viernes, 13 de diciembre de 2013

Los tratos del Estado Español con la Iglesia Católica y las otras religiones son inconstitucionales

Un medio liberal como Libertad Digital defendiendo los privilegios de una religión sobre las demás. Vivir para ver.

Y yo pensando que esos privilegios son totalmente inconstitucionales. Así lo defendí en su día en España, en el seno de un grupo de iglesias evangélicas, al que aconsejé presenter un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional y, de no prosperar, recurrir ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. No me hicieron caso y prefirieron recoger, a nivel de ley, las migajas que cayeron del acuerdo con caracter de tratado internacional entre el Estado Español y la Iglesia Católica. En aquellos momentos, además el Gobierno (dirigido por Felipe González, aunque estoy seguro de que él no tuvo nada que ver personalmente en el asunto) se inmiscuyó de manera descarada en la FEREDE (Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España), somentiéndo a dicha organización al chantaje, a través del Director General de Asuntos Religiosos (creo recorder el apellido de él, pero como no estoy completamente seguro no lo daré), de que debia aceptar en su seno a la Iglesia Adventista para poder llegar a tener un acuerdo con el Estado o de lo contrario no habría acuerdo. La Iglesia Adventista fue aceptada en el seno de la FEREDE (cuyos dirigentes votaron con la nariz tapada) y los acuerdos (migajas) llegaron.

Pero, volviendo al tema de la inconstitucionalidad de los diferentes tratos a las diferentes confesiones, el artículo 14 de la Constitución Española dice:

Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.

Lo cual es contrario a que los católicos gozen de un tratado internacional y los demás de un ley común y corriente, siendo ello una clara discriminación por razón de religion.

A lo que cabe añadir el artículo 14 del Convenio Europeo de los Derechos Humanos y de las Libertades Fundamentales, que dice:

El goce de los derechos y libertades reconocidos en el presente Convenio ha de ser asegurado sin distinción alguna, especialmente por razones de sexo, raza, color, lengua, religión, opiniones políticas u otras, origen nacional o social, pertenencia a una minoría nacional, fortuna, nacimiento o cualquier otra situación.

En el mismo sentido.

Y es que aún recuerdo el debate dentro del grupo evangélico en el que yo estaba sobre los "tres niveles". La Iglesia Católica en el primer nivel (tratado internacional), la FEREDE y los demás grupos con "notorio arraigo" en el segundo (ley de las Cortes basada en Ley Orgánica) y las demás inscritas en el registro de entidades religiosas del Ministerio de Justicia en el tercero (simple inscripción). Yo estaba (y estoy) en contra de todo ello. Debe haber un mismo nivel para todas las iglesias y punto.

Mi argumentación era ir en recurso de amparo al TC en base al artículo 14 de la CE, y, si no prosperaba, ir al Tribunal de Estrasburgo en base al artículo 14 del citado convenio europeo. Como dije, no siguieron mi consejo. Hoy tienen lo que tienen, menos que la Iglesia Católica y más que los que no tienen acuerdos con el Estado, lo que me parece doblemente injusto, con unos por exceso y con otros por defecto. Y yo sigo con la misma opinión de entonces.

5 comentarios:

  1. Eres culpable de Cesarvidalismo :-)

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En mi opinión la situación actual podrá ser considrada "injusta" desde un punto de vista moral, pero no es inconstitucional; ya que la necesidad de relaciones con la iglesia católica está recogida en la Constitución. Me da la impresión de que el caso es que los católicos se ven representados por un sujeto de Derecho Internacional y los no católicos sentís celos. ¿Por qué no pedís ayuda a los gobiernos de Noruega, Suecia o Dinamarca, países todos ellos con Iglesias Nacionales Luteranas, por ejemplo? ¿o a las casas reales de Prusia o Hannover?

      Si puedes me gustaría que aclararas el problema que insinúas con la "Iglesia Adventista" ¿No son evangélicos?

      Eliminar
  3. Te recuerdo que:

    1) El Estado incauto los biense de la Iglesia Catloica y a la compensacion esta en partidas vertidas por este.

    2) Si el Esatdo deja de verterlas, la desamortizacion se convierte en un robo a mano armada.

    3) La solucion correcta se seria que el Estado devuelva lo que incauto y que el Estado compense por lo que haya vendido o dejado arruinarse. Tras lo caul la Iglesia se financia por si misma y sin privilegios.

    De paso se hace lo mismo con UGT y CCOO a los que Zapatero sobrecompenso popor sus bienes incautados por el franquismo. O sea que deben dinero a este.

    ResponderEliminar
  4. Gesualdo, no se trada de celos, sino de justicia, que no existe. Y no se trata de que las iglesias evangélicas pidan financiación a otros países, sino de que cada religión se financie por sí misma. Sobre los adventistas, está totalmente claro que no son evangélicos. Pronto escribiré sobre ello.

    JFM, durante la dictadura franquista se compensó sobradamente a la Iglesia Católica por lo que pasó durante la República. Desde entonces llevamos 33 años de Constitución y los mimos de Concordato, que dice que la Iglesia Católica debe tender a autofinanciarse, y nada. Lo que se debería hacer es fijar una cantidad anual del Estados a la Iglesia Católica por la conservación del patrimonio artístico y lo demás que la Iglesia Católica lo consiga de sus fieles. Todo lo que no sea eso es simplemente una injusticia.

    ResponderEliminar