jueves, 3 de agosto de 2006

Dayansu, ésta es tu casa

Aunque no he podido escribir, por falta de tiempo, desde el día 25 del pasado mes, no por ello he estado despreocupado del blog. La verdad es que creo que estos días pasados han sido una de las etapas más positivas para este blog. Lo digo porque he cruzado algunos emails con Dayansu, de quien tengo el privilegio de anunciar que desde ahora será escritora de este blog.

No la conozco desde hace mucho tiempo, pero los emails que he leído de ella me hacen estar convencido de que los aportes que hará a este pequeño rincón de la blogosfera serán de alta calidad. Los lectores de esta página podrán disfrutar (podremos, porque yo también lo voy a hacer) de un punto de vista inteligente, informado, israelí y femenino. Vamos, todo un lujo.

Dayansu, desde este texto de presentación quiero decirte que me siento superprivilegiado de que estés aquí, en este blog. Y quiero que desde ya, estimada Dayansu, te sientas aquí en tu casa. Escribe de lo que quieras, cuando quieras y cuanto quieras. Aquí está, desde este mismo momento, tu rincón de la libertad en el mundo de los blogs.

Y a los lectores, pasen y lean. Valdrá la pena.

3 comentarios:

  1. Muchísimas gracias José por tu bienvenida, me siento honrada y privilegiada con la oportunidad que me has dado para poder expresarles un poco del sentir israelí y altamente agradecida por el apoyo que en éste blog se percibe hacia Israel.

    Saludos y hasta pronto!!

    ResponderEliminar
  2. Estimada Dayan, quien se siente honrado y privilegiado soy yo, por poder contar en este pequeño blog con alguien tan especial como tú.

    Lo dicho, es tu casa. Espero y deseo que te sientas totalmente cómoda y libre.

    Un saludo muy cordial.

    ResponderEliminar
  3. Hola Dayan:

    Bienvenida a este rinconcito repleto de libertad, y lo digo con conocimiento de causa.

    Desde el primer momento en que José me invitó a participar en su blog, siempre me he sentido como en mi 'casa', y es algo que no podré olvidar.

    Mis felicitaciones, Dayan.

    Todo mi agradecimiento, José.

    ResponderEliminar