martes, 29 de mayo de 2018

La moción de censura, los Presupuestos y el PNV

La moción de censura de Pedro Sánchez va a fracasar. Y lo va a hacer por una cuestión muy simple: dinero. El dinero que el Gobierno del PP le ha dado al País Vasco para que el PNV apoyara los Presupuestos.

Rajoy (que a colmillo retorcido políticamente no le gana ni Iglesias, ni Sánchez, ni probablemente nadie hoy por hoy en la política española) ha colocado el debate de la moción de censura antes de la votación de los Presupuestos en el Senado, donde el PP tiene mayoría absoluta. Y, claro, a Sánchez no le ha quedado más remedio que aceptar las fechas (¿no quería sacar a Rajoy de La Moncloa cuanto antes?, pues venga); menuda cara se le tiene que haber quedado al socialista al ver la jugada maestra del gallego.

Así que si los nacionalistas vascos optan por derribar a Rajoy y dar la victoria a Sánchez que se vayan preparando para quedarse sin las prebendas presupuestarias. Y no va a ser fácil sacar adelante unos Presupuestos en el Congreso con los números que hay ahora teniendo en contra al PP y a Ciudadanos (y, recordemos, con un PSOE que votó en contra de dichos Presupuestos y que tendría muy complicado apoyarlos ahora). Vamos, que no, que el PNV no se va a jugar los extraordinarios privilegios económicos que ha conseguido.

Con las cosas así puestas si sumamos los diputados del PP (137), los de Ciudadanos (32), los del PNV (5) y el de CC (1) nos da un total de 175 que estarán en contra o se abstendrán. Y es que en una moción de censura da igual una cosa que otra, ya que el candidato de la misma necesita la mayoría absoluta del Congreso para sacarla adelante. ¿Y adivinan cuál es esa mayoría absoluta? Pues sí, 176.

Lo dicho, hablamos de Rajoy, que tiene un colmillo retorcido a más no poder y una suerte increíble, y del PNV, que no se va a jugar todo el dinero que ha conseguido en los Presupuestos. Así que repito, la moción de censura está condenada a fracasar.

Sánchez puede conseguir tal vez que le apoyen más de los que le rechacen, lo que teóricamente sería una victoria moral. Pero teniendo en cuenta que en ese caso tendría apoyos de partidos terroristas (Bildu), secesionistas (CDC y ERC) y extremistas (Podemos), esa victoria moral es muy cuestionable, y en cambio puede ser una baza en las manos de Ciudadanos para dejar claro ante el electorado lo que puede pasar si apoyan al PSOE en unas probables elecciones generales anticipadas.

Rajoy va a salvar el primer match point contra Sánchez. ¿Qué va a pasar con el segundo contra Rivera? Veremos. Desde luego emoción no le falta a la política española, no sé si por suerte o por desgracia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario