lunes, 24 de septiembre de 2018

Declaración (real y con todas las consecuencias) de independencia de la República de Cataluña y estado de excepción



Pone los pelos de punta el artículo Otro golpe de estado en ciernes, de Miquel Giménez en Vozpópuli. Quiero creer que exagera. Que exagera mucho. Pero podría ser que no.

Los secesionistas catalanes (liderados, un punto importantísimo, por el President de la Generalitat) son conscientes de que nunca llegarán a la independencia por la vía de la payasada que hizo Puigdemont de declararar la República de Cataluña y salir por piernas de la misma. Mi buen amigo Miguel Angel Velarde lo resumió a la perfección en una frase de la que hice un cuadrito y la publiqué por aquí (y que es la que acompaña al presente texto). Vamos, que si de verdad van a querer la independencia se van a tener que enfrentar con todas (repito, con todas) al Estado Español. Con todo lo que ello implica (valga la redundancia).

En esas condiciones no sería descartable el escenario que nos narra Miquel Giménez. Más aún cuando el independentismo catalán es totalmente consciente de que actualmente en La Moncloa habita el Presidente de Gobierno más débil numéricamente de la democracia (y también de principios y posiblemente de iniciativa -aunque lo último está por demostrarse-)

¿Y que haría el Estado Español en ese caso? O, mejor, dicho, ¿qué haría Pedro Sánchez? Solo tendría dos opciones. La primera, cambiar automáticamente de socios parlamentarios y, apoyandose en el PP y Ciudadanos, decretar el estado de excepción en Cataluña al precio que fuese (que sería, sin duda, muy alto -políticamente, a nivel exterior y, lo peor de todo, en vidas humanas-). La segunda, negociar desde una posición de hechos consumados de secesión, lo que implicaría en la práctica que los independentistas catalanes se saldrían con la suya y España quedaría rota y la mitad de los catalanes bajo opresión.

¿Qué decisión tomaría Pedro Sánchez? Sinceramente, no lo sé. Y, más sinceramente aún, espero que no se dé la ocasión de saberlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario