sábado, 21 de octubre de 2006

Qué asco de gobierno y de justicia (con minúsculas)

En España no hay ni Gobierno ni Justicia, hay gobiernillo y justicilla. Como sería la cosa con el asunto de los papeles de los peritos sobre el 11-M que a los dirigentes de España no les importó utilizar a un juez que tenía cierta credibilidad, Baltasar Garzón, para intentar parar el tema. No lo consiguió porque la maniobra era demasiado evidente, demasiado burda. Pero esta gente no para en nada. Ahora lo que intentan, por medio del abogado del Estado, es anular todas las actuaciones de la juez Gema Gallego.

¿De qué estamos hablando? Lisa y llanamente de que el Gobierno lo que está haciendo, una vez más, es intentar interferir en la labor de la Justicia, ya que ve que las decisiones de la misma le pueden perjudicar (y mucho). Que asco de ver una pequeña justicia completamente dependiente de un pequeño gobierno. Aunque tengo confianza en que, a pesar de todo, haya destellos en la oscuridad que nos permitan, más tarde o más temprano, saber la verdad sobre el 11-M.

1 comentario:

  1. Como todos los gobiernos de la historia de este país. ¿Cómo se puede ser tan sectario y afrimar que únicamente el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero ha interferido en la separación de poderes? ¿O es que no os acordais del para-fascista de Fungairiño y las constantes intromisiones del gobierno Aznar en el poder judicial? Es bochornoso la ceguera de unos y otros, de peperos y socialista.

    ResponderEliminar