lunes, 18 de abril de 2016

Cuando se rechaza creer la verdad para aceptar creer en la falsedad más absoluta

Cristina Cifuentes hace vudú... y no es broma. Tiene muñecos, a los que coloca fotos de sus "menos amigos" sobre las caras, y que le acompañan de destino en destino: es su forma de protegerse.

La noticia me trajo a la mente cuando escribí sobre las creencias en España en el Changó brujo y de personas de alta escuela creyendo en auténticas supersticiones.

Ahora nos encontramos con toda una Presidenta de la Comunidad de Madrid, y que suena como candidada a presidir el Partido Popular, lo que podría convertirla en Presidenta de Gobierno... prácticando el vudú. Claro exponente de una sociedad, la española, que rechaza creer en el Jesús bíblico, pero que no duda en abrazar extrañas creencias brujeriles que directamente rozan, como es el caso del vudú, prácticas completamente diabólicas.

Eso me confirma, una vez más, en mi idea de que cuando se rechaza creer en la verdad más tarde o más temprano se acaba aceptando creer en la falsedad más absoluta.

9 comentarios:

  1. Donde este el jesus biblico y la virgen de la macarena que se quite el vudu y las cosas brujeriles.
    Lastima que no exista ya el tribunal de la santa inquisicion que imponia la verdad en estos casos, sin mayores problemas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En mi caso estoy a favor de la libertad de práctica y expresión de todos. Hasta de la mía. Incluso de la tuya en este blog, ya ves.

      Eliminar
    2. Que tolerante!
      Le quedo muy agradecido.
      Rezare tresavemarias en vez de sacrificar un gallo en su honor.

      Eliminar
  2. Tienes tantas pruebas de que lo tuyo es verdad como Cifuentes del vudú: ninguna

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La realidad de Jesús está en la Historia... para el que quiera encontrarla, claro.

      Eliminar
  3. Es el momento de recordar a Chesterton: "Lo malo de la gente que deja de creer en dios no es que no crea en nada, es que se cree cualquier cosa"

    ResponderEliminar
  4. Lo malo de los que creen en dios, es que tras siglos de imponerlo a sangre y fuego , pretenden que sigamos convencidos de que es mejor que cualquier cosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca he defendido ninguna imposición. Simplemente defiendo poder expresar mi opinión.

      Eliminar