martes, 6 de abril de 2010

Sí, Joseph Ratzinger participó en el encubrimiento de los pederastas del clero católico

En cuanto uno toca al Papa le llueven chuzos de punta. Parece que o no me supe explicar o no me quisieron entender. Intentaré hacerlo mejor en este texto.

En mi anterior texto sobre el tema no me refería al asunto del cura Murphy y sus abusos sexuales a los niños sordomudos. A lo que me refería es al hecho de que el actual Papa cuando era Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe escribió y firmó una carta a todos los obispos en la que había una serie de cuestiones que se reservaban para el "Tribunal Apostólico de la Congregación para la Doctrina de la fe" (carta oficial en latín, traducción en inglés y la traducción del inglés al español del traductor de Google). Curiosamente todas ellas son cuestiones religiosas internas de la Iglesia Católica referentes a "Delitos contra la santidad del sacrificio eucarístico" y a "Delitos contra la santidad del sacramento de la penitencia", excepto una, que se refiere precisamente a "Un delito contra la moral, a saber: el delito cometido por un clérigo contra el sexto mandamiento del Decálogo con un menor de edad por debajo de la edad de 18 años". Todos estos asuntos, quedan, repito, "reservados para el Tribunal Apostólico de la Congregación para la Doctrina de la fe".

Pero hay más, y es que todos ellos quedan sometidos "al secreto pontificio". ¿Y qué es ese "secreto pontificio"? No encontré ninguna definición en español que no estuviera relacionada con la actual polémica, pero sí una, en ingles, en la Wikipedia, que nos deja saber esto:

"Business of the Roman Curia at the service of the universal Church is officially covered by ordinary secrecy, the moral obligation of which is to be gauged in accordance with the instructions given by a superior or the nature and importance of the question. But some matters of major importance require a particular secrecy, called 'pontifical secrecy', and must be observed as a grave obligation."

La violación de este tipo de secreto es algo gravísimo y puede llevar como castigo la excomunión de la Iglesia Católica.

La conclusión evidente es que la Iglesia Católica, por medio de la misiva firmada por Joseph Ratzinger el día 18 de Mayo del 2001, prohibió que los casos conocidos de abusos sexuales a menores de 18 años por parte del clero salieran fuera de ese mismo clero, estando obligados los que lo supieran a dejárselo saber únicamente a la Congregación para la Doctrina de la fe, y a la vez teniendo prohibido absolutamente por ese "secreto pontifico" revelarlo a alguien más, incluyendo, por supuesto, las autoridades civiles (policiales y judiciales).

Lo anterior para mí demuestra claramente que Joseph Ratzinger participó activamente en el encubrimiento de los pederastas del clero católico. Lo demuestra la misma historia, de sobra conocida, de que la Iglesia Católica ha ocultado esos infames hechos cuando han ocurrido y ha tenido conocimiento de ellos, limitándose a cambiar a los abusadores sexuales de parroquia, lo que ha llevado a que en muchos casos han seguido cometiendo los abusos en el nuevo lugar.

Una pregunta, a título de ejemplo, y a riesgo de ser reiterativo: ¿Cuándo ha denunciado un obispo a un cura ante las autoridades civiles por abusos sexuales a menores? Que yo sepa nunca. Lo trasladaban a otro lugar y punto; lugar donde, repito, podía seguir cometiendo sus fechorías.

Y en lo anterior hay un claro participante, en forma de haber habilitado claramente el proceso de encubrimiento: Joseph Ratzinger. Si de un país normal se tratara (el Vaticano es un país, pero no normal), estaríamos hablando de dimisión o cese del Jefe de Estado. Si de una religión normal se tratara (la Iglesia Católica es una religión, pero tampoco normal), igualmente estaríamos hablando de dimisión o cese.

Pero con Ratzinger nada de nada. Puede decir una cosa en el 2001 y la contraria en el 2010, obligado por las circunstancias, y aquí no pasa nada. ¿La contraria? Tal vez sea mucho decir. En la carta a los católicos de Irlanda solo pude encontrar dos referencias a las autoridades civiles.

En la primera, dirigiéndose a los abusadores sexuales, Ratzinger dice: "Debéis responder de ello ante Dios Todopoderoso y ante los tribunales debidamente constituidos". Perogrullada, porque los procesos están en marcha. Nada nuevo, porque así será, lo dijera Ratzinger o no.

En la segunda, dirigiéndose a los obispos, Ratzinger les ordena: "Además de aplicar plenamente las normas del derecho canónico concernientes a los casos de abusos de niños, seguid cooperando con las autoridades civiles en el ámbito de su competencia." Pone el derecho canónico por delante de las autoridades civiles, y no les ordena denunciar a los nuevos culpables de los que tengan conocimiento, sino "cooperar", lo que es evidente que se entiende en el sentido de las causas ya abiertas por denuncias de otros; denunciantes que han sido siempre, a sangre y fuego contra la Iglesia Católica, únicamente las mismas víctimas.

No sé donde he leído que Joseph Ratzinger quiere llegar al fondo de la cuestión, pero que está sólo, y que no tiene la más mínima cooperación de los que le rodean. Lo siento, pero no me lo creo. Para mí Ratzinger siempre fue y es un burócrata de la Iglesia Católica, y por eso le eligieron Papa, para que siguiera la línea de Juan Pablo II, porque los obispos católicos no quieren más experimentos del tipo de Juan Pablo I (algún día escribiré del tema). Y desde esa burocracia Joseph Ratzinger es para mí moralmente culpable de encubrimiento de los abusos sexuales a menores por el clero católico, por la carta que escribió y firmó en el 2001, cuando aún no era Papa.

11 comentarios:

  1. En el titular de esta entrada acusas directamente a una persona de cometer un delito, y luego llenas la entrada de "para mí" -es decir, de opiniones personales- para argumentar tu acusación, aportando pruebas acusatorias tan flojas como un "no me lo creo". ¿Ahora la demostración de un delito es cuestión de creencias, José?

    Algunos periodistas utilizan lo de "presunto", tú ni eso. Por lo visto, te bastas tú solo para juzgar y condenar a un Papa sin tener todos los elementos de juicio necesarios para ello. En fin, acusar a alguien de un delito como tú lo haces me parece el colmo de la temeridad. Espero que nunca tengas la desgracia de que alguien haga eso mismo contigo.

    ResponderEliminar
  2. A mí lo que dice el artículo me parece muy razonable y bien documentado. Que falte un "para mí" en el título, no significa nada.

    ResponderEliminar
  3. Si hombre, si. Y dos huevos duros.

    ResponderEliminar
  4. Es curioso, cuando alguien se define como liberal y católico, suele tener más de lo segundo que de lo primero. Es exactamente el caso contrario a cuando se definen como socialistas y católicos, en el que suele primar el componente socialista.
    En cuanto al tema que trata la entrada,basta usar un poco de lógica: ¿Cuál es la cosa más importante para la ICAR? Su labor apostólica.
    ¿Qué necesita para llevar a cabo esta labor? Una buena imagen. Luego para preservar esta buena imagen todos las demás cosas quedan en segundo plano, incluida el cumplimiento de la ley.
    Lo que hizo Ratzinger no fue limpiar la ICAR como quieren hacernos creer, a menos que barrer debajo de la alfombra sea considerado limpiar.

    ResponderEliminar
  5. "¿Cuál es la cosa más importante para la ICAR?"

    ¿Cual es la cosa màs importante para la PSOE?. Ganar las elecciones, por lo que cumplir la ley está en segundo plano. Si hay casos de pederastia pues los mete debajo de la alfombra, o mejor, baja la edad de consentimiento sexual, por ejemplo.

    Y el tío dice que usa la lógica.

    ResponderEliminar
  6. ¿Qué tendrá que ver el PSOE aquí? Ah claro, criticar a Ratzinger sólo lo pueden hacer los del PSOE. Todo el que critica a Ratzinger es sociata. Es el problema que tienen muchos blogs de red liberal que solo les falta pedir el estado confesional (católico, of course). No son liberales ni por el forro.

    ResponderEliminar
  7. Este curita tiene un parecido a Jose Maria Aznar !!!!....es un hampón muy hipócrita !!!!!

    ResponderEliminar
  8. Ignorante, el secreto pontificio es como el secreto de sumario en los procesos del derecho de cada país.
    Decía Santo Tomás que difamar a una persona es peor que matarla porque se le mata el alma en cambio con el homicidio se mata el cuerpo.

    ResponderEliminar
  9. Cuesta mucho seguirte la corriente cuando en medio de la carta a los católicos de Irlanda el Papa, y vuelvo a repetir, el Papa, ha dicho palabras tan duras como estas:
    “Habéis traicionado la confianza depositada en vosotros por jóvenes inocentes y por sus padres. Debéis responder por ello ante Dios Todopoderoso y ante los tribunales debidamente constituidos. Habéis perdido la estima de la gente de Irlanda y arrojado vergüenza y deshonor sobre vuestros semejantes.(…) Os exhorto a examinar vuestra conciencia, a asumir la responsabilidad de los pecados que habéis cometido y expresar con humildad vuestro pesar”.
    En fin, parece que si no te convence esto, como de hecho pasa, lo único que buscas es meterte gratuitamente con el Santo Padre. En fin...
    Mi blog es http://articuloslibres.wordpress.com

    ResponderEliminar
  10. Una sóla respuesta:

    El código penal. nada de investigaciones "entre nos".Ni de discursos.
    Con pedofilia,a la letra de la ley.
    ¿tiene alguien constancia de que se esté cumpliendo la ley?

    Yo os exhorto a que se cumnpla.

    Inés.

    ResponderEliminar
  11. A Elentir y a su "presunto culpable": "Ardan en las llamas del infierno".

    Saludos,
    Inés.

    ResponderEliminar