martes, 27 de diciembre de 2005

EEUU, Chávez y la dependencia del petróleo

Hace ya tiempo, en un texto sobre Estados Unidos y Arabia Saudí, escribí que Estados Unidos debería ir explorando... fuentes de energía que no le hagan tan dependiente del petróleo extranjero.

Pues bien, he aquí que dando vueltas por el ciberespacio, me encuentro con un artículo que me pareció muy interesante, y que lleva por título el mismo que este texto.

Desde una perspectiva diferente a la mía, y con unos conocimientos económicos de los que por supuesto yo carezco, el escritor llega a esta conclusión:

Es verdad que no hay fuente de energía más barata que un barril de petróleo situado por debajo de los treinta dólares, pero esa cuenta es demasiado sencilla para ser cierta. ¿Cuánto cuesta el respaldo político y militar a Arabia Saudita y a los Emiratos? Si en 1990 Estados Unidos hubiera cumplido su compromiso de ser autosuficiente en materia de energía, y el petróleo, por lo tanto, hubiera sido un mineral menos deseado, ¿hubiera lanzado Saddam Hussein sus tropas sobre Kuwait? ¿Cuánto han costado las recesiones provocadas por el alza del petróleo en los setenta, ochenta y noventa? ¿Cuánto costará la próxima recesión si el barril llega a $94? Billones, tal vez trillones de dólares se evaporan incesantemente como resultado de contrastar de una manera simplista el valor industrial promedio del barril de petróleo frente a la energía fotovoltaica, eólica, atómica o al resto de las opciones disponibles, sin introducir en la ecuación el inmenso costo oculto de la dependencia petrolera y de las crisis periódicas que ésta provoca.

¿Será la crisis con Venezuela el punto de partida de una actitud más seria y madura por parte de Estados Unidos en materia energética? Si así fuera, se habría producido el milagro de que Hugo Chávez, finalmente, habría servido para algo constructivo. Una consecuencia, por cierto, asombrosa.


Así es. No puedo estar más de acuerdo. Va siendo hora de que los países occidentales en general y Estados Unidos muy en particular se tomen totalmente en serio invertir en energías alternativas que, aunque sea poco a poco, les vayan haciendo cada vez menos dependientes del petróleo.

1 comentario:

  1. Me llamo Micerinos y quisiera invitar a todos los lectores de este artículo a visitar mi blog "To be a friend".
    En mi opinión, la temática de mi blog es similar a la de éste. No obstante, para comprobarlo (y darme o no la razón) visitad la siguiente dirección:

    http://tobeafriend.bitacoras.com/

    Muchas gracias

    ResponderEliminar