domingo, 5 de abril de 2009

Unión Europea: Burocracia sin eficacia

Si la eficacia siempre ha sido prácticamente nula en las instituciones de la Unión Europa, después de la última "cumbre" del pasado mes de diciembre será aún menor. Lo curioso del asunto es que dicha reunión de los máximos responsables de los poderes ejecutivos de los países que la integran se vendió como un gran éxito, debido a los acuerdos a que llegaron. Nada más lejos de la realidad, al menos para los ciudadanos, que son los que realmente importan. El éxito fue para los políticos, que consiguieron sus exigencias para poder sacar pecho ante sus respectivos países. Pero, ¿y el conjunto de los ciudadanos? En el olvido. Una palabras, neutrales y desapasionadas, me llamaron grandemente la atención:

"Todos ganan, menos la eficacia de la UE".

Un ejemplo, cercano:

En el caso de Suecia, líder el segundo semestre de 2009, tendrá garantizadas todas sus competencias y, en el de España, que le toca el turno el primer semestre de 2010, es decir justo cuando el nuevo Tratado ya estaría en vigor, se especifica que esa presidencia tendrá poder para decidir sobre "aspectos organizativos y materiales". Esto, en la práctica, significa que el presidente José Luis Rodríguez Zapatero no cederá su puesto en la foto con Barack Obama al nuevo presidente permanente de la UE y podrá organizar las cumbres bilaterales en España y no en Bruselas.

Vamos, que lo importante no es la capacidad de decisión, sino la foto. Y otro ejemplo, clarísimo:

Con cada país que se adhiera a la UE, aumente la Comisión, que ya cuenta con carteras de dudoso contenido con 27 miembros y puede superar la treintena la próxima década.

O sea, que lo importante no es la eficacia de cara a los ciudadanos, sino que los países que se integren en la UE puedan tener cada uno su representante en la Comisión, para así poder sacar pecho, representante que, dicho sea de paso, aunque sea una inutilidad práctica, tiene un coste económico altísimo (él y toda la cohorte que implica), el cual por supuesto lo pagan los ciudadanos europeos.

Lo importante, lo seguimos viendo vez tras vez, son los políticos, y no los ciudadanos. ¿Pero es que, en general, alguna vez les han interesado los ciudadanos a los políticos europeos, a no ser para que les voten?

1 comentario:

  1. Hay que mirar hacia Europa. No seré yo quien niegue que los ciudadanos ven a Europa como un ente alejado, algo que no tiene nada que ver con sus vidas. Pero están equivocados. La UE está dejando de ser, desde hace mucho tiempo, un simple "acuerdo económico" entre países, pasando a ser un orden político que intenta buscar una estabilidad política, social y económica en el Viejo Continente.

    Aunque parezca que los políticos que se pasean por los despachos de la UE no hacen nada, puede ser una imagen que los medios de comunicación nos dan. ¿Por qué? pues probablemente sea porque estos medios piensan que a nosotros no nos interesan las cosas que se hagan fuera de la política de nuestro país.

    Señor García, crea en Europa. Un saludo y visite revistaelliberal.blogspot.com

    ResponderEliminar