lunes, 13 de agosto de 2018

Autoprotección

No soy quien para juzgar las palabras de un hombre que acaba de perder a su amada esposa. Solo quiero decir que, después de una posible violación y asesinato de una mujer, hablar de "no nos avisaron del peligro que corriamos" (al viajar a Costa Rica) o de "machismo y hasta qué punto una mujer no puede disfrutar de la naturaleza a plena luz del día ella sola, generando miedo e inseguridad al resto de las mujeres para vivir su libertad" me parecen, y perdón por la expresión en medio de esta tragedia, un brindis al sol.

He vaiajado algo por este mundo, particularmente por América Latina. Bolivia, Paraguay, México, Brasil, Nicaragua. Sé de lo que hablo. Hay sitios malos. Y peores. En todos he estado a la defensiva. Algún día contaré por aquí algunas historias que he vivido, otras que me han contado y alguna que he visto. En todas ellas lo único que hace que se supere la situaición o no es la palabra que da título a este texto: autoprotección. Siempre la he practicado. Si hubiera sido una mujer la hubiera llevado a la práctica mucho más aún. Hasta ahora me ha dado resultado.

Adoptar ideas de buenismo progresista en países donde la violencia está por todas partes puede conducir a la tragedia.

Dice este señor, que acaba de perder a su esposa: "Que nos cuiden a nosotros que vamos de turismo allí con toda ilusión". Eso no ha pasado nunca, ni pasa, ni va a pasar. Lo único que pasa es lo que dice antes: "Los españoles viajamos por todo el mundo a destinos más o menos peligrosos y nosotros decidimos el riesgo que asumimos". Así es. Tenemos que asumir el riesgo y autopretejernos. O nosotros lo hacemos o nadie lo hará. Así de duro. Así de claro.

2 comentarios:

  1. El problema es el infantilismo "Disney" en el que vive gran parte de la población. La gente cada vez cree más que el mundo es una película, que los leones son amiguitos, y que la violencia es cosa de Hollywood.

    Incluso se le pierde el respeto a la naturaleza, tomando riesgos innecesarios, y nunca se admite responsabilidad propia alguna. Por eso mismo al final la gente prefiere la seguridad a la libertad.

    ¿Este señor hubiera preferido que el gobierno le prohibiera viajar a Costa Rica por peligroso? ¿Por qué alguien tiene siempre que avisar?

    Mira el ejemplo de esta absurda sentencia, multazo a un vigilante de la playa porque unos irresponsables se adentran en el mar con bandera amarilla. ¿Qué hay que hacer ahora, prohibir el baño estrictamente si no está el mar como una bañera?

    http://www.europapress.es/sociedad/noticia-socorrista-debera-indemnizar-46258-euros-padres-hombre-ahogado-valencia-2013-20180810172404.html





    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente desde Bambi para acá la gente piensa que la naturaleza es un aoasis de paz y no lo que es, la ley del más fuerte.

      Lo malo de preferir seguridad a libertad es que los que lo hacen se quedan sin ninguna de las dos. Pero eso es otra historia.

      Y sí, tienes razón en las preguntas que haces. Pero es que, además, se supone que sabían a donde viajaban. Independientemente de que el riesgo cero no existe, cuando viajas a América Latina sabes, como dije en el texto, que, en el tema de riesgo, vas a ir a sitios malos o peores, pero bueno ninguno.

      Y sí, lo del socorrista es un claro ejemplo de alguien que quiere que otro pague por un riesgo que él asume. Bueno, los hijos en este caso.

      Eliminar