viernes, 28 de septiembre de 2018

Cuando una mujer se pone en una situación de riesgo y le cuesta la vida

Lo he dicho mil veces y lo volveré a decir otras mil.

En primer lugar, el responsable del asesinato es el asesino, que debería pasarse toda su miserable vida entre rejas. Este tipo de asesinatos deberían ser castigados con la "prision permanente revisable" y revisarla para dejarle en la cárcel hasta que muera en ella. Y esto es lo que deberían exigir las organizaciones que dicen defender a las mujeres maltratadas.

En segundo lugar, completamente de acuerdo con la Consejera de Igualdad y Políticas Sociales de la Junta de Andalucía cuando dice:

"Debemos reflexionar en torno a ello, para que cada profesional y cada persona actúe. Las herramientas están, pero hay que saber aplicarlas".

Sí, empezando por las mismas mujeres maltratadas. ¿Por qué digo esto? Porque al principio del artículo se puede leer esta frase que pone los pelos de punta:

"La víctima, de 44 años, había denunciado a este hombre, también en la cuarentena, por presuntas amenazas y coacciones y un juzgado había dictado una orden de alejamiento de ella, aunque esa medida cautelar, del pasado 15 de julio, supuestamente se había quebrantado porque ambos habían vuelto a convivir, según fuentes judiciales."

O sea, que la mujer, tras sufrir malos tratos de este sujeto y pedir y conseguir una orden de alejamiento... decide regresar a convivir con él... y la mata. Me quedo sin palabras ante tanta insensatez. ¿En qué cabeza cabe que una mujer va a regresar a convivir con su maltratador? Como dice la consejara, "las herramientas están, pero hay que saber aplicarlas", empezando porque una vez que hay un maltrato y una denuncia esa mujer jamás debe regresar a convivir con ese sujeto. Lo contrario es simplemente jugar a la ruleta rusa.

Y, repito, el único culpable del asesinato es el asesino, que debería ser condenado a cadena perpetua. Un asesinato que probablemente se podría haber evitado si la víctima hubiera obrado con cordura y se hubiera mantenido alejada lo más posible de este miserable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario