viernes, 2 de marzo de 2018

RS-28 Sarmat (SS-X-30 Satan-2)

Putin ha presentado orgullosamente su nuevo misil intercontinental (en la foto) capaz de desplegar de una sola vez entre diez y quince ojivas nucleares en un territorio similar a Texas, España o Francia; ello después de haber evitado el escudo antimisiles estadounidense, para lo cual tiene también capacidad; el alcance del misil es de 17.000 kilómetros, así que, tomando en cuanta que la distancia entre Moscú y Nueva York es de 7.500 y entre Moscú y Los Angeles de 9.800, creo que está todo dicho al respecto. En plan eufórico ha añadido que no dudará en utilizarlo no solamente en caso de un ataque contra Rusia, sino también contra sus aliados.

Evidentemente Estados Unidos no se va a quedar de brazos cruzados ante la nueva amenaza rusa y sin duda va a perfeccionar su escudo antimisiles para poder interceptarlo (además de que, por supuesto, va a desarrollar un arma similar).

Estamos en medio de otra costosísima carrera armamentística, que hará que un monton de billones de dólares (si con "b" de burrada) se destinen por ambas partes a uso militar cuando se hubieran podido destinar a otros usos que beneficiarían infinitamente más a los ciudadanos. Es lo que nos ha traido la llegada del nuevo megalómano ególatra zar ruso.

2 comentarios:

  1. Estoy totalmente de acuerdo contigo. Se va a desperdiciar mucho dinero. De todas formas, no se puede ser como Olof Palme, como Zapatero o como Neville Chamberlain: Rusia es una amenaza para Occidente, y si queremos mantener nuestro modo de vida y protegernos, es necesario destinar dinero a armamento. Hasta Dinamarca y Holanda (con su tradición pacifista) han comprado aviones F-35 para prevenir.

    Por otro lado, desconozco tu opinión sobre las armas nucleares. Yo soy de los que piensan que han salvado mas vidas que las que han destruido, por su efecto disuasorio.

    Por ultimo, esta claro que Rusia vive de las armas y de sus recursos naturales. Como han pasado de tener el PIB de Italia a tener el de España, es normal que Putin quiera hacer olvidar sus problemas domésticos con cosas como esta. Me ha gustado mucho lo de la "b" de burrada.

    Un cordial saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que la culpa de la carrera armamentística que no ha hecho más que comenzar la tiene Putin, como apunto en mi última frase. Evidentemente a Estados Unidos (y a todos los países de la OTAN) no les que más remedio que protegerse del expasionista soviético (sí, soviético, no es un error). Creo que hubiera sido todo mucho más fácil con un prooccidental del tipo de Yeltsin.

      Y no, no soy pacifista ni mucho menos. Creo que la defensa armada es necesaria. De aceptarse el pacifismo zapateriano con todas sus consecuencias Marruecos ya llegaría hasta los Pirineos, por ejemplo.

      Sobre las armas nucleares, la realidad es la que es. Si Estados Unidos no hubiera sido el primero lo hubiera sido la Alemania de Hitler, con todo lo que ello hubiera implicado; lo de Hirosima y Nagasaqui hubiera quedado en nada en comparación con lo que hubiera hecho el nazi en Inglaterra y Estados Unidos, por ejemplo. Hoy tenemos la amenaza nuclear de Irán y la de Corea del Norte. Tenemos que vivir con ello.

      Y sí, Putin está haciendo todo lo que hacen los dictadores, buscar un enemigo exterior para distraer a su pueblo de los problemas internos. Lo mismo que hizo, a lo bestia, la dictadura militar argentina cuando invadió las Malvinas, por ejemplo. Vamos a ver cuanto le dura.

      Otro cordial saludo para ti y muchas gracias por tu participación.

      Eliminar