miércoles, 30 de enero de 2008

España necesita democracia

En primer lugar quiero agradecer a Jesús Nava la inclusión de mi blog dentro de la ALCD, lo que considero un privilegio. Quiero empezar diciendo que nunca he militado ni tengo intención de militar en ningún partido político. Los considero necesarios para el buen orden democrático, pero igualmente necesario considero para mi buen orden personal estar fuera de ellos, para poder mantener mi independencia de pensamiento y expresión sin cortapisa de ningún tipo. Digo lo anterior porque mi participación dentro de la ALCD es porque la considero un movimiento ciudadano, y no un movimiento político; si alguna vez siguiera la senda de lo segundo, le desearía lo mejor, para desde ese momento seguiríamos caminos diferentes.

Aclarado lo anterior, quiero dejar claro porque estoy aquí. Creo en la democracia, porque pienso que es, con diferencia, el menos malo de todos los sistemas de gobierno. Y a la vez considero que en España esa democracia no existe, o, si existe, está tan dañada que es casi irreconocible.

Lo que estamos viviendo actualmente en España es realmente una partidocracia, es decir, un gobierno de los partidos políticos. Al ciudadano se le permite votar a esos partidos de cuando en cuando, pero posteriormente a esas votaciones son los partidos los que hacen y deshacen a su antojo. Un claro ejemplo de lo anterior lo tenemos en los gobiernos autonómicos, la mayoría de ellos de reciente elección. Una vez que los ciudadanos votaron, en las comunidades donde ningún partido consiguió la mayoría absoluta lo que hemos visto ha sido un lametanble ejercicio de poder puro y duro por parte de los partidos políticos, en función del cual el gobierno ha sido otorgado no en base a la elección ciudadana, sino en base a acuerdos entre partidos, hechos a espaldas de la ciudadanía y por intereses oscuros e inconfesables.

España, por lo tanto, necesita ir hacia un sistema en el cual los gobernantes sean elegidos por los ciudadanos, y donde los partidos políticos sean un mero instrumento para ello, pero ni mucho menos el principal, ya que ese protagonismo lo deben ejercer los votantes y nadie más. Por ello propongo, como vengo haciendo desde mi blog desde hace tiempo, un sistema en el cual cada partido proponga un candidato (y tal vez un sustituto, para caso de dimisión o muerte del mismo) al puesto que se esté eligiendo (alcalde, presidente autonómico o presidente de gobierno) y se vote al candidato y no al partido. En el caso de que ningún candidato obtenga más de la mitad de los votos emitidos, se deberá ir a una segunda vuelta entre los dos más votados, en la cual ganará el que más votos obtenga.

Sencillo; casi simple. Y democrático. Los ciudadanos eligiendo a quien desean que les gobierne. Y los partidos en un segundo plano. Esa es la democracia que España necesita. Y que desaparezca de una vez y para siempre la partidocracia que ahora padece.


Publicado originalmente para la Asociación Libre de Ciudadanos por la Democracia. Su nuevo blog está aquí.

7 comentarios:

  1. Me recuerdas a los comunistas que siempre dicen, "no, la URSS no era comunista, el comunismo es una idea muy buena, solo que fue pervertida (por los hombres, por Stalin, por las potencias "capitalistas" extranjeras...)"

    Tú afirmas que, en España estamos tan mal, no a causa del sistema democratico, si no porque esa idea democratica esta pervertida por los partidos. Luego criticar el sistema no es criticar a la democracia (realmente existente), si no criticar otra cosa: la partitocracia.

    Del mismo modo que un comunista sostiene que la URSS no era comunista, si no stalinista, los democratas afirmais que la democracia no es democracia, si no partitocracia.

    Yo antes tambien pensaba así, que ilusos ambos.

    ResponderEliminar
  2. Hola José.

    Sabes que estámos de acuerdo en que este sistema, si nos atenemos al significado auténtico en función de su origen etimológico, en España no hay democracia, es decir, el pueblo no gobierna.

    No es gobernar depositar una papeleta en una caja de cristal cada cuatro años, en cuyo trozito de papel no se ha podido realizar más que escoger entre unas opciones filtradas en función de los intereses políticos y económicos de las cupulas de los partidos.

    Si no existireran ejemplos de como se puede realizar de otra forma, si no fuera posible mejorar, estariamos hablando de utopías. Pero no es así, solo tenemos que irnos a Chile, Suiza, Canada, Nueva Zelanda, EUA, etc, para comprender varias cosas:

    - No existe una sola forma de entender la democracia, y cada pueblo puede tener la suya, sin perder su identidad.

    - Todo sistema es mejorable. Lo malo, es que exista gente que no quiera hacerlo, y lo peor es que no deje hacerlo a los demás.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Tio que la democracia esta mal es por que no govierna quin tu quieres, a como que si aznar hubiese ganado estarias hablando maravillas de la democracia española.

    ResponderEliminar
  4. Jose (el de arriba justito):

    ¿hablas por ti?

    ResponderEliminar
  5. Recuerdo este artículo, o uno muy parecido que publicaste cuando te adheriste a la asociación. Sigo estando completamente de acuerdo contigo y, enlazando con el debate que plantea Lino sobre las formas, desde luego coincido con él en que la democracia debe ser robusta en sus principios y flexible en su organización, o de lo contrario se haría insensible a las necesidades de la gente en cada momento.

    En cualquier caso, creo que lo que le hace falta a España, antes que nada, son demócratas.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Si lo de Aznar va por mi, te equivocas.

    ResponderEliminar
  7. A mí particularmente me parece aberrante que esa elección que hacen los ciudadanos cada cuatro años se vea luego supeditada al chantaje y los caprichos de grupos minoritarios como los nacionalistas y nacional socialistas de ciertas comunidades. Lo de Galicia y el BNG (abiertamente prohitleriano) por ejemplo, es una evidente muestra de cómo la mayoría que votó al PP, tiene que estar bajo las órdenes de un grupo de antidemócratas deleznables.

    ResponderEliminar