lunes, 24 de diciembre de 2007

No, felices fiestas no. ¡Feliz Navidad!

Estoy un poco cansado (bastante para ser sincero) de ver en todos los sitios públicos los consabidos cartelitos luminosos de "Happy Holidays" (Felices Fiestas) o "Greeting Season" (Feliz Epoca); no he visto en ninguna parte el antaño popularísmo "Merry Christmas" (Feliz Navidad).

Es lamentable que un país fundado sobre la fe cristiana como es Estados Unidos esté cediendo tanto terreno en favor del multiculturalismo, que normalmente implica (y así es en el presente caso) avergonzarse de las creencias de la mayoría para no ofender a la minoría (normalmente llegada de fuera, dicho sea de paso). Es esa minoría la que debe respetar las creencias de la mayoría, y es esa mayoría la que debe defender orgullosamente lo que cree.

Por eso me niego a desear a los lectores de mi blog unas felices fiestas. De eso nada. Lo que sí les deseo es una muy Feliz Navidad en el recuerdo del nacimiento de Jesús.

12 comentarios:

  1. Feliz Navidad. Hoy celebramos que "ha nacido en la Ciudad de David un Salvador; que es Cristo, el Señor". Lucas 2: 11.

    ResponderEliminar
  2. Pues la verdad, yo felicito las fiestas cuando no voy a ver a la persona hasta enero, en general.Simplemente para abarcar la Navidad y el Año Nuevo. Pero es verdad que el argumento de "no ofender la sensibilidad religiosa del interlocutor" es la bomba... Cuando me lo explicaron pensé que era un chiste.
    Feliz Navidad,señor Palacios.

    ResponderEliminar
  3. La ignorancia es lo más atrevido que hay, y cuando viene de los "liberales", ni te cuento.

    Tu post da vergüenza ajena:

    -Los políticos que "fundaron" el país eran en su mayoría deístas. La religiosidad que practicaban (los que practicaban alguna) no tiene nada que ver con la de fundamentalistas como tú y otros adoradores de Bush.

    -"la minoría (normalmente llegada de fuera, dicho sea de paso)" JO JO JO!!! Te refieres a la minoría de orígenes irlandeses, holandeses, escandinavos, italianos...?

    -Sobre tus lloriqueos con los cartelitos. La mayoría están en sitios comerciales, y, como es lógico, aspiran al máximo beneficio posible en su empresa a través de la inclusividad, algo que tu mentalidad de etnocentrista frustrado no te permite ver. El mundo que tú sueñas ya sólo existe en los sitios muy de postín o en los Apalaches, pardillo. O sea que ya te puedes ir al country club o a perderte entre los Hillbillies, si es que te puedes permitir alguna de las dos cosas. Si no, a ver si aprendes a vivir en sociedad, llorica.

    ResponderEliminar
  4. Ah, pero.... ¿hay algo que celebrar durante los últimos días de diciembre? Quizá que se va otro año, y ya que la fecha sirve de referente general en casi todo el mundo pues, venga, una fiestecita.
    No obstante, que a nadie se le olvide que aquí no valen mayorías impositoras de costumbres religiosas, o comenzaré a inventarme otra religión más que apueste, por ejemplo, por educar para la ciudadanía; y creo que tendría al menos diez millones de ignorantes seguidores.
    Un poquito de respeto, por favor.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Pues eso... ¡feliz Navidad, amigo José!

    Saludos liberales.

    P.D.: Yo no entiendo eso de querer convertir en "multicultural" una fiesta exclusivamente cristiana... ¿los musulmanes han convertido en laicas festividades como -por ejemplo- el Mulud o el Lailat al Kader?¿los judíos han hecho no confesionales festividades como Pesaj o Shavuot? no me siento ofendido, más bien lo considero del todo lógico, si quieren seguir con sus tradiciones. Sin embargo, parece que el destino de los cristianos es que nuestras raíces se diluyan en el tiempo, en aras del Multiculturalismo.

    ResponderEliminar
  6. Pero lo primeros que transfiguraron en su beneficio estas fiestas fueron los cristianos. No olvidemos que durante milenios lo que se celebraba por estas fechas era el solsticio de invierno. Cuando después de sendos vericuetos históricos la secta judáica se fusionó con el poder, derogaron el significado mayoritario y tradicional para ensalzar el nacimiento de su profeta.

    El sincretismo religioso es consustancial a la religiosidad misma. Lo divino, al contrario que lo profano, se manifiesta mediante experiencias subjetivas, por lo que sus representaciones son siempre plurales, fragmentarias. De ahí que para salvaguardar la convivencia en épocas de mezcla cultural lo corriente sea que el poder político trate de unificarlas poniendo en común las formas, los ritos, dejando que cada grupo les asigne su propio significado particular.

    ResponderEliminar