sábado, 7 de octubre de 2006

Me decepcionó completamente Garzón

Sinceramente, esperaba más de Baltasar Garzón. He de reconocer, visto en perspectiva, que mis esperanzas sobre el juez en cuestión estaban basadas completamente sobre falsas premisas. Y es que, iluso de mí, hasta hace pocos días yo pensé que Garzón había perseguido los crímenes de los GAL por un afán de justicia, cuando en realidad esa justicia estaba basada en una venganza personal contra aquel a quien había seguido en la lista por Madrid en las elecciones generales, y que posteriormente le negó el ministerio que Garzón pensaba que se merecía. Fue entonces, y solo entonces, cuando Baltasar Garzón decidió investigar las profundidades de los GAL.

Pero, ¿acaso alguien como él no se imaginaba la verdad de los GAL? Entonces, ¿por qué aceptó ir como "número dos" por Madrid, avalando con su presencia una candidatura tan sucia como la del PSOE de aquellos tiempos? Son preguntas que no me hice entonces, pero me las hago ahora que ya estoy de vuelta de muchas más cosas. ¿En qué oscuros pactos entró Baltasar Garzón con Felipe González que, ante el incumplimiento por parte del segundo, produjo que el primero tomara acción por motivos de venganza? Parte de la respuesta es la del Ministerio, pero ¿hay más?

Me hago esas preguntas porque este hombre, Baltasar Garzón, tiene que tener muy poderosas y probablemente inconfesables razones para haber actuado de una forma tan sumamente injusta y, además, chapucera contra las peritos que están poniendo sobre la mesa falsedades sobre los atentados terroristas del 11-M semejantes a aquellas que más tarde se convertirían en el escándalo de los GAL.

En cualquier caso, y ya despojado cada día más de mi pasado idealismo, la verdad es que Garzón me ha decepcionado totalmente. ¿Existe la Justicia? ¿O no es todo nada más que la aplicación teatral de intereses creados e inconfesables?

2 comentarios:

  1. No es mala cosa caerse del guindo; se ven las cosas con otra perspectiva. A ese juez ya sólo le falta salir en una película de Almodóvar: dadle tiempo.

    ResponderEliminar
  2. El señor Garzón tiene la peculiaridad de que cuando dice lo que una parte quiere, es el juez mas valiente de España y cuando dice lo que no quiere esa misma parte, es un “vendido” (en este caso lo dicen tanto desde posiciones del PSOE como del PP).

    ResponderEliminar