lunes, 3 de julio de 2006

La guerra del New York Times

Primero fue la constante lluvia de críticas a la misión en Irak, con la negativa actitud de “no podemos ganar esto”, actitud tan típica en la izquierda americana. Luego fue la información sobre las escuchas telefónicas del NSA (Agencia de Seguridad Nacional) bajo el Terrorist Surveillance Program, o programa de espionaje de terroristas, llamado “espionaje doméstico” por los demócratas. Y ahora The New York Times sigue con su campaña contra la seguridad de los Estados Unidos con la publicación de información clasificada sobre un programa conjunto de la CIA y el departamento del tesoro, un programa hecho realidad gracias a la colaboración de la organización belga Swift con el gobierno americano. Swift proporciona información al gobierno acerca de transferencias de ciertos individuos a cuentas en los Estados Unidos.

Las escuchas del NSA y el programa con Swift son legales, y el ejecutivo dispone del poder otorgado por la constitución para usar esos programas. Ambas situaciones fueron consecuencia de un chivatazo, y en ambos casos The New York Times fue el primero en difundir la información, sin pensar dos veces en las consecuencias para la seguridad nacional, con el único objetivo de sacar provecho político. Un veterano de la cadena NBC, Richard Valeriani, lo pone muy claro: es como darle la dirección de Anna Frank a los Nazis.

El editor de The New York Times, Bill Keller, apareció ayer por la mañana en el programa Face the Nation de la cadena CBS intentando defender su decisión de publicar la información. Para un editor de periódico es muy inusual aparecer en televisión nacional, pero la misión de Bill Keller es ahora salvar un negocio que va en declive, con menos suscriptores cada día. Para un periódico que se ha convertido en una especie de “Al-Qaeda Daily”, Keller va a tener un duro trabajo.


VivaBush

No hay comentarios:

Publicar un comentario