jueves, 19 de abril de 2012

Cuando no decir "lo siento" hubiera sido decir "adiós"

Va el rey y dice "lo siento" y toda la clase política española aplaude a rabiar. El problema no es el "lo siento" sino la gravedad de los hechos en un Jefe de Estado, que muestran el total desinterés por la situación dramática que atraviesa su país y el completo interés en vivir una vida de placeres al margen de sus responsabilidades. Y ese "lo siento" no tiene ningún valor, porque no haberlo dicho implicaba a corto plazo haberse visto obligado a abdicar, y además hacerlo en unas condiciones en que Felipe hubiera llegado al trono muy debilitado.

He leído que sus disculpas son extraordinarias en un país en el que ningún político se disculpa. Por supuesto que los políticos no se disculpan, porque dichas disculpas serían utilizadas sin piedad por sus opositores; en el presente caso el rey sabía que sus disculpas serían acompletamente aceptadas por los políticos.

No sé si la sociedad española aceptará esas fingidas diculpas obligadas. Si lo hace una vez más hará cierto el dicho de que cada país tiene el Gobierno que se merece. La actitud de Juan Carlos demandaba una asunción de responsabilidades a través de la abdicación, y posteriormente darle la palabra a los ciudadanos españoles para que decidieran si quieren un sistema monárquico o uno republicano, en un referéndum convocando únicamente a ese efecto. No hacer eso implica un vasallaje de la clase política española y de los votantes (que no ciudadanos) españoles.

La realidad es que la monarquía española está tocada de muerte. Juan Carlos tendrá que abdicar no tardando mucho en su hijo, porque este hecho marca el principio de su fin como rey. Y los desastres pasados de Juan Carlos no serán nada con los futuros de Felipe (y Letizia).

Pero lo triste es que esta monarquía caerá por sí sola, no porque los españoles reclamen un derecho que les pertenece, que es elegir democráticamente quien ocupa la Jefatura del Estado. Franco murió siendo Jefe de Estado y la monarquía española caerá cuando se pudra por sí misma. Qué país.

1 comentario:

  1. He comentado ya en varios foros que es increíble ver el descrédito creciente de una institución que hace bien poco contaba con todos los parabienes ganados durante una buena gestión de la transición española.

    Soy republicano, al menos en los términos que deje claros en mi ultimo articulo. Aún así creo que la vida tiene un timing, importante. Y me hago esta pregunta:

    En el proceso de descomposición que se encuentra el estado, agravado por la crisis económica actual y causado por políticos oportunistas que nos comen las entrañas... Es el momento de este debate, de este referéndum?

    La respuesta que me doy a mi mismo hoy, 19 de abril de 2012, es que no toca. Pero no se que pensaré mañana

    Un abrazo

    ResponderEliminar