lunes, 14 de mayo de 2018

"¿Dónde está escrito que hay que querer a todos los hijos por igual?"

La pregunta, brutal, como nos lo contaba en su día LD, se la lanzó José María Setién, obispo de San Sebastián, a María San Gil en la época en que ETA asesinaba a mansalva. Aparentemente este sujeto quería más a los etarras asesinos que a las víctimas asesinadas por ellos. ¿Se puede ser
más miserable?

No hay comentarios:

Publicar un comentario