domingo, 18 de febrero de 2018

Buscando los focos del escenario con fuegos de artificio


En la imagen de la cuenta en Twitter sobre estas líneas se puede ver cuanto es lo que cree la "portavoza" de Podemos en el término. Y es que Irene Montero, que podrá ser arribista por cualquier medio (no lo sé), desde luego tonta no es. Lo que pretendía (y consiguió por unos días) fue lo que Podemos hizo en la legislatura pasada, conseguir salir en la prensa a base de puros gestos teatrales (que si el bebé de Bescansa en el Congreso, que si el beso de Iglesias a Domenech, etc.) de cara a la galería (nunca mejor dicho) que intentan ocultar la carencia completa, total y absoluta (valga la redundancia para resaltar la nadería) de un proyecto político que defender de forma coherente a través de medidas en el Parlamento.

Es lo que tiene no tener nada que ofrecer al votante, que hay que montar vacíos números circenses, incluso con ridículas patadas al diccionario, para poder conseguir cinco minutos de telediario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario