viernes, 26 de marzo de 2010

Ratzinger y el ocultamiento de los abusos sexuales a menores por el clero católico

Miserables abusadores sexuales de niños los hay en todas partes, pero hay que descubrirlos, juzgarlos, condenarlos y meterlos en chirona a ser posible de por vida. Y lo anterior parece que no lo comparte el señor Ratzinger, más conocido por ser el papa católico, cuando esos miserables forman parte de la misma profesión que él, es decir, del clero católico, ya que optó por protegerlos. Me pregunto si siendo miserable el abusador, no es también miserable quien lo protege. Y la respuesta es una: Sí.

14 comentarios:

  1. Primer blog de Red Liberal que se pronuncia sobre esta desagradable cuestión. Los demás callan.

    ResponderEliminar
  2. Mejor que callen, no vaya a ser que se descuelguen justificando a los violadoreso echando la culpa a Zerolo.

    ResponderEliminar
  3. "Primer blog de Red Liberal que se pronuncia sobre esta desagradable cuestión. "

    Pero se "pronuncia" mal para lo que tú piensas ¿no? Eso de la pedereastia son cuestiones éticas muy personales.

    Por otra parte, creo que esta entrada merece, en efecto, otra para señalar que el Papa ha dicho con claridad que los curas no están exentos del código penal. Algo que desmiente la entrada (hay más desmentidos, pero da igual, me da que la cosa va de psicopolítica, no de política a secas).

    Lo que yo no sé es qué clase de liberales son los que pierden el culo para pagar la tasa progre de soltar una de sus trolas favoritas. "Eres un facha, pero de los razonables" qué gusto oír eso ¿no?

    Y, bueno, al trapo: ¿es que Zerolo es pederasta? Desde los orgasmos que le da Zapatero, cualquier cosa.

    ResponderEliminar
  4. Alrededor de 1975 Murphy fue acusado de abusos particularmente graves y desagradables en un colegio para menores sordos. El caso fue inmediatamente denunciado a las autoridades civiles, que no encontraron pruebas suficientes para proceder contra Murphy. La Iglesia, en esta cuestión más severa que el Estado, continuó sin embargo con persistencia indagando sobre Murphy y, dado que sospechaba que fuese culpable, a limitar de diversos modos su ejercicio del ministerio, a pesar de que la denuncia contra él hubiese sido archivada por la magistratura correspondiente.

    “Veinte años después de los hechos, en 1995 -en un clima de fuertes polémicas sobre los casos de los “curas pedófilos”- la archidiócesis de Milwaukee consideró oportuno señalar el caso a la Congregación para la Doctrina de la Fe. El señalamiento era relativo a violaciones de la disciplina de la confesión, materia de competencia de la Congregación, y no tenía nada que ver con la investigación civil, que se había llevado a cabo y que había concluido veinte años antes. Se debe también observar que en los veinte años precedentes a 1995 no había habido ningún hecho nuevo, o una nueva acusación hacia Murphy. Los hechos de los que se discutía eran aún aquellos de 1975. La archidiócesis señaló también a Roma que Murphy estaba moribundo. La Congregación para la Doctrina de la Fe ciertamente no publicó documentos y declaraciones veinte años después de los hechos, sino que recomendó que se continuase limitando las actividades pastorales de Murphy y que se le pidiese que admitiera públicamente sus responsabilidades. Cuatro meses después de la intervención romana, Murphy murió.

    Por si ahora, leído esto prefieres modificar tu entrada, José García.

    ResponderEliminar
  5. El único de Red Liberal que se ha hecho eco del bulo de NYT.
    Qué memo eres. Espero que dures poquito por aquí. Lee a Rojobilbao, cretino.

    ResponderEliminar
  6. El lobby laicista contra el Papa. El gran bulo del “New York Times”
    Por Massimo Introvigne

    ROMA, jueves 25 de marzo de 2010 (ZENIT.org).- Si hay un periódico que me viene a la mente cuando se habla de lobbies laicistas y anticatólicos, este es el New York Times. El 25 de marzo de 2010, el diario de Nueva York ha confirmado esta vocación suya con un increíble bulo relativo a Benedicto XVI y al cardenal secretario de Estado Tarcisio Bertone.

    Según el diario en 1996 los cardenales Ratzinger y Bertone habrían ocultado el caso, señalado a la Congregación para la Doctrina de la Fe por la archidiócesis de Milwaukee, relativo a un cura pedófilo, Lawrence Murphy. Increíblemente – tras años de precisaciones y después de que el documento fue publicado y comentado ampliamente en medio mundo, desvelando las falsificaciones y los errores de traducción de los lobbies laicistas – el New York Times acusa aún a la instrucción Crimen sollicitationis de 1962 (en realidad, segunda edición de un texto de 1922) de haber actuado para impedir que el caso Murphy fuese llevado a la atención de las autoridades civiles.

    Los hechos son un poco distintos. Alrededor de 1975 Murphy fue acusado de abusos particularmente graves y desagradables en un colegio para menores sordos. El caso fue inmediatamente denunciado a las autoridades civiles, que no encontraron pruebas suficientes para proceder contra Murphy. La Iglesia, en esta cuestión más severa que el Estado, continuó sin embargo con persistencia indagando sobre Murphy y, dado que sospechaba que fuese culpable, a limitar de diversos modos su ejercicio del ministerio, a pesar de que la denuncia contra él hubiese sido archivada por la magistratura correspondiente.

    Veinte años después de los hechos, en 1995 – en un clima de fuertes polémicas sobre los casos de los “curas pedófilos” – la archidiócesis de Milwaukee consideró oportuno señalar el caso a la Congregación para la Doctrina de la Fe. El señalamiento era relativo a violaciones de la disciplina de la confesión, materia de competencia de la Congregación, y no tenía nada que ver con la investigación civil, que se había llevado a cabo y que había concluido veinte años antes. Se debe también observar que en los veinte años precedentes a 1995 no había habido ningún hecho nuevo, o una nueva acusación hacia Murphy. Los hechos de los que se discutía eran aún aquellos de 1975. La archidiócesis señaló también a Roma que Murphy estaba moribundo. La Congregación para la Doctrina de la Fe ciertamente no publicó documentos y declaraciones veinte años después de los hechos, sino que recomendó que se continuase limitando las actividades pastorales de Murphy y que se le pidiese que admitiera públicamente sus responsabilidades. Cuatro meses después de la intervención romana, Murphy murió.

    Este nuevo ejemplo de periodismo basura confirma cómo funcionan los “pánicos morales”. Para enfangar a la persona del Santo Padre se remueva un episodio de hace treinta y cinco años, conocido y discutido por la prensa local ya a mitad de los años 70, cuya gestión – en cuanto era de su competencia y un cuarto de siglo después de los hechos – por parte de la Congregación para la Doctrina de la Fe, fue canónica y moralmente impecable, y mucho más severa que la de las autoridades estatales americanas. ¿De cuántos de estos “descubrimientos” tenemos aún necesidad para darnos cuenta de que el ataque contra el Papa no tiene nada que ver con la defensa de las víctimas de los casos de pedofilia – ciertamente graves, inaceptables y criminales, como Benedicto XVI ha recordado con tanta severidad – sino que intenta desacreditar a un Pontífice y a una Iglesia que molestan a los lobbies por su eficaz acción de defensa de la vida y de la familia?

    [Traducción del italiano por Inma Álvarez]

    ResponderEliminar
  7. Los "casos aislados" rebrotan y lo de los niños sordomudos sólo es la punta del iceberg. Hay nuevas noticias. Joseph Ratzinger también supo de la vuelta a la "actividad docente" del violador en serie Peter Hullermann, un cura pederasta que atacó a un número indefinido de niños en Munich. Además, el hermano del mismo papa, Georg Ratzinger, ha sido investigado por abusos sexuales y maltratos físicos continuados a los niños de un coro de Baviera. La homosexualidad desviada hacia los niños, la pederastia, alcanza entre el clero la categoría de pandemia. Estos tipos son unos auténticos degenerados.

    Ante estos hechos, la única defensa que encuentran los lobbies vaticanistas es el silencio cómplice (el que calla otorga) o acusar al New York Times de poco menos que pertenecer al Grupo PRISA… ¡Es una vergüenza!

    ResponderEliminar
  8. Octopus:

    ¿Pandemia?

    ¿Puedes dar datos de porcentajes comparados con otros sectores de la sociedad?

    Un saludo

    ResponderEliminar
  9. Anónimo, ¿tú lees los periódicos? ¿Acaso te ha enviado Skynet desde el el futuro y no sabes en qué mundo estamos? Cada día nos desayunamos con la noticia de otro cura que ha forzado a niños. Marcial Maciel, los hermanos Ratzinger... La prensa internacional apunta ya a la cabeza del mitificado Juan Pablo II.

    AP: "But as attention focuses on Benedict, a perhaps thornier question looms over how much John Paul II, beloved worldwide for his inspirational charisma and courageous stand against communism, knew about sex abuse cases and whether he was too tolerant of pedophile priests. John Paul presided over the church when the sex abuse scandal exploded in the United States in 2002 and the Vatican was swamped with complaints and lawsuits under his leadership. Yet during most of his 26-year papacy, individual dioceses and not the Vatican took sole responsibility for investigating misbehavior".

    Esta es la mayor crisis en la historia reciente de esta decadente institución. Puede ser su puntilla de muerte. No hay mal que por bien no venga.

    ResponderEliminar
  10. Lectura del libro de Jeremías 20,10-13

    Oía el cuchicheo de la gente: «Pavor en torno; delatadlo, vamos a delatarlo.» Mis amigos acechaban mi traspié: «-A ver si se deja seducir, y lo abatiremos, lo cogeremos y nos vengaremos de él.» Pero el Señor está conmigo, como fuerte soldado; mis enemigos tropezarán y no podrán conmigo. Se avergonzarán de su fracaso con sonrojo eterno que no se olvidará. Señor de los ejércitos, que examinas al justo y sondeas lo íntimo del corazón, que yo vea la venganza que tomas de ellos, porque a ti encomendé mi causa. Cantad al Señor, alabad al Señor, que libró la vida del pobre de manos de los impíos.

    ResponderEliminar
  11. Benedicto XVI no necesita defensores, pero...27 de marzo de 2010, 13:38

    No comparto parea nada el enfoque que se está dando por parte de algunos a este asunto. He de decir, ya que el autor del blog no lo dice, que el Papa hizo hecho cambios importantes para luchar contra los abusos de menores cuando era un alto funcionario doctrinal del Vaticano. Asimismo está demostrando ser un líder resuelto a combatir los escándalos que desafían al clero.

    Por último, señalar que Benedicto XVI ha dirigido una extensa carta pastoral a los católicos de Irlanda en que afronta de nuevo los abusos de menores cometidos en escuelas y otras instituciones de la Iglesia durante décadas pasadas. En dicha carta el Papa subraya el grave daño causado a las víctimas y el consiguiente escándalo. Para superar la crisis señala un camino que incluye terminar de esclarecer los hechos por completo y reconocer el mal cometido; ofrecer reparación a las víctimas y satisfacer las exigencias de la justicia; aplicar las medidas necesarias para proteger a los menores; elevar el nivel espiritual de todos, fieles y pastores.

    Más que nada, por completar la visión de lo que está sucediendo...

    ResponderEliminar
  12. Cito:
    El trabajo científico más sólido que conozco de autor no católico es el del profesor Philip Jenkins, Pedophiles and Priest, Anatomy of a Contemporary Crisis (Oxford University Press).

    Su tesis es que la proporción de clérigos con problemas de desorden sexual es menor en la Iglesia Católica que en otras confesiones. Y, sobre todo, mucho menor que en otros modelos institucionales de convivencia organizada. Si en la Iglesia Católica pueden ahora resaltar más —y antes— es por la centralización eclesiástica de Roma, que permite recoger información, contabilizar y conocer los problemas con más inmediatez que en otras instituciones y organizaciones, confesionales o no.

    Hay dos ejemplos recientes que confirman los análisis de Jenkins. Los datos que acaban de facilitar las autoridades austríacas indican que, en un mismo período de tiempo, los casos de abusos sexuales señalados en instituciones vinculadas a la Iglesia han sido 17, mientras que en otros ambientes eran 510. Según un informe publicado por Luigi Accatoli (un clásico del Corriere della Sera), de los 210.000 casos de abusos sexuales registrados en Alemania desde 1995, solamente 94 corresponden a personas e instituciones de la Iglesia católica. Eso supone un 0,045%.

    ResponderEliminar
  13. Puedes ver que en US los porcentajes de los maestros abusadores son mucho mayores.

    http://www.catholicleague.org/research/abuse_in_social_context.htm

    ResponderEliminar
  14. Es interesante que coloquéis vuestra opinión en torno a la pederestria en el seno de la iglesia. Plenamente de acuerdo contigo. Mas resulta contradictorio que al unísono tengáis algo que dice "yo estoy co Israel"; entoces, también estáis con el genocidio perpetrado en Gaza, con las armas químicas utilizadas y las cuales están prohibidas en el mundo, verbigracia las bombas de fosforo; el corte de suministros importantes para la vida; con el asesinato hecho por el Mosad en países extrangeros de líderes palestinos; con la ocupación ilegal por medio de la contrucción de colonias judias en territorio árabe en Jerusalén violando las resoluciones internacionales; tener armamento nuclear y no permitir su control por la organización atómica mundial gracias al veto favorable de Usa; eso sí se permiten acusar a otros paises en su intento soberano de también hacer uso de la energía nuclear con fines pacíficos; al boicot que hace a través de sus lobbies a producto de paises pobres, entre otros. "La verdad" que Ud. profesa ha de ser para todos y no a medias tintas.

    ResponderEliminar