martes, 9 de octubre de 2018

Y van tres (¿más uno?) periodistas asesinados por publicar la verdad

La última ha sido Viktoria Marinova, en Bulgaria. Antes fueron Daphne Caruana en Malta y Jan Kuciak en Eslovaquia. A los que es posible que haya que añadir a Jamal Khashoggi, peridista saudí crítico con las autoridades de su país, afincado en Estados Unidos, y que entró en el Consulado de Arabia Saudí en Estambul y ya no salió.

Corren malos tiempos para la verdad. Y para los que deciden descubrirla. En cualquier parte del mundo. También en Europa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario