la atención:


"Una cierta sensación de ansiedad por las cosas que algunos estaban pidiendo o estaban exigiendo de un país que ha hecho un esfuerzo enorme a lo largo de estos veintisiete años de modernización y de descentralización", añadió.

...

Si no se retira, continuó al respecto, "es porque se ha estado jugando con la tranquilidad de millones de españoles". "Y yo no estoy dispuesto ni a aceptar ese juego -lo denunciaré siempre- y tampoco estaré dispuesto a que algunos, al socaire de las amenazas, pretendan de nuevo llevarse la parte del león en la financiación autonómica", concluyó.



Los nacionalismos en España siempre han sido chantajistas (llamémosles a las cosas por su nombre), y todos los Gobiernos (UCD, PSOE, PP y ahora PSOE de nuevo) han cedido en mayor o menor grado a dicho chantaje, dependiendo de la necesidad que el lamentable sistema de elección que padecemos en España les hubiera impuesto.

Ahora bien, si Ibarra tiene razón, y el problema es únicamente de carácter económico, pues, ¿qué quieren que les diga?, lo entiendo perfectamente. Y es que nadie desea que otro haga mangas y capirotes con su propio dinero (salvo los madrileños, eso sí). Porque la realidad es que autonomías como Madrid y Cataluña, por ejemplo, siguen manteniendo el burocratizado y clientelista sistema imperante en Andalucía y Extremadura, también por ejemplo. Y ya va siendo hora de que eso se acabe.

Uno a veces tiene la sensación de que los madrileños (entre los que me incluyo) estamos haciendo bastante el tonto, posición en que los catalanes con acierto no se quieren colocar.

Ya va siendo hora de que cada autonomía asuma la financiación de sus competencias, y que se apañen como puedan. Porque esas palabras de Ibarra de "y tampoco estaré dispuesto a que algunos, al socaire de las amenazas, pretendan de nuevo llevarse la parte del león en la financiación autonómica", que él evidentemente aplica a Cataluña, yo las aplico a Extremadura entre las primeras.

Porque, ¿quién está financiando la autonomía extremeña? No son los ciudadanos que viven en dicha autonomía evidentemente, sino, reitero, catalanes y madrileños (y tal vez otros).

Lo dicho, que ya he comentado varias veces, el que quiera una autonomía, que se la pague. Y espero y deseo que Madrid pronto entre en razón y se suba al carro de pedir la reforma de la financiación autonómica, para no seguir haciendo el tonto como hasta ahora.

1 comentario:

  1. Amigo Palacios, le aconsejo de despierte. La autonomía extremeña, al igual que la balear, que la murciana, o que la asturiana, no la "financian" los madrileños y los catalanes, la financian los españoles.

    Ni Cataluña, ni Madrid, por no existir como entidad fiscal, pagan a Extremadura un cheque para que se financie. Es cada ciudadano español el que paga sus impuestos, honradamente en su mayoría, y hasta la fecha no hay IRPF diferenciado dependiendo de la aldea en la que nace cada uno.

    Ahora, que usted critique el estancamiento económico que hay tanto en Andalucía como Extremadura, es obvio, y en buena parte se debe al estancamiento político del que son presa. Espero que pronto el del talante pida "cambio para Andalucía y para Extremadura". Pero recuerde, los impuestos los paga cada ciudadano español, no "Madrid", ni "Cataluña", ni "la Rioja".

    Salud.

    ResponderEliminar