domingo, 9 de enero de 2005

La lamentable política exterior del Gobierno de Zapatero

Me gustaría repasar brevemente lo que considero que han sido las decisiones más significativas en materia de política exterior del Gobierno de Zapatero.

La primera decisión que tomó fue retirar apresuradamente las tropas españolas de Iraq, sin conceder el plazo que el mismo Zapatero se había dado, y sin dar tiempo, por lo tanto, a una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que permitiera continuar la presencia del ejército español allí.

Posteriormente fue el consejo de Zapatero a los demás países con tropas en Iraq, para que siguieran el ejemplo de España y las retiraran.

Luego, y a la vez, vendría la toma de posición en las elecciones de Estados Unidos a favor de Kerry, lo que implicaba algo mucho más grave, es decir estar contra Bush. Zapatero dio por ganadas las elecciones por Kerry y perdidas por Bush, en la seguridad de que los ciudadanos estadounidenses seguirían la misma línea que los españoles. Evidentemente se equivocó.

Durante ese periodo llegaron desplantes varios a Estados Unidos, como la retirada de su bandera del desfile español, y declaraciones en el sentido de que "España no se arrodilla ante Estados Unidos".

A la vez de todo lo anterior, el Gobierno de Zapatero ha renunciado a tener una política exterior propia, haciendo un seguidismo a ultranza de Francia. Ello le ha costado a España, por ejemplo, perder poder en la llamada Constitución Europea en comparación al Tratado de Niza.

El Gobierno de Zapatero ha dado pasos que le han acercado políticamente a Cuba y a Venezuela. En ese sentido resulta bochornosa la vergonzante visita del Chávez a España.

Todas ellas han sido decisiones basadas no en la defensa de los intereses de España en el exterior, sino fundamentadas en principios totalmente ideológicos, de corte socialista-comunista.

Todo ello ha producido que España haya pasado de estar en el núcleo privilegiado de las naciones del mundo, junto a Estados Unidos y Gran Bretaña, tomando decisiones, a donde está ahora, en un rincón del mundo, junto a Cuba y Venezuela, prácticamente aislados internacionalmente.

Lo que en realidad me temo es que las cosas puedan empeorar, si el Gobierno de Zapatero continúa por el camino emprendido. Las declaraciones hacia Estados Unidos de intentar una cercanía de palabras, no son coherentes en el campo de las acciones. Es significativo, por ejemplo, que mientras el rey se reunía con Bush (de forma totalmente deshonrosa, dicho sea de paso, porque se le negó la entrada en la Casa Blanca, recibiéndosele a cambio en un rancho de Texas), Zapatero recibía con todos los honores en España a Chávez. No hay cambio de actitudes.

Toda situación tiene la posibilidad de empeorar. Y, aunque parezca difícil conseguirlo, Zapatero y Moratinos pueden conseguir que la situación exterior de España empeore.

2 comentarios:

  1. Ya han dejado de buscar armas de destrucción masiva en Irak, el motivo principal para comenzar una guerra unútil, inmoral e imbécil definitivamente enterrada. "Creanme, creanme, hay armas de destrucción masiva en Irak", Aznar lo dijo. Pásalo.

    ResponderEliminar
  2. Con Aznar la política exterior de España era estratégica, para colocar a España en los centros de poder del mundo; pudo cometer errores, sin duda, y el peor fue que no supo explicar su estrategia a la ciudadanía. En el caso de Zapatero... la política exterior de España simplemente no existe; bueno, sí, seguir a Francia.

    ResponderEliminar