viernes, 6 de febrero de 2015

El piloto jordano quemado vivo, Jordania, nosotros y la cadena perpetua (una reflexión)

El otro día, bajo el impacto primero de la noticia y luego de las imagines, la verdad es que no tenía ni las ganas ni la mente para reflexionar sobre el hecho de que el Estado Islmámico quemara vivo al piloto jordano que tenía en sus manos. Voy a intentar hacerlo ahora.

En primer lugar quiero señalar que, por supuesto, el asesinato en sí y la forma de llevarlo a cabo de esta gentuza al piloto jordano es totalmente condenable e injustificable. Pero, siendo ello así, es aún más condenable e injustificable los asesinatos que han cometido cortandoles la cabeza a los rehenes civiles que habían secuestrado. Y es que el piloto jordano era un militar que libremente decidió entrar en una ejército, ejército que, como todos, está para participar en guerras, en la que se mata y se muere. Pero los civiles no habían tomado esa decision de participar en guerras para matar o morir, sino que simplemente eran periodistas u hombre de negocios. Por lo tanto estos hecho son aún mas condenables que el asesinato del militar jordano. Y hago esta puntualización simplemente para decir que no podemos olvidar los asesinatos de civiles por el hecho de que en el ultimo asesinato la forma de la muerte haya sido más brutal si cabe.

En segundo lugar hay que mencionar la respuesta del gobierno jordano al asesinato de su piloto. Impecable. Si en una guerra se mata o se muere, a los asesinos que Jordania tenía en sus manos, después de ser juzgados, les tocó morir.

En tercer lugar hay que hablar de nosotros, los españoles. ¿Cuál sería la respuesta si un militar español, o peor aún, un civil español fuera el asesinado? ¿Cuaál sería la reacción del Gobierno? ¿Y la de los ciudanos en general? Me hago estas preguntas porque eso es algo que desgraciadamente puede ocurrir el cualquier momento. Y, visto lo que paso con el 11-M, la verdad es que me da miedo imaginarme la respuesta, que con toda probabilidad sería ceder al chantaje de los asesinos.

Por otra parte, me vino a la mente el asunto de la cadena perpetua en España, tan denostado desde la izquierda. Me gustaría preguntarles a estas gentes que es lo que habría que hacer con elementos como los que han planeado y ejecutado esta barbaridad, así como las barbaridades precedentes. ¿Hay que condenarles a 40 años? ¿A 30, a 20? ¿Puede correr la sociedad el riesgo de que vuelvan a cometer la mismas salvajadas? ¿Acaso una persona que ha llevado a cabo atrocidades como las que tratamos no queda marcado de por vida, corriendo el riesgo de que en cualquier momento pueda volver a las andadas, ya que para él no significan nada? ¿No es acaso disuasorio que esta gente sepa que si hace algo así y los agarran no volverán jamás a pasear por la calle? Son preguntas más que evidentes. Aunque claro, tal vez nos dirían que no se puede legislar "en caliente".

Finalmente decir que hay que hacer todo lo posible para acabar con este Estado Islámico lo antes posible. Sin contemplaciones de ningún tipo.

3 comentarios:

  1. Los que dicen que no hay que legislar "en caliente" son los mismos que intentan aprovecharse en caliente de cualquiier titroteo en EEUU para desarmar a los ciudadanos.

    Y para volver al tema principal el que suelta a un asesino es responsable de sus crimenes ulteriores. Y deberia pagar por ellos. El buenismo rousseausita que cuesta vidas a los demas no deberia salir gratis.

    ResponderEliminar
  2. En España si violan a la vecina es un incidente lamentable pero si violan a la mujer o hija de uno es un crimen imperdonable. Asi nos va. Nustro heroe nacional es el Torrente.

    ResponderEliminar
  3. El problema, respecto a España, es que falta una sociedad civil que verdaderamente reclame un endurecimiento de las penas. Por desgracia hay un pasotismo que deja las cosas en manos de la clase política, y por eso las cosas están como están.

    ResponderEliminar