jueves, 17 de septiembre de 2015

El estruendoso silencio de la Iglesia Católica sobre la ley del aborto de Rajoy


Aún recuerdo la única manifestación a la que he asistido en mi vida. Fue contra la ley del aborto de Felipe González, allá por 1985. Creo recordar que estaba convocada por una organización provida cercana a la Iglesia Católica. Iglesia Católica que recuerdo perfectamente que montó una movilización total a todos los niveles contra dicha ley (y con toda la razón y con todo mi apoyo). Pero la ley se aprobó, como todos sabemos. Y el tiempo pasó y llego un tal Aznar a La Moncloa. Y entonces la Iglesia Católica calló ante la dejación de ese tal Aznar de modificar la ley del aborto de Felipe González, cosa que pudo hacer perfectamente en su segunda legislatura, en la que contó con mayoría absoluta. Pero no lo hizo, y la Iglesia Católica calló.

El tiempo pasó y un ser sediento de leyes ideológicas llegó a La Moncloa, Zapatero. Y entre esas leyes sacó la barbaridad de una ley de plazos para abortar. Y nuevamente la Iglesia Católica hizo una movilización a todos los niveles que pudo contra dicha ley (y de nuevo con toda la razón). Pero no sirvió de nada y Zapatero sacó adelante la canallesca ley. Canallesca ley que desde hace unos días, en el que el Senado ha ratificado el mero retoque a dicha ley que hace un par de meses aprobó el Congreso, ya no es la ley del aborto de Zapatero, sino la ley del aborto de Rajoy. Y no veo la movilización a todos los niveles de la Iglesia Católica contra dicha ley del aborto de Rajoy (que cuenta, recordemos, con mayoría absoluta, y que prometió en su programa un ley para proteger la vida del no nacido, no una ley como ésta, para matarle).

Y el silencio de la Iglesia Católica se convierte es estruendoso, en ensordecedor. Porque no solamente jugaron con la vida de los no nacídos Felipe González y Zapatero (por activa), y Aznar y Rajoy (por cobardía, que tal vez sea peor). También juega con la vida de los no nacidos con la misma cobardía la Iglesia Católica, que con su silencio cómplice otorgó y otorga que la derecha permita que el asesinato de no nacidos se afiance de forma casi irreversible en España. Una Iglesia Católica que se atreve a plantar cara al PSOE, pero que se achica ante el PP porque este último partido cada vez que llega al poder la riega de beneficios económicos y sociales, directos e indirectos. Y por eso, por un plato de lentejas, es por lo que la Iglesia Católica vende la defensa de la vida de los no nacidos, a los que deja completamente abandonados con su estruendoso silencio cada vez que gobierna el PP.

4 comentarios:

  1. Creo que la iglesia no deberia de haber meterse en estas cosas, no deberian decidir si quieren o no tener un hijos, los derechos de los no nacidos, por no defienden los derechos de los niños villados por padre, por que no defienden a las personas esclavizadas por parte la iglesia por que no ayudan con tanto dinero a muchas otras personas que estan siendo vulnerables,
    http://www.medicacenterfem.com/como-abortar-legalmente.php

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los miembros de la Iglesia Católica tienen todo el derecho del mundo a expresar sus opiniones, como cualquier otra persona. Otra cosa es que a mí, personalmente, me moleste su doble vara de medir. Un saludo.

      Eliminar
  2. Que mal que la iglesia quiera seguir metiendo su cuchara en la política y derechos. Ellos nunca tendrán que tomar decisiones de este tipo pues ellos nunca se embarazaran, además deberían rectificar sus leyes pues han habido muchísimos casos de padres pederastas o padres que obligan a abortar a su conquistas, que se acabe la doble moral. http://www.comoabortar.com.mx/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como he respondido arriba, cualquier miembro de la Iglesia Católica tiene todo el derecho del mundo a expresar sus opiniones sobre cualquier tema. Lo que pasa es que esas opiniones en el tema tratado a mí me parecen una doble vara de medir. Un saludo.

      Eliminar