miércoles, 31 de octubre de 2018

Okdiario mata al mensajero porque éste se opone a los que él defiende

El titular de la noticia (es un decir, esta gente parece que no sabe lo que es separar información de opinión) es éste: Campaña siciliana de ‘El País’ a la Iglesia con la pederastia para que no acoja a
Franco en La Almudena.


De qué pie cojea Okdiario es más que evidente para todo aquel que siga este medio de vez en cuando. Defensa del PP y de la Iglesia Católica. Y ataque brutal a todo aquel que se atreva a atacar a quienes él defiende.

Okdiaro se limita a lo que llamamos comúnmente matar al mensajero porque el mensaje no se puede negar. ¿Está mal que El País hable de la pederastia dentro de la Iglesia Católica? ¿Es un tema hoy por hoy intrascendente? ¿Acaso es mentira que la Iglesia Católica protegió (y protege, aunque en menor grado) a los curas pederastas? ¿Es periodísticamene incorrecto por alguna razón que El País inicie una campaña de periodismo de investigación para desvelar abusos sexuales encubiertos dentro de la Iglesia Católica en España? Las respuestas a estas cuatro preguntas son evindentes. No, no, no, no.

Pero eso no es suficente para Okdiario. Este medio tiene que atacar a El País por sus supuestas motivaciones mafiosas para influir en la Iglesia Católica sobre el tema de Franco. Desconozco si esas son las motivaciones de El País. Tal vez sí. ¿Pero en ese caso lo que El País afirma dejaría de ser cierto? En eso Okdiario no entra. Porque, claro, no puede. Por eso tiene que acudir a las supuestas motivaciones, que, sean ciertas o no, son completamente irrelevantes, porque lo importane aquí es la información en sí, no la motiviación de esa información. Algo que sabe de sobra Okdiario, medio que ha dado en exclusiva (acertadamente, añado) determinadas noticias que le han sido reveladas por unas más que oscuras motivaciones. Motivaciones de las que no estaría exento Okdiario, a quien se le ha acusado de dar esas informaciones para derribar al Gobierno. ¿Son ciertas esas motivaciones? Puede ser. Pero eso no quita ni un ápice de valor a las informaciones de Okdario. Pues exactamente lo mismo es aplicable a las noticias que El País da sobre el tema que nos ocupa. A menos, claro, que Okdiaro decida utilizar la ley del embudo. Algo que en este asunto hace. Y muy bien, por cierto.

El País no es precisamente mi medio informativo preferido (son, por este orden, para los curiosos, El Mundo, El Independiente y Vozpópuli), como he dejado claro en multitud de ocasiones en este blog a través de mis críticas. Pero en esta ocasión tiene toda la razón y está haciendo un gran trabajo destapando el escándalo de la protección a los pederastas dentro de la Iglesia Católica en general y en España en particular. Algo que, hablando de motivaciones, parece que molesta (y mucho) a Okdiario. Por eso respira por la herida y ataca a El País con ese argumento carente de fuerza. Porque, ante la imposibilidad de negar la información, hay que matar al mensajero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario