lunes, 29 de abril de 2019

El drama del PP (y de Casado) (elecciones 8)

El PP se ha hundido. Sin excusa. No se puede decir que si es que Vox le ha robado votos que al final no han servido para nada (aunque sea verdad), que Vox y Cs le han hecho la pinza (aunque también sea verdad), o cualquier otra excusa (por cierta que pueda ser).

La realidad es que los casi ocho millones que tuvo hace tres años (y que venía de casi once cinco años antes) se han visto reducidos a casi la mitad. El batacazo en escaños ha sido descomunal, pasando de 137 a 66 (menos de la mitad).

Dramático.

Y, claro, Pablo Casado alguna culpa tendrá. O, mejor dicho, mucha. Así que el drama del PP es su propio drama.

¿Qué van a hacer este nuevo PP y este nuevo líder pepero para revertir eso? Algo tienen que hacer ya, porque en cuatro semanas hay nuevas elecciones, y ya dice el dicho que toda situación tiene la posibilidad de empeorar, cosa que el PP se puede encargar de demostrar que es verdad.

Mucho margen de maniobra no tienen. Casado tiene que mantener malamente el tipo, porque en dos semanas empieza otra campaña electoral. ¿Y qué van a decir?

Repito, dramático.

Porque, digan lo que digan, supongo que el PP se va a hundir hasta el subsuelo.

¿Y después? ¿Decidirá Casado arrastrarse por la política española en una estéril travesía por el desierto? ¿O marcharse sin pena ni gloria (más lo primero que lo segundo, pero bueno), pero con una cierta dignidad, tras unos pocos meses al frente del PP, para que probablemente su lugar lo ocupe, con mayores posibilidades de victoría, Cayetana Alvarez de Toledo?

Para el PP y para Casado un drama. Para los que lo vivimos desde fuera como espectadores, todo un espectáculo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario