sábado, 15 de julio de 2017

La moción de censura, sin prisa pero sin pausa

Cuatro movimientos (y no precisamente pequeños) a tener en cuenta de cara a la preparación de la moción de censura de Pedro Sánchez contra Rajoy.

Primero. Pedro Sánchez y Pablo Iglesias se van a reunir y aparentemente van a montar un permanente frente antiPP.

Segundo. El líder socialista y el podemista fueron los que tomaron la decisión final sobre el gobierno de coalición entre sus dos partidos en Castilla-La Mancha. Esto es un paso de gigante por varias razones. Es un experimento en una región de lo que se pretende hacer en el gobierno nacional. Y cierra la boca al lider socialista autonómico (uno de los más contrarios al entendimiento entre las dos fuerzas a nivel nacional), porque le va a ser imposible criticar que Sánchez haga lo que él está haciendo.

Tercero. Pedro Sánchez a preguntas de los periodistas ha vuelto a dejar la puerta abierta para la moción de censura "dialogada, consensuada, meditada y trabajada". ¿Con quién y sobre qué bases? Porque con Podemos no es suficiente. Y esto nos lleva al siguiente y último punto.

Cuarto. He dejado la guinda de la tarta para el final. Sánchez quiere meterle mano ya la reforma constitucional, sin descartar en el tocamiento incluso el artículo 2. Dice que para eso quiere contar con el apoyo de Rivera e Iglesias, y que quiere empezar aunque Rajoy no esté de acuerdo. Aquí hay dos cuestiones muy importantes. Cualquier reforma constitucional debe contar necesariamente con el apoyo del PP; y Sánchez, por supuesto, lo sabe; pero eso le importa un pimiento. Y no solamente el PP, sino también le importa un pimiento el mentado por él Ciudadanos. Porque Rivera ya se ha desmarcado completamente de dicha reforma constitucional propuesta por Sánchez. Pero claro, el socialista no da puntada sin hilo. ¿Y entonces? La conclusión es que dicha propuesta es un claro guiño a los nacionalistas catalanes, para que aparquen (momentáneamente) sus aspiraciones de indepenencia a cambio de un mayor autogobierno (más o menos ir a un término medio entre el estatus actual y la independencia, algo que siempre es la meta intermedia del independentismo, para ir acercándose a la meta final, como ya he tratado en el pasado). Ello supondría, ojo al dato, que el PSOE estaría dispuesto incluso a buscar un medio para que (a través de la reforma constitucional o por otra vía) se puedan llevar a la práctica cuestiones que el Tribunal Constitucional declaró inconstitucionales del Estatuto de Autonomía de Cataluña. ¿Y todo ello por qué? Pues claramente para asegurarse el apoyo de los nacionalistas catalanes a su moción de censura.

Lo dicho, Pedro Sánchez sigue preparando su moción de censura, sin prisa pero sin pausa. Recordemos los números. PSOE (85), Podemos (71), ERC (9), CDC (8) y PNV (5) nos dan la cifra de 178. Al tiempo. Si Rajoy no lo impide con el adelanto electoral cuando se lo huela. Que conociendo al gallego, me inclino por esa posibilidad.

2 comentarios:

  1. Pedro Sánchez no es diputado. No puede presentar la moción, como tampoco pudo Hernández Mancha por el mismo motivo en la moción del PP contra Felipe González.
    La mediocridad de sus diputados, aunque menos que la suya, no auguraría nada bueno para el PSOE. Tendrá que esperar a las elecciones y si Rajoy es tan listo como parece -- en Cataluña lo está demostrando con los independentistas matándose-- adelantará las elecciones cuando la gente se haya dado cuenta de la evolución positiva del país, que él se atribuirá, frente a los impresentables de sus oponentes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, la presentaría a través de sus "mandaos" (en España lo son todos los diputados del líder del partido).

      Sí, claro que Rajoy puede convocar elecciones anticipadas... si no le presentan la moción de censura por sospresa. Veremos quien se mueve antes.

      Eliminar