viernes, 5 de octubre de 2018

La única solución a una salida soberana de Bolivia al mar por el Oceano Pacífico

Sobre el tema de la resolución del Tribunal de La Haya sobre la demanda de Bolivia a Chile exigiéndole la obligación de negociar una salida al mar para Bolivia, que este país perdió en toda regla, escribí tres textos (uno, dos y tres). Ahora, posiblemente para terminar el asunto (al menos por el momento), daré mi opinión sobre esta cuestión.

Para empezar, creo que la histórica reivindicación de Bolivia de tener un trozo de mar propio es más teatral que otra cosa, una excusa a la que se han agarrado los gobernantes bolivianos para intentar justificar la pobreza del pueblo llano, achacándola a la falta de terreno marítimo. Y digo lo anterior por tres razones. La primera, de menor importancia, que Bolivia ya tiene esa salida al Oceano Atlántico a través del Río Paraguay desde 1937, fecha en que se acordó que podría usar dicho río; Bolivia inició la construcción de Puerto Busch (en honor al presidente boliviano que firmó el tradado) y poco más; no ha progresado prácticamente nada y es casi inoperante. La segunda, y la más importante (y, además, la razón por la que no se he preocuado en gastar inmensas cantidades de dinero en Puerto Bush), es que Bolivia ya cuenta con esa salida al mar; eso sucede a través del puerto de la ciudad chilena de Arica, el cual, en virtud del tratado de 1904, Bolivia puede usar gratuitamente para carga, descarga y almacenaje, a lo que hay que añadir que es igualmente libre y gratuito el tráfico de mercancias a través de territorio chileno entre ese puerto (o cualquier otro) y Bolivia. Y la tercera, que según los bolivianos disponen de otras nueve alternativas al puerto de Arica. Por lo tanto, si la economía boliviana está atrasada no es desde luego por no tener salida al mar sus mercancías.

Ahora bien, entiendo que Bolivia piense que "no es cuestión del huevo, sino del fuero", y que quieran que esa salida al mar sea enteramente soberana, es decir, en un puerto boliviano y por territorio de este país. Para ello solamente hay una solución. Esa se trató de llevar a cabo en negociaciones entre los dictadores Augusto Pinochet por parte de Chile y Hugo Banzer por el lado de Bolivia. La idea básicamente era que Chile le entrgaría a Boliva un corredor desde el actual territorio boliviano hasta el Oceano Pacífico en el norte de Chile, al sur de la frontera con Perú, a cambio de una porción de terreno igaul que Bolivia le daría a Chile en otra parte, como se puede ver en el mapa a continuación.


El problema es que cualquier acuerdo de cesión de terrenos de Chile a Bolivia debe ser aprobado por Perú en función del Tratado de Lima con Chile, ya que Perú mantiene reivindicaciones territoriales sobre el norte de Chile, territorio que perdió a manos chilenas en la misma guerra en la que Chile le arrebató a Bolivia su acceso al mar, la Guerra del Pacífico. Para entender ello debemos mirar al siguiente mapa.


En el mismo se puede ver la línea negra que marca la actual frontera chilena con Bolivia y Perú, en color anaranjado el territorio perdido por Perú ante Chile y en color amarillo el perdido por Bolivia igualmente ante Chile. Perú sigue reclamando el norte de Chile (evidentemente sin ninguna posibilidad de obtenerlo), por lo que vetó ese corredor, ya que ello sería dar por perdido todo el terreno, al no tener ya frontera con Chile. Por lo tanto la alternativa sería que Chile le entregara a Bolivia un corredor por el territorio que Bolivia perdió; sobre lo anterior las autoridades de Chile han dicho siempre que ni lo van a hablar, porque sería partir a Chile en dos, algo a lo que, lógicamente, se niegan en redondo.

Una variante de lo anterior sería que Chile cediese un enclave a Bolivia, algo que Bachelet y Morales estudiaron, pero que no terminó en nada. El problema es que sería eso, un enclave, sin conexión soberana con Bolivia.

A mi modo de ver la única solución real si Bolivia quiere una salida soberana al mar sería el corredor al sur de la actual frontera con Perú, con salida al mar donde Bolivia pudiera construir su propio puerto. Para ello sería necesario entablar negociaciones a tres bandas entre Chile, Bolivia y Perú con ánimo de los tres de llegar a un acuerdo final. Algo que hoy está muy lejos de suceder.

No hay comentarios:

Publicar un comentario