miércoles, 24 de abril de 2019

Aznar y la "maldita derrota" por la división del voto del centroderecha

Leo a este hombre y la verdad es que me da vergüenza ajena.

Para empezar hay que decir (una vez más) que fue él quien empezó el problema catalán, entregándose por completo a Pujol para conseguir su apoyo a la investidura en 1996. Y ahora anda dando lecciones de como resolver el problema.

Y en el tema de la división del voto nadie ha hecho más que él para dañar al PP, por sus problemas personales con Rajoy, primero apoyando a Ciudadanos y luego a Vox. Y ahora anda hablando de que esa división del voto es una maldita derrota. Una maldición en la que él ha colaborado activamente. Y mucho.

Mejor sería que optase por un perfil bajo, al estilo de Felipe González. Porque, aparte de a los más fanáticos del PP, a nadie puede convencer este bombero pirómano.

2 comentarios:

  1. Es sorprendente que este señor tenga todavía algún predicamento en España. Como comentas, él profundizó toda la cesión al independentismo sólo para ocupar el poder, y después, con la mayoría absoluta, su soberbia le hizo perder el contacto con la sociedad española, involucrándose con los neocon o la tontería de la boda de su hija.

    También fue el responsable de la formación de la burbuja, y de que se desaprovechara el euro en mejorar la economía española, porque era más fácil recaudar del ladrillo.

    Debería ser un personaje ignorado y rechazado, sólo algo mejor que ZP.





    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aznar es de esos presidentes que no saben ocupar su sitio con una cierta dignidad (que son prácticamente todos; ver el caso de Zapatero y Rajoy, metidos en campaña electoral en sus respectivos partidos; la vuelta de González para criticar a Sánchez fue disculpable, por la enormidad del error sanchista).

      Debería haberse retirado a su Presidencia de Honor en el PP y haber dejado que las cosas discurrieran, bien o mal, sin él.

      Pero no, tuvo que estar metido siempre. Echando a perder las cosas buenas que hizo. Porque, además, es una caricatura de lo que fue.

      Eliminar