miércoles, 22 de noviembre de 2017

Cuando un progre se da cuanta de que su filosofía falla en un punto, ¿por qué no lo reconoce y lo rectifica?

Me entero por El País del espantoso asesinato de Nagore Laffage hace nueve años. Lo que leo es el colmo del sinsentido, en todos los aspectos. Vamos por partes.

La chica. Volvemos a lo mismo apuntado por mí en otros textos. Una total imprudente. ¿A quién se le ocurre aceptar la invitación a su piso de un sujeto al que no conoce de prácticamente nada y que está completamente borracho? Si no lo hubiera hecho hoy estaría viva. Pero decir esto es políticamente incorrecto. Por más que potenciar esta filosofía salvaría un montón de vidas.

El sujeto. Un asesino. Punto. Pero no para el jurado popular, que tuvo que apreciar no entiendo que atenuantes y al final fue condenado a doce años y medio por homicidio. Debió ser condenado a cadena perpetua por asesinato. O por lo menos a la máxima pena en España en esos momentos, que creo que era de cincuenta años, y que le contaran los beneficios penitenciarios desde ahí, con lo que se tendría que pasar entre rejas por lo menos veinte o venticinco años.

La ley. Una basura. Siempre la misma cosa. Barriendo a favor del delincuente. Incalificable.

El periodista. Se ve claramente que en su mente chocan dos conceptos progres, el del feminismo y la defensa de la víctima mujer con el de la compresión del delincuente y la suavidad (o no brutalidad cuando menos) de la condena. Y parece inclinarse por el primero, por el estilo de todo el artículo en general, pero muy en particular por el último párrafo. Y aquí es donde encaja mi pregunta del título. Si está tan claro que la condena fue mínima en comparación al daño producido, ¿por qué no lo dice y pide que se revisen las penas al alza? Pues únicamente se límita a insinuarlo, sin atreverse a ir más lejos. Si yo fuera progre dejaría de serlo después de leer artículos como este, de verdad.

2 comentarios:

  1. Por mucho que se revisen las penas al alza, si en el juicio se aprecian atenuantes, nunca se aplicará la pena máxima. Esto ocurre igual en la garantista España que en los rigurosos Estados Unidos.
    Igualmente, si el jurado apreció atenuantes en este caso, sería lo correcto pues nadie recurrió la sentencia.
    Si es cierto que acabas de conocer el caso y sólo lo conoces por ese artículo, deberías abstenerte de criticar el veredicto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por partes.

      Se deberían revisar las penas al alza para que esto no se considerara un homicidio, sino un asesinato, con los agravantes de que el sujeto era mucho más fuerte que la víctima (sí, ya sé que no es un agravante, pero debería serlo) y de que estaba borracho (también sé que es un atenuante, pero debería ser un agravante).

      En Estados Unidos este sujeto hubiera sido sentenciado a cadena perpetua.

      El jurado y la Fiscalía normalmente pecan de buenismo, entendiendo al delincuente y demás. La defensa no la recurrió porque le benefiaba claramente.

      Conocí el caso por un artículo que relataba bastante bien los hechos. Este es mi blog y opino de lo que me apetece. Y tal vez serías tú el que deberías abstenerte de darme consejos que no te he pedido.

      Eliminar