lunes, 24 de mayo de 2010

"¡Homofobia, homofobia!"

Parece ser la palabrita de moda en cuanto alguien osa discrepar de lo políticamente correcto en el tema homosexual: Homofobia. Hasta gentes inteligentes la usan (el blogger judas lo es sin duda) sin sentido.

Pero si fuera el caso de la palabreja a todos los que creen (creemos) que es incorrecto y dañino que dos personas del mismo sexo adopten hijos nos encontrariamos que esa "homofobia" la padecerían la inmensa mayoría de los países de, por ejemplo, América (Norte, Centro y Sur) y Europa (Este y Oeste), en los cuales, con más o menos defectos, hay regímenes gubernamentales de libertad y democracia. Esa "homofobia" habría que aplicarla, por supuesto, también a la España constitucional desde 1978 hasta 2005, en que Zapatero, "el libertador", vino a librar a todos los españolitos de tan horrible adjetivo.

Seamos serios, por favor. Homofobia es el odio o rechazo a los homosexuales, es decir, negarles su derecho a serlo. La homosexualidad me parece moralmente rechazable, pero allá cada cual con sus problemas morales. Punto. Que los homosexuales tengan derecho a serlo, a vivir juntos, a trabajar, a residir, a aprender, a enseñar, y todo el largo etcétera de derechos humanos individuales me parece no solamente perfecto, sino que lo defiendo. Pero adoptar, pues va a ser que no en lo que respecta a mí, porque, como ya dije, ese derecho debe ser reservado a una familia heterosexual, para que haya un padre y una madre, que es lo que la naturaleza dicta. ¿Alguien me puede decir como se van a reproducir dos hombres o dos mujeres? Pues eso. Y pensarlo y defenderlo no es homofobia, es solamente sentido común, algo que parece que algunos van dejando de lado, aún siendo inteligentes, yendo en pos de lo políticamente correcto.

12 comentarios:

  1. Los dictados de la naturaleza son muy flexibles y adaptables. Hay perras solteras que adoptan gatitos.

    ResponderEliminar
  2. Puede. Pero darle gatitos a una perra no es la formula que les da las mayores posibilidades de supervivencia.

    ResponderEliminar
  3. Cierto. La fórmula óptima es dárselos a la gata de la mansión de los Gates.

    ResponderEliminar
  4. El juicio moral que merezca la homosexualidad es privado y respetable en todos los casos. A fin de cuentas de no ser así todos los socialistas tendrían liberalismofobia o cristianofobia y ojo hay mas cristianos que homosexuales, liberales... no estoy tan seguro

    Estoy de acuerdo que oponerse a la familia homosexual no supone en ningún caso homofobía aunque yo soy partiadrio de un amplio reconocimiento de derechosa éstas parejas

    En cuanto a la reproducción, la ciencia nos sobrepasa, albergo seria dudas en cuanto a este tipo de parejas pero no son mayores que las que albergo respecto parejas heterosexuales de 60 años gestando mediante técnicas de reproducción artificial.

    Juridicamente se me hace difícil impedir el embarazo de una lesbiana o la adopción por parte de un hombre o mujer soltero que luego forma una pareja homosexual.

    Dicho lo anterior, si comparto que lo de la homofobia no es mas que otra campañita de los progres a los que, por cierto no veo frente a las embajadas de los paises islámicos dende existe una homofobia de verdad.

    ResponderEliminar
  5. ¿Dañino para quién? ¿Y eso de los gatos y la perra, acaso los homosexuales no son humanos? Efectivamente, no es homofobia, simplemente burricie.

    ResponderEliminar
  6. Dańino para la parte la mas fragil, vulnerable e indefensa: el niño. Aprate de que no creo que sea un modelo de equilibrio para dar al nińo recordemos antes de confiar un nińo a una pareja formada por dos hombres (la paraje lesbiana es un problema diferente) que un numero desproporcionado de violaciones de infantes son actos homosexuales lo cual supone que dejar a un nińo en una pareja de hombres es por pura y simple estadistica un riesgo mayor.

    ResponderEliminar
  7. Juridicamente se me hace difícil impedir el embarazo de una lesbiana o la adopción por parte de un hombre o mujer soltero que luego forma una pareja homosexual

    A usted debieropn catearle ya desde la primera semana. Juridicamente lo que prevalece es el interes del niño. Punto. y ya para empezar si es usted solter{o,a} sus posibilidades de adopcion son nulas y lo mismo que se puede retirar el nińo si luego se descubre que el,la adoptante un alcoholic{o,a} pues nada impide que le juez estime que una paraja homosexual no es ambiente ideal para él.

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias por el cumplido, pero creo recordar que ya pasamos unas jornadas hace un tiempo estableciendo sin dudas que lo tuyo es homofobia. Recuerdo que la conversación versaba sobre cómo pretendes hacer de tus creencias ley sin nada más que el hecho de que son tus creencias.

    "Pero si fuera el caso de la palabreja a todos los que creen (creemos) que es incorrecto y dañino que dos personas del mismo sexo adopten hijos nos encontrariamos que esa "homofobia" la padecerían la inmensa mayoría de los países"

    Del mismo modo, el "machismo" era una actitud que padecían la mayoría de los países hace un par de siglos, o el esclavismo una actitud que padecían todos los países. Que algo esté reconocido por una mayoría no debería significar nada para ti, ni como liberal ni mucho menos como cristiano, y causa cierta vergüenza propia tener que venir a decírtelo.

    Anota, porque voy a seguir diciéndote cosas inteligentes.

    ¿Quiéres que relatemos la lista de países que, en la última década, han aprobado fórmulas legales para regular el matrimonio homosexual? Todo el mundo, tanto dentro como fuera de esos países, ve el asunto con la misma trascendencia que la liberación de la mujer o la abolición de la esclavitud, como he señalado arriba. Tú pareces decir que mientras en Arabia Saudí se lapìde a los gays, es aceptable ponerles reparos.

    Y sí, precisamente la definición de homofobia es el rechazo a la homosexualidad por causa de una "creencia" en que es una desviación o un aberración. Precisamente aciertas.

    Ahora bien, hablemos de los niños. Como bien dice JFM, es el juez el que debe decidir, de acuerdo a los intereses del niño, si concede la adopción. No es un derecho de los padres el adoptar sino el optar a adoptar, que es distinto. Lo que no nos cuenta JFM es por qué debería un juez negar esa adopción a una pareja homosexual. O en otras palabras, qué es lo que la hace intrínsecamente diferente a una pareja heterosexual.

    La pregunta no es gratuita: es Estados Unidos han un recurso contra una ley que veta el matrimonio homosexual que se basa en esa misma premisa. Mientras alguien no pueda demostrar por qué una pareja homosexual está peor dotada o haría peor labor que una pareja heterosexual, el resto son prejuicios. Lo podemos llamar "ambiente ideal" o como queramos, pero siguen siendo prejuicios.

    Y eso sin entrar en cómo pasáis de puntillas sobre otra arista del asunto: los hijos de parejas homosexuales que ya han nacido. Hijos de lesbianas, por ejemplo. Que pretendas, en aras de no sé qué moralidad, que la madre que no mantuvo el embarazo es menos madre de la criatura es bastante vergonzoso.

    Como te dije, el primer paso es reconocer la homofobia. Normalmente, terminamos nuestras conversaciones casi aquí, porque tú expones tu homofobia, yo te la desmonto y te la destaco, y es como si le hablara a la pared porque desechas toooodas mis palabras como "una opinión más" que no necesitas tener en cuenta. Me gusta tu escudo mental. Pero eso no hace que sea menos homofobia.

    ResponderEliminar
  9. Bueno..., tendré que repasar la ley de adopción pues no he recuerdo que se prohiba a lo solteros.

    En el caso de que así sea acepto humildemente su suspenso, afortunadamente el derecho de familia se daba en mis tiempos en quinto curso y ya habían pasado varias semanas de carrera ,con lo que ,dadas las fechas que estamos,en septiembre recupero.

    ResponderEliminar
  10. No es problema de que de ley de adopcion prohibiendo explicitamente a los solteros sino el hecho de que usted parte de un principio (supongo que el de la dicriminacion) cuando dice aquello de juridicamente y el principio en la ley de adopcion no es considerar sino se va a ofender a un adoptante potancial sino el interes del ni&nilde;o.

    En cuanto a a solteria le recordaré que hay diez veces mas demandas que ni&natilde;os a adoptar por lo que aunque usted y su conyuge formen una pareja ideal, sean mas estables que el Bundesbank ademas de ganar mas que Bill Gates pues digamos que tiene una posibilidad. Un solter{o,a} (que para empezar tiene un solo salario y mas problemas de organizacion por no hablar de los otros problemas) ni necesita moletarse en ser candidato.

    ResponderEliminar
  11. La primera parte del articulo se denomina simplemente falacia "ad populum": no porque en muchos lados se determine una conducta, implica que ésta sea buena.

    Y lo segundo: la homosexualidad EXISTE en la naturaleza. No solo se ha documentado el caso de muchas especies de mamiferos que alrededor del 10% montan machos; también se da un respaldo genético a la homosexualidad (largo de explicar; buscar para ello del conflicto entre los cromosomas X e Y). Y por si fuera poco, se da un curioso caso: la partenogenesis que muestran algunos animales no pasa de ser lesbianismo puro: se da el caso de unas especies de lagartijas en las que NO existe el macho: las hembras simulan una monta y estimulan con caricias a otra hembra para que ésta quede "embarazada". ¡Aberración sexual mis polainas!

    ResponderEliminar
  12. Las parejas no tienen derechos, los derechos los tienen las personas. El derecho de adopción no existe, lo que existe es la igualdad.

    La adopción es una medida paliativa para solucionar el hecho de un niño quedarse sin padres (biológicos), o estar en situación de indefensión, maltrato, etc. No es una medida paliativa para parejas que no pueden tener hijos, aunque pueden hacer uso de ella.

    Desde el punto de vista del niño, que es la principal razón de ser de la adopción, y desde el punto de vista biológico, lo idóneo es una pareja heterosexual, aunque no se deben descartar otras opciones como la adopción por parte de personas sin pareja.

    Que una pareja heterosexual pueda adoptar, no es motivo en base a la igualdad para que otra homosexual pueda hacerlo también, ya que como se ha comentado, las parejas no tiene derechos, estos son de las personas. Es posible, sin embargo, permitir la adopción por parte de personas sin tener pareja, y en este caso no hay ninguna desigualdad si se permite sin distinción por orientación sexual, a una persona, pero no a parejas.

    Esto significa, que es como ocurre en España, que cualquier persona puede adoptar sin importar su condición sexual, pero no como parejas del mismo sexo, es decir, como «padres» o «madres». En la práctica, las parejas homosexuales adoptan con frecuencia, pero solo una de ellas puede ser el padre legal. No hay ningún derecho que como pareja, les permita a los dos adoptarle.

    Como decía en el anterior artículo de este tema, al existir familias homosexuales como hecho consumado y de ser beneficioso para el niño (como en cualquier otro caso), creo que no debería haber inconveniente para reconocer esta situación, pero no como «padres», sino como tutores u otra figura similar.

    En definitiva, toda esta discusión es la consecuencia de medidas tomadas con la intención de crear polémica, tensión y división entre la Sociedad Civil, no la de solucionar problemas sociales.

    ResponderEliminar