sábado, 10 de marzo de 2018

Llarena no es la perita en dulce que esperaban los secesionistas catalanes

Cuando era la juez Carmen Lamela, en la Audiencia Nacional, la que tenía en sus manos parte de la causa por la intentona secasionista catalana los que estaban encausados por ella clamaban porque todo el expediente pasara al juez Pablo Llarena, del Tribunal Supremo, al que consideraban que iba a ser más blando. Y lo consiguieron. Pero el juez en cuestión ha demostrado que no le tiemblan las piernas a la hora de adoptar duras medidas que no van en la línea de los deseado por los secesionistas, como es su última decisión de no permitir que Jordi Sánchez salga de la prisión para ejercer como candidato a Presidente de Cataluña en e pleno del debate de investidura que estaba convocado para el próximo lunes; y lo ha hecho además con sólidos argumentos jurídicos que apelan a que el mentado Jordi Sánchez podría utilziar el cargo de Presidente para reiterar su delito. Y es que el juez Llanera no es ni de lejos la perita en dulce que los secesionistas se imaginaban. Vamos, que los conejos y corderos se lo van a pensar mucho antes de volver a intentar otro acto parecido, en Cataluña, el País Vasco o cualquier otra parte de España.

No hay comentarios:

Publicar un comentario