domingo, 26 de mayo de 2019

¿Va a permitir Sánchez que Iglesias entre en el gobierno?

Quiero intentar responder a la pregunta del título antes de que se conozcan los resultados de las elecciones de hoy (para luego probablemente verme obligado a reconocer que me he equivocado, como casi siempre; pero bueno,
esa es otra historia).

No creo que finalmente Sánchez deje que Iglesias entre a formar parte del gobierno. ¿Por qué? Porque sería darle una tabla de salvación a un partido que está de capa caída. A Iglesias le gusta un micrófono y no digamos ya una cámara más que a un tonto un lapiz, así que intentaría (y probablemente conseguiría) estar en el foco de atención la mayor parte del tiempo. Sin remedio eso produciría un aumento de sus votantes cuando haya nuevas elecciones, en detrimento, claro está, del PSOE.

Pero a lo anterior hay que añadir el problema no menor para Sánchez y el PSOE de Ciudadanos. Rivera va a ir en esta legislatura a por todas, sin cortarse un pelo, con el cuchillo entre los dientes. Ya lo ha demostrado en la jornada de inicio. Y si el PSOE se uniera con Podemos en el gobierno eso sería dejarle el centro libre a los del partido naranja. Sánchez es consciente del cierto giro a la derecha que ha dado Ciudadanos, y está ocupando el centro político, desde donde dicen que se ganan las elecciones en España. No creo que ahora vaya a dar un giro a la izquierda, uniéndose a Podemos, y dejar ese espacio a los de Rivera.

Vamos, que unirse a Iglesias y su muchachada sería casi un suicidio político, porque acabaría perdiendo votos por la izquierda y por el centro. Votos que, dicho sea de paso, no tiene en demasía, porque sus escualidos 123 diputados le dan para gobernar no por los éxitos propios, sino por los fracasos ajenos. Si Podemos sube, restándole al PSOE, Ciudadanos hace lo propio y el PP sube por la vuelta a casa de muchos que votaron a Vox (con el consiguiente efecto favorable por el sistema de reparto), el PSOE se la puede pegar en toda regla.

Pienso que Sánchez intentará utilizar a Iglesias como muleta y poco más. Eso evidentemente lo sabe el comunista y no le hará la menor gracia. Pero es que no tiene otra alternativa. La posibilidad de que UP forzara nuevas elecciones por no apoyar a Sánchez sería casi un suicidio político para Iglesias y un más que probable éxito para el PSOE, ya que los morados podrían bajar sus apoyos y los socialistas subirlos. Sánchez tendría mucho más que ganar que que perder en una nueva convocatoria electoral.

Esa es mi opinióm, que Sánchez no entrará en un gobierno de coalición con Iglesias. Veremos lo que pasa a partir de mañana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario