viernes, 25 de mayo de 2007

Esta noche se acaba la campaña electoral…

Tras quince intensos días, esta noche acaba la campaña electoral en todos los municipios y comunidades autónomas de España. Quince días en los que hemos podido recoger las ideas de todos los partidos políticos que, a lo largo del día de mañana (o esa es la teoría), tendremos que analizar y reflexionar para votar lo que -en conciencia- creamos más beneficioso.

Pero las campañas siempre se dividen en dos aspectos: los que aspiran a gobernar (presentando sus propuestas) y los que gobiernan en la actualidad (amparados por su balance de gestión).

En el primer caso nos encontramos los populares, y hablo ya de Zaragoza, deseosos de trabajar por nuestra ciudad y presentando un programa electoral tan ambicioso como realista; mientras, los socialistas han tenido cuatro años para demostrarnos que ellos son los que deben liderar a nuestra ciudad hacia el siglo XXI, hacia ese espacio de bienestar y futuro que tanto ansiamos los zaragozanos.

Durante estos días, he hablado varias veces -en mi blog- tanto de nuestro programa electoral como de nuestro proyecto de ciudad para la próxima década, pues no se pueden hacer propuestas para sólo cuatro años, ya que los grandes avances nunca se han podido realizar a corto plazo, y nosotros hemos proyectado una Zaragoza que no sólo se prepare para el futuro, sino que se adelante a él. Y lo mejor es que algún otro partido lo critica, incluso se mofa de él, pero lo cierto es que -mientras se ríen- se han dedicado a copiarlo, lo cual nos alegra porque demuestra que nuestro gran esfuerzo ha merecido la pena y gusta a la sociedad zaragozana.

Pero, en esta ocasión, y antes de terminar la campaña, me gustaría hablar de algunos de los motivos por los que Juan Alberto Belloch, Alcalde y candidato socialista, no debería ser reelegido para gobernarnos. Y paso a enumerarlos:
  • La primera decisión que adoptó Belloch, como Alcalde de la ciudad, fue subir el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) un 46%, algo que le gustó tanto que ya conocemos el resultado en la actualidad; también incrementó las tasas de basuras (73%) y del agua (30%). Utilizando la excusa de inversiones para la Expo, castigó nuestros bolsillos, pero la realidad es que en 2007 dejó de invertir 37 millones de euros en los distritos y los barrios. Lo más grave es que Belloch prometió en campaña que no subiría los impuestos y, claro está, nos mintió;

  • Durante los cuatro años de gobierno socialista, la vivienda se ha encarecido en Zaragoza más de un 50%. Además, en 2006, Zaragoza fue la capital española donde más subió el precio de los pisos: un 17%. Y, mientras tanto, Belloch responde en sus entrevistas que se fue a un chalet fuera de la ciudad porque en el centro no podía pagarse un piso. Pero, ahora que llegan las elecciones, quiere hacerse muchas fotos en Valdespartera “vendiendo” un proyecto de viviendas protegidas que puso en marcha el Partido Popular;

  • Belloch dijo que “ganaría la batalla de los atascos”, pero ha sido derrotado claramente. Ahora pretende impedir que los zaragozanos cojan el coche imponiendo su proyecto de tranvía e ideando la peatonalización de las calles del centro de la ciudad. Belloch vino para hacer de Zaragoza un espacio de futuro, algo con lo que siguen engañando en esta campaña, pero la realidad es que tan sólo vemos propuestas del pasado. Y en verdad que lo siento, pero para hacer futuro en esta ciudad, lo primero de todo, hay que saber leer;

  • Durante esta legislatura, Belloch se ha saltado varias veces la ley y ha vulnerado los derechos de la oposición. El Alcalde ha cedido el control del Ayuntamiento a CHA para garantizarse un mandato cómodo y sin preocupaciones. Los desastres de La Romareda, el tranvía o el Seminario, son frutos de las cesiones de un Alcalde que siempre se ha rendido a las exigencias de los nacionalistas;

  • Belloch ha incumplido la mayor parte de las promesas que hizo en campaña por todos los barrios de la ciudad. Ha incumplido el 90% de sus promesas en San José y en Delicias, más del 70% en el Centro, el 75% en el Casco Histórico, el 48% en la Margen Izquierda y más de la mitad en Universidad. Eso sí, talando (que no “talante”) es el mejor… mientras los falsos “ecologistas” se quedan en casa viendo la tele y bebiendo un refresco.
Todo esto, y tantas otras cosas que no caben en un post, porque Juan Alberto Belloch ha sido el Alcalde más distante que ha tenido Zaragoza. La ciudad ha estado huérfana porque su Alcalde no ha sabido conectar con sus vecinos. Porque hay que ser serios y honestos con nosotros mismos, y lamentar que la realidad es que a Belloch no le importa lo que sucede en Zaragoza, no siente Zaragoza y ni siquiera vive en Zaragoza. Se ha olvidado de los barrios, se ha olvidado de las personas y se ha olvidado de los asuntos que de verdad importan en el día a día.

Yo lo pienso así, y lo siento mucho.

1 comentario:

  1. ¿Como puede decir que su proyecto para la ciudad mira al futuro cuando ni siquiera esta en su programa la creacion del muy necesario Museo de la Ciencia de Zaragoza?

    ResponderEliminar