viernes, 29 de diciembre de 2017

¿Habemus otro 155?

Puigdemont y Junqueras van a competir por quien da más leña al mono, mientras que en el rincón contrario del ring Rajoy y Rivera van a hacer exactamente lo mismo. Y es que el apoyo mayoritario del independentismo a la payasada radical de Puigdemont en lugar de a la más cerebral de Junqueras va a producir que todo siga el camino previsto antes de la aplicación del artículo 155. Radicalismo y más radicalismo (acompañado de payasadas y más payasadas, ¿es posible alguna peor que el intento de que Puigdemont sea investido por plasma?, puede ser, que con estos nacionalistas catalanes todo es posible). Lo que va a producir que, en el otro lado del espectro político, Rivera clame por lo que hasta ahora le ha dado unos buenísimos réditos políticos: más dureza al independentismo. Con un problema añadido, que Rajoy va a tener que demostrar que es más duro que Rivera si no quiere correr el riesgo de que el catalán le siga quitando votos a marchas forzadas (que podría llegar incluso, en determinadas circunstancias, a sobrepasarle).

Resumiendo, que a más radicalidad independentista, nueva aplicación del 155. Con una no pequeña diferencia. En esta ocasión Rajoy no va a poder usar el artículo 155 para convocar elecciones catalanas con la esperanza de que sean los votantes los que le solucionen el desaguisado. Esa era una pistola de una sola bala y ya la gastó. La repetida aplicación del 155 tendrá que servir, llegado el caso, para entrar a saco en la autonomía catalana, con medidas duras y largo tiempo. Y Rajoy tendrá a Rivera dándole caña si considera que se ablanda, pero a Sánchez haciendo lo propio si piensa que se ha pasado de la raya. Y Rajoy en el medio. Menudo añito 2018 le espera al gallego.

2 comentarios:

  1. Igual tiene suerte y hay que convocar nuevas elecciones. Creo que es a eso que quiere jugar ERC. Vamos a estar entretenidos en todo caso por bastante tiempo.

    Aprovecho para desearte un feliz año nuevo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de nuevas elecciones es posible en función de los ocho ausentes (o si Puigdemont no regresa); así que sí, es posible. Y sí, vamos a estar entretenidos. Lo malo es para los catalanes, porque todo sigue girando sobre la fantasmal independencia, y de los problemas reales de la gente nadie se ocupa.

      Feliz año nuevo para ti también, y gracias por participar en el blog.

      Eliminar