martes, 23 de octubre de 2018

El drama y la desvergüenza en la política española

Hace un par de días escribí sobre la dramática situación que atraviesa la política española. Pero es que a ese drama se une una desvergüenza difícil de igualar.

Se nos dijo que Pedro Sánchez no negoció nada con extremistas, independentistas, secesionistas y terroristas para que le apoyaran en su moción censura. Cuando en realidad lo negoció todo. Incluida una condición contraria a lo que expresó desde la tribuna de oradores (o sea, que mintió descaradamente), la de que no hubiera adelanto electoral.

¿Y por qué no quieren adelanto electoral? Ya he escrito que es evidente que para poder manipular a su antojo a un gobierno débil en escaños y a un presidente débil en cáracter. Pero hay más. Ayer lo dejó completamente claro ese vicepresidente del gobierno de facto que es Pablo Iglesias:

"El secretario general de Podemos Pablo Iglesiasha emplazado a los partidos independentistas catalanes y a los nacionalistas vascos a "cuidar" la mayoría parlamentaria que apoyo a Pedro Sánchez para evitar un "giro reaccionario" en España".

O sea, siendo claros, que como el sujeto de la coleta se huele que si hay elecciones una suma de PP y Ciudadanos podría desbancar a este gobierno débil apoyado por los que, desde distintas visiones, quieren romper de un modo u otro España, pues mejor que no haya elecciones. No se trata de luchar por un objetivo común (que no lo tienen), sino de luchar contra un enemigo común que pondría en riesgo los intereses particulares de cada grupo que integra esta amalgama de apoyos. Y si para eso hay que callar al electorado, pues se le calla y punto.

Dos apuntes. Uno, Pedro Sánchez tiene toda la legitimidad para ser Presidente de Gobierno (democrática ninguna, pero esa parecida a la de Rajoy). Dos, de Pablo Iglesias me espero lo peor.

Pero lo que me sorprende (aunque no tanto ya, la verdad) es que Pedro Sánchez decida mantenerse en La Moncloa (apoyado, recordemos, por extremistas, independentistas, secesionistas y terroristas) simplemente por miedo a que unas elecciones le saquen del gobierno. Con lo que une al drama la desvergüenza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario