miércoles, 14 de febrero de 2007

¿Cuál es el futuro de los musulmanes en Israel?

Una de las preocupaciones del Gobierno de Israel ha sido siempre la demografía de Israel. Y es que en Israel los musulmanes se reproducen a un ritmo mucho más rápido que los no musulmanes, lo que a medio plazo podría poner en peligro el Estado de Israel como refugio de los judíos.

Sobre ese tema Daniel Pipes ha escrito un artículo muy valiente, titulado El enemigo nacional de Israel, donde él viene a asumir esta postura:

Lieberman quiere restringir la ciudadanía israelí a aquellos dispuestos a firmar un juramento de lealtad a la bandera y el himno israelí, y dispuesto a cumplir el servicio militar o su equivalente. Aquellos que rechacen firmar – ya sean musulmanes, de extrema izquierda, Haredi, o demás – pueden quedarse como residentes permanentes, con todos los beneficios de la residencia israelí, hasta votar y presentarse al consistorio local (un privilegio del que disfrutan actualmente los residentes árabes de Jerusalén que no tienen la ciudadanía). Pero quedarían excluidos de votar en comicios nacionales o de salir elegidos para un cargo nacional.

Personalmente veo muy difícil de llevar a la práctica un Israel donde los residentes (musulmanes) fueran más que los ciudadanos (judíos). En cualquier caso es un problema abierto, y sobre el que no tengo ni idea de como se podría solucionar.

2 comentarios:

  1. La solución más palusible sería la creación de un Estado Palestino a donde, por inercia, emigrarían los árabes de Israel... si el futuro Estado Palestino no fuera democrático, no gozara de libertades y comodidades occidentales...no creo que los árabes con algo de sentido común emigraran...

    Sigue siendo una situación muy dificil y complicada.

    ResponderEliminar
  2. Si un estado del orbe civilizado, al que Israel se jacta en pertenecer, planteara los derechos de ciudadania de quienes en el han nacido y viven en estos terminos (controlar a unos, dar mas poder a otros, etc), este estado seria calificado de nazi fascista por todos los demas, probablemente con Israel y sus admiradores al frente de los insultadores. Pero en el caso de Israel el racismo no solo fisico sino tambien religioso y hasta ideologico (eso de convertir a los izquierdosos en ciudadanos de segunda es de nota) eso parece no solo normal sino hasta plausible. Israel se esta buscando su proximo desastre, y se lo esta ganando a pulso.

    ResponderEliminar