lunes, 25 de septiembre de 2006

Navarra es la clave para ETA

Una y otra vez, desde que empezó esta supuesta tregua de ETA, ETA y el mundo que la secunda han hecho exigencias para incorporar ETA a esa fantasmal e imaginaria Euskal Herria defendida por los nacionalistas vascos. Y siempre han recibido la misma respuesta, políticamente correcta, desde ámbitos socialistas y gubernamentales, que viene a ser que el futuro de Navarra compete a los propios navarros.

El problema aquí es que, como sucede muchas veces en política, y sobre todo cuando esa política es bastante miserable, la ambigüedad calculada hace que la misma expresión pueda significar muchas cosas, incluso hasta opuestas entre sí. Porque es evidente que los socialistas no se han negado a cumplir la pretensión etarra.

¿Y entonces? Pues tienen razón los socialistas cuando dicen que la decisión será de los navarros. Lo que pasa es que no han dicho cuando será el momento de esa decisión. Y para mí va siendo cada vez más evidente que el momento será en las próximas elecciones autonómicas.

Si miramos los resultados en las últimas elecciones autonómicas en Navarra nos encontramos con lo siguiente:



Dichos resultados le dieron el Gobierno de Navarra a una coalición muy estable entre UPN y CDN, apoyada en 27 diputados; pero la suma de la oposición da un total de 23 diputados. Es decir, que estamos hablando de un delicado equilibrio, en el cual un baile de solamente 3 diputados de un bando a otro le daría el Gobierno de Navarra a una coalición compuesta por la actual oposición de socialistas, comunistas y nacionalistas.

¿De qué estamos hablando? Pues de que un Gobierno de esa composición con toda probabilidad iniciaría los trámites abiertamente (los ocultos ya estarán a día de hoy muy avanzados) para incorporar Navarra a la actual Euskadi.

Se está hablando de la posibilidad de que UPN y CDN se presenten conjuntamente a las elecciones. Espero que sí, pues el sistema premia la acumulación de votos. En cualquier caso, hay que ir dejando muy claro desde ya que en las próximas elecciones autonómicas navarras se decidirá mucho más que quien gobernará Navarra por los próximos cuatro años; los electores decidirán si quieren que Navarra siga siendo Navarra o desean que desaparezca como tal. Votar por Navarra será votar UPN y CDN, y votar socialistas, comunistas o nacionalistas será votar por la desaparición de Navarra. Conviene irlo dejando muy claro, para que más tarde no vengan las lamentaciones.

Los socialistas tienen razón en que la decisión sobre Navarra es de los navarros. La tomarán, lo sepan o no, en las elecciones autonómicas que se celebrarán dentro de poco más de medio año, y si se equivocan en el destino de su voto es muy probable que no tengan ocasión para la rectificación.

2 comentarios:

  1. Bastante de acuerdo con lo que dices.
    Aunque creo que en el PSN difícilmente puede dar pasos en la dirección de la anexión de Navarra por las Vascongadas con el 80% de los navarros y el 90% de su propio electorado en contra.

    Lo que sí parece es que desde la dirección nacional del PSOE creen que pueden sacrificar Navarra a cambio de su ansiado proceso de paz. De ahí la suspensión de las primarias y la imposición al PSN de un candidato controlable.

    No se dan cuenta que no hay ningún sitio de España donde sea tan verosimil un enfrentamiento civil como una Navarra obligada a ser lo que no quiere. O sí se dan cuenta pero les da igual.

    ResponderEliminar
  2. Me temo que estas equivocado, a mi entender la clave no es navarra en si, sino que el gobierno de zp acepte lo que digan los ciudadanos vascos. No es una opinion mia, sino de ETA, es lo que eta siempre ha dicho que es imnegociable, lo de navarra vendra despues, pero lo primero es respetar la voluntad de la mayoria en un supuesto referendun. Me temo que en la negociacion eta utiliza a navarra, pero a sabiendas que el gobierno no va a ceder, al igual que el gobierno utiliza a los presos de eta, aun a sabiendas que en ese punto tendra que ceder.

    ResponderEliminar