martes, 17 de julio de 2007

Sorpresa: "Islámicos, pacíficos y liberales"

Leo en el blog Lady Godiva el artículo El fracaso del liberalismo es obvio y me quedo del otro lado. Sobre todo por esta expresión del conferencista del que se habla:

No todos los islamistas son yihadistas, en algunos países islámicos los impuestos son mucho menores que los nuestros y no se puede decir que no sean liberales. No es una amenaza El Islam, sino los radicales islámicos.

Primero, el islam no es una amenaza. Pues mira, no lo parece. Porque a más islámicos en cualquier país medianamente decente (es decir, occidental), más problemas sociales y de orden público, incluido el terrorismo.

Segundo, algunos países islámicos... no se puede decir que no sean liberales. ¿Ah, no? ¿Y podrían decirnos cuáles son esos maravillosos países islámicos liberales?

15 comentarios:

  1. Aqui hay al menos dos problemas graves.

    Quienes niegan legitmidad al estado como tal y tienden a condenar todas las iniciativas gubernamentales contra el terrorismo islámico, tenderán a entender este como un mero "casus belli" que sirve para ocultar el aumento del tamaño del estado, en perjuico de la "libertad".

    Pero hay un problema suplementario en los planteamientos de esta bitácora (El rincón de la libertad). Si el único fundamento válido para el liberalismo es el "cristianismo", según se desprende de una entrada anterior, entonces es coherente esperar que se proyecten las mayores suspicacias sobre las posibilidades de ampliar la libertad fuera del "área de influencia cristiana".

    Sin embargo, ni los sistemas liberales tienen un "alma" exclusivamente cristiana, salvo que se tache de inmoral el secularismo. Ni los sistemas liberales prosperan únicamente en un ambiente religioso cristiano, como auguraba Weber. De otro modo, el "liberalismo asiático" sería un ente de la imaginación.

    De modo que ambas cosas, desde mi punto de vista, son compatibles. Es posible una cierta "liberalización" del Islam -aunque aún muy minoritaria-, como no se cansa de argumentar Daniel Pipes, que no es ningún ancap, y también es posible enfrentar el terrorismo específicamente islamista a través de programas gubernamentales.

    ResponderEliminar
  2. Una cierta colusión entre anarquistas e islam no es del todo descabellada, porque el islam es una religión que tiende a debilitar el poder político independiente, precisamente por su naturaleza intrínsecamente política (la del islam). Y, en cuanto a los impuestos, el islam prohíbe gravar a los fieles más allá del deber de limosna, y aunque los gobernantes se valían de todo tipo de subterfugios, y de los ingresos extraídos de la dhimma, la insuficiencia recaudatoria era un problema endémico. En este proceso está el origen de gran parte de la inestabilidad de los Estados islámicos, como el de Córdoba: a más gravamen sobre los fieles, estos recurrían a la agitación religiosa y a la persecuciónde los dhimmis; si estos huían o se convertían, la recaudación descendía aún más, etc,etc. Todo esto lo ha estudiado muy bien Pipes en, por ejemplo, "In the path of God".

    ResponderEliminar
  3. Es que si los ancaps reconocieran que existe un peligro serio con el Islam y, por tanto, un enfrentamiento entre civilizaciones, toda su ideología se vendría abajo. Los ancaps niegan la realidad. Luchan contra los sentimientos reales causados por circunstancias reales. Edifican mundos imaginarios de lo que habría de ser, lo que tendría que ser y lo que pudiera haber sido. Los cambios reales empiezan por la percepción real y la aceptación de lo que es. Entonces es posible una acción realista. Pero ellos prefieren negar que estamos ante un desafío real ya que aceptarlo pondría en cuestión sus premisas y, en consecuencia, su utopía se iría por el desagüe.

    No creo que exista una alianza entre Islam y anarcocapitalismo, aunque todos conocemos la actuación de Rothbard durante la guerra fría y como se alió con los comunistas, con brindis de champán incluido tras la caída de Saigón.

    ResponderEliminar
  4. Es que si los ancaps reconocieran que existe un peligro serio con el Islam y, por tanto, un enfrentamiento entre civilizaciones, toda su ideología se vendría abajo

    Pues yo lo reconozco y se lo he dicho a muchos ancaps y no veo cómo mi ideología se viene abajo.

    Eaco

    ResponderEliminar
  5. En la página de Iracundo está ya todo respondido, ver artículos en los archivos sobre defensa nacional.

    ResponderEliminar
  6. Primero, el islam no es una amenaza. Pues mira, no lo parece. Porque a más islámicos en cualquier país medianamente decente (es decir, occidental), más problemas sociales y de orden público, incluido el terrorismo.

    José, lo que es una amenaza no es el islam en sí o todos los que lo practican, sino una determinada interpretación del islam y los terroristas que se valen de ella (y en todo caso los que, sin ser terroristas ellos mismos, defienden sus atrocidades).

    Es importante evitar las generalizaciones y no meterlos a todos en el mismo saco. Si nosotros no hacemos esta distinción, considerando a TODO el Islam nuestro enemigo, es probable que ellos acaben por no considerarse “distintos” entre sí, y asimilen la condición de enemigo que les atribuyes. Si tratas a alguien como un enemigo no es de extrañar que acabe considerándote como tal aunque al principio no tuviera nada contra ti. Bajo mi punto de vista, este conflicto Islam-Occidente es mucho mayor de lo que debería ser precisamente por las reacciones infantiles, irracionales, histéricas y humanas (en el sentido más bajo de la palabra) que se han dado en ambos lados. Da igual quien empiece para que este proceso retroalimentativo tenga lugar, al final se consideran mutuamente enemigos personas que no tendrían por que serlo y que en cualquier otro contexto interactuarían con normalidad.

    Bottom line: el islamismo radical es un peligro, pero también lo es reaccionar desmedidamente e irracionalmente ante este peligro. Hay que combatir a los terroristas con mano de hierro, pero sin caer en la generalización, dinstinguiendo siempre entre musulmanes pacíficos y musulmanes violentos, y haciendo un extraordinario ejercicio de empatía a la hora de analizar y enjuiciar sus sentimientos, para no caer en sus mismos errores e identificar y detener ese proceso de retroalimentación del odio. Ya sé que este llamamiento a la comprensión y al sosiego choca con nuestro pequeño “Rambo” que tenemos dentro, que no sabe lo que es un guante de seda, que no está para matices ni para chorradas. Supongo que es por eso por lo que hay tanta poca comprensión y sosiego: el yo más guerrero e impetuoso suele imponerse.

    Segundo, algunos países islámicos... no se puede decir que no sean liberales. ¿Ah, no? ¿Y podrían decirnos cuáles son esos maravillosos países islámicos liberales?

    Esta frase es una hipérbole por parte de Huerta. Me imagino que su mensaje es que el mundo árabe es más heterogéneo de lo que dan a entender algunos, y que si bien hay regímenes totalitarios como el de Irán también hay países socialmente más abiertos y económicamente bastante libres como los Emiratos Arabes, Bahrain o Kuwait. Como decía antes, es importante matizar y no meter a todos en el mismo saco. A mí siempre me ha parecido de un simplismo increíble la idea, promovida por doquier, de que Oriente Medio es una región homegeneámente totalitaria y subdesarrollada. No es lo mismo Arabia Saudita que Marruecos, y no es lo mismo Marruecos que Dubai. Hay varios países árabes, básicamente en la zona del golfo (supongo que Huerta se refería a estos), que están relativamente occidentalizados en materia de derechos civiles (libertad de expresión, libertad de asociación, libertad religiosa etc., con más restricciones que en Occidente pero bastante extendidas) y que tienen tasas de impuestos realmente bajas (mucho más bajas que la mayoría de países occidentales). Son países muy prósperos, con economías crecientemente diversificadas, con modernos rascacielos y todos los gadgets tecnológicos que tenemos en Occidente, y algunos con una población de lo más multicultural (en Dubai el 70-80% de la población es de fuera, con la amalgama de religiones, estilos de vida etc. que ello implica).

    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. Los países de la zona del golfo ¿occidentalizados? En todos los indicadores Arabia Saudita figura en último lugar en cuanto a libertades civiles y políticas. Y sobre Dubai, se nota que no viste el programa de Duti Free en el que Sardá viaja a esa zona y acaba yéndose asqueado. No confundas los rascacielos y la opulencia con la libertad, porque no tienen nada que ver. Allí lo único que hay son petrodólares.

    ResponderEliminar
  8. No hablo en nombre de los ancaps ni de las mujeres ni de ningún grupo, sino en mi propio nombre. Lo especifico porque no me gusta que a partir de mi blog o de mis palabras se generalice. En especial porque si soy estúpida y digo tonterías se lo váis a acahacar a los ancaps como "sub-especie" y si soy un genio y suelto perlas por mi boca el grupo se apropia de mi mérito ;)
    (es sarcástico, por destensar...).
    Huerta, como ya he dicho bajaba las escaleras velozmente y quedamos en seguir hablando del tema. Así que las palabras de Huerta quedan "en suspenso". Yo estoy con Albert (empieza a ser una costumbre...).
    Pero además quería decir una cosa. Tal vez haya ancaps que elucubren acerca del futuro y se monten la película, pero no es mi caso.He dicho en varios sitios que, desde mi punto de vista, no hay bolas de cristal, y por más que sea un ejercicio intelectual saludable o nocivo... el futuro no está escrito, ni para unos ni para otros.
    Respecto al Islam como amenaza, también suena a irrealidad, a fantasía tipo "contubernio judeo-masónico", amenazas de ese tipo... como cuando Alfonso Guerra decía "que vienen loh zeñoritoh a quitaroh lah tieraaaah..." (yo he oído eso)... Y quien ha nombrado a Al-Andalus es un tipo, cabecilla de un grupo terrorista... como ETA, que también ha dicho que su objetivo es apropiarse parte del teritorio francés y Francia no ha declarado la guerra a la Comunidad del Pais Vasco o al Estado español ¿no? Si no se es escrupuloso con esas cosas se puede acabar fatal. A mi me amenazan y me defiendo, pero antes, me aseguro de que es una amenaza y calibro las probabilidades de que se ejecute. No arreo dos guantadas a cualquiera que me dice una estupidez. No soy pacifista de los de NO A LA GUERRA PASE LO QUE PASE, pero respeto mucho la vida de los inocentes, de todos, de los míos y de los demás.
    Todas las personas que he conocido que han vivido la guerra (la nuestra) no tienen ninguna gana de volver a algo semejante, se habla con una frivolidad de estas cosas, que solamente puedo pensar que se debe a que no tenemos ni remota idea de lo que significa realmente y las consecuencias que tiene.

    ResponderEliminar
  9. El problema no es el Islam, el prolema son gillipollas como con los que me encuentro todos los dias en madrid y demas ciudades apoyando que tanto estados unidos como inglaterra invadan ciudades y maten poblaciones enteras solo por un poco de petroleo. El problema somos nosotros una manga de idiotas que vivimos pensando en que nos van a invadir los moros y lo unico que se nos ocurre hacer es apoyar al imperio por miedo a que no podamos mantener el nivel de vida si no le chupapamos el culo a los yanquis.

    ResponderEliminar
  10. "José, lo que es una amenaza no es el islam en sí o todos los que lo practican, sino una determinada interpretación del islam y los terroristas que se valen de ella (y en todo caso los que, sin ser terroristas ellos mismos, defienden sus atrocidades)."

    De cajón, Albert. Y, sin embargo, algo tendrá que ver el islam, porque, sin ir más lejos, no hay terroristas suicidas budistas ni mormones. Supongo que el separar absolutamente la doctrina ideal de la subjetividad de los creyentes casa bien con esa idea flotante del anarco-capitalismo de que los individuos son algo así como mónadas. Pero, cuando desciende uno de la metafísica, o de la estratosfera, resulta que las religiones, y muy particularmente el islam como religión política que es, no son (sólo) una creencia subjetiva personal -lo que es una idea relativamente nueva en la historia de las religiones-, sino algo más mundano: un conjunto de formas de relación, de instituciones, tradiciones legales, etc, etc, es decir, complejos ideológicos y culturales que operan en sociedades dadas y se realimentan con ellas. Y ese complejo que denominamos islam, en su estado actual, no fomenta precisamente la separación entre religión y Estado, ni la emancipación de las mujeres, ni el cultivo del libre pensamiento, etc. Así que no se trata de un problema de elecciones individuales así, en crudo.

    Por ponerte un ejemplo muy directo y muy poco metafísico: ¿crees que el déficit de acceso al sexo opuesto por parte de los varones jóvenes musulmanes no tiene nada que ver con la violencia¿ ¿O la falta de expectativas personales que se deriva de unas sociedades anquilosadas?

    ResponderEliminar
  11. J, yo no he dicho que el islam “no tenga nada que ver”, sino que en sí mismo no es una amenaza ni lo son todos los que lo practican. El islam está causalmente relacionado con el terrorismo como lo estuvo el cristianismo con la inquisición o como lo está la pobreza con la delincuencia. Que lo primero pueda conducir a lo segundo no significa que implique lo segundo.

    Nadie está diciendo tampoco que las personas se hagan a sí mismas de la nada, impermeables a cualquier input externo. Obviamente las influencias (culturales, religiosas, relacionales etc.) existen y contribuyen en buena medida a la formación de nuestra personalidad, intereses etc. Los musulmanes no son una excepción, y en efecto la violencia islámica tendrá causas endógenas como las que señalas (y exógenas, como la invasión en Irak -apuntabas que no hay terroristas suicidas budistas ni mormones, pero a lo mejor los habría si invadiéramos y bombardeáramos su territorio-). Todo ello sin olvidar que en última instancia la causa de una acción (terrorista o de cualquier género) es la elección del actor, que siempre está a tiempo de revisar sus fines.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  12. "(y exógenas, como la invasión en Irak -apuntabas que no hay terroristas suicidas budistas ni mormones, pero a lo mejor los habría si invadiéramos y bombardeáramos su territorio-)".

    Sin ánimo de entrar en una escalada de agravios, ¿nunca se ha invadido ni bombardeado un país budista? ¿No ocupa China el Tíbet desde hace 50 años? No se puede tomar at face value la propaganda yihadista de los agravios históricos -¿cuenta también entonces la expulsión de Al Ándalus? La intervención de las potencias en Oriente Próximo, mejor o peor resuelta, ha estado mucho más supeditada a las realidades políticas de la zona que, por ejemplo, en África -y a lo mejor ése ha sido precisamente el problema.

    La ocupación de Iraq data sólo de 2003 -parece mentira- y la yihad no se inventó ayer. Como se ha señalado muchas veces, el 11 de septiembre tuvo lugar antes de la invasión y no después. Pero bueno, nos estamos apartando del tema.

    El islam como tal no es una amenaza. No mientras se mantenga en el plano de las ideas puras. Lo que pasa es que eso no sucede en la realidad. Las ideas tienen implicaciones y las del islam tal como está constituido están claras desde la perspectiva histórica.

    ResponderEliminar
  13. La ocupación de Iraq data sólo de 2003 -parece mentira- y la yihad no se inventó ayer. Como se ha señalado muchas veces, el 11 de septiembre tuvo lugar antes de la invasión y no después. Pero bueno, nos estamos apartando del tema.

    Pero es que tampoco he dicho que la yihad tenga SOLO (ni siquiera principalmente) causas exógenas. Por qué te empeñas en atacar mis comentarios como si no estuviera matizando estos puntos cuando es obvio que lo estoy haciendo continuamente? La guerra de Irak (y las intervenciones previas en Oriente Medio, que no empezaron en 2003 -parece mentira-) CONTRIBUYEN (no digo si mucho o poco, aunque mi impresión es que BASTANTE) a la hostilidad del mundo musulmán hacia Occidente y, en el margen, a la radicalización violenta de una parte de su población. No estás de acuerdo con esta afirmación? Ahora soy yo el que tengo que preguntarte a ti si crees que la guerra de Irak no tiene NADA QUE VER con el hecho de que nunca Al-Qaeda haya tenido tanta gente dispuesta a alistarse en sus filas como ahora.

    Bottom line: poco podemos hacer en cuanto a las causas endógenas del yihadismo, precisamente porque son endógenas (aparte, claro está, de defendernos cuando nos ataquen); pero sí podemos evitar ser una causa exógena absteniéndonos de añadir más leña al fuego con campañas tipo nation-building como la de Irak.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  14. "...las intervenciones previas en Oriente Medio, que no empezaron en 2003".

    Ya he hablado sobre eso en el comentario anterior. Pero, por ejemplo, ¿consideras la creación de Israel una intervención exterior? Ya que estamos eso, la potencia más intervencionista en Oriente Medio después del período colonial ha sido... la URSS. Ha apoyado a un bando, luego a otro, ha provocado guerras, ha abandonado a sus aliados, los ha rearmado, ha financiado y dado legitimidad a grupos terroristas... Y, sin embargo, la ira santa musulmana no va dirigida contra la URSS ni contra Rusia. ¿Por qué? Seguramente porque, como comenta Spengler, saben que el estado soviético o ruso en cualquiera de sus encarnaciones no tiene inconveniente en arrasar una ciudad como Grozny y matar a 100.000 personas, civiles y combatientes. Las culturas tribales entienden el poder o la sumisión, pero se manejan mal con la reciprocidad. Y porque los rusos, menos imbuidos que los americanos de idealismo e ilusones wilsonianas, saben exactamente qué tipo de política es la que se ajusta a las estructuras de poder del mundo árabo-musulmán.

    Diocho esto, no niego que el terrorismo tenga causas exógenas, aunque el wahhabismo nació en el siglo XVIII en una Arabia donde no entraba ni el tato. Pero, dada la situación actual, ¿crees que un cese total de todas las intervenciones en dar-al-Islam lanzaría un mensaje adecuado al yihadismo? ¿Qué enseñanza ha sacado Hamas de la retirada de Gaza? Lo de que Al Qaeda tenga ahora más reclutas que nunca es discutible. De ser así, puede achacarse más a la publicidad que en Occidente se da a la guerra que a la guerra misma. Y, en cualquier caso, está el problema de las segundas generaciones de musulmanes europeos, del multiculturalismo y de la tolerancia hacia credos anti-occidentales y que exaltan la violencia, que tampoco es de 2003. De todas formas, la cruzada de Bin Laden empieza cuando ve horrorizado que las tropas amercianas están pisando suelo sagrado de la península arábiga en 1991. ¿Estaba justificada aquella intervención, pedida por los propios estados del Golfo?

    ResponderEliminar
  15. Pero, por ejemplo, ¿consideras la creación de Israel una intervención exterior?

    No, en la medida en que fue el resultado de una colonización legítima de un territorio (en la medida en que los judíos compraron las propiedades a sus antiguos dueños o construyeron sobre terreno yermo). No he profundizado en el tema lo suficiente como para tener una posición firme con respecto al alcance de esa colonización legítima. Sé que algunos autores defienden que hubo expropiaciones masivas y expulsiones por parte de los judíos, y otros que arguyen lo contrario. Tiendo a pensar que hubo un poco de ambos, pero no sé hacia donde se inclina realmente la balanza.

    Israel me parece admirable en tanto que oasis de libertades civiles en Oriente Medio y reconocimiento de derechos a árabes y a judíos por igual, pero su política exterior me suscita sentimientos encontrados. Algunas de sus campañas seguramente pueden considerarse legítimos ejercicios de auto-defensa, pero otras no me parecen defendibles desde un punto de vista liberal, o al menos no en la forma en que se llevaron a cabo (por ejemplo la útima invasión del Líbano).

    En cualquier caso sí me parece una intervención exterior indeseada (al menos desde el punto de vista de los ciudadanos del país interventor) el apoyo de Occidente (de todo género) a los gobiernos israelíes y palestinos (y por extensión a los de los demás países árabes).

    Ya que estamos eso, la potencia más intervencionista en Oriente Medio después del período colonial ha sido... la URSS. Ha apoyado a un bando, luego a otro, ha provocado guerras, ha abandonado a sus aliados, los ha rearmado, ha financiado y dado legitimidad a grupos terroristas... Y, sin embargo, la ira santa musulmana no va dirigida contra la URSS ni contra Rusia. ¿Por qué?

    No creo que haya una sola razón, y aún menos pienso que la que propones sea una de ellas o la principal. Hasta la caída del muro el motivo de este desequilibrio supongo que hay que buscarlo en el apoyo de Occidente a Israel. A partir de la caída del muro la intervención rusa en Oriente Medio ha sido marginal, mientras que la de EE.UU. ha sido creciente. Si Rusia hubiera seguido interviniendo probablemente también hubiera sufrido la hostilidad del mundo musulmán.

    En cualquier caso tus ejemplos creo que ilustran menos tus argumentos de lo que crees. Antes me has citado a Vietnam (respondiendo a mi alusión de qué sucedería si atacaran un país budista), y el caso es que los EE.UU. tuvieron que salir por patas de aquel país. No parece que las bombas pacificaran demasiado a los vietnamitas. Y ahora citas a Rusia, que también tuvo que salir por patas de Afganistán, un país musulmán, y que en los útimos años ha sido víctima de brutales atentados terroristas en suelo nacional, como consecuencia de su despiadada campaña en Chechenia.

    Y porque los rusos, menos imbuidos que los americanos de idealismo e ilusones wilsonianas, saben exactamente qué tipo de política es la que se ajusta a las estructuras de poder del mundo árabo-musulmán.

    Hombre, idealismo a los rusos precisamente no les faltaba, ¿no crees? Quizás tenían otra manera de llevarlo a cabo, pero sus sueños de grandeza nada tenían que envidiar a los de Wilson (antes lo contrario). En cualquier caso, parece que los eches de menos... Como si sus genocidas métodos fuera lo que necesitamos hoy en día. Aclárame si eres esta clase de neoconservador o eres de los que piensa que hay que tener un mínimo de respeto por la vida humana y que el objetivo de la guerra en Irak es liberar a los iraquíes de la tiranía, no convertirlos en ceniza.

    Pero, dada la situación actual, ¿crees que un cese total de todas las intervenciones en dar-al-Islam lanzaría un mensaje adecuado al yihadismo?

    Sí, aunque podría depender de cómo se articulara ese mensaje. En el corto plazo podría haber incluso un repunte de los atentados, pero a medio y largo plazo tendría su efecto sobre la población musulmana en general y, en el margen, sobre la radicalización de una parte de ella. Los que están hoy muy comprometidos con la causa fundamentalista seguramente seguirían luchando, incluso con más ímpetu por creer que nos hemos acobardado o que cedemos cuando nos presionan, pero la desapirición de la “causa exógena” creo que sí tendría un efecto (a medio o largo plazo) sobre aquellos que no están directamente comprometidos con la causa. En otras palabras, a Bin Laden probabablemente no lo apaciguaremos retirándonos, démoslo como una causa perdida, pero la hostilidad de la población musulmana en general sí remitiría con el tiempo, y progresivamente menos gente se alistaría a la filas yihadistas.

    De todos modos no confío demasiado en el buen juicio de los políticos ni de las masas. Aunque llegara a implementarse la retirada, otro 11-S seguramente sería suficiente para que volviera a triunfar la línea dura y, en caliente, se lanzara una campaña militar todavía mayor que la actual.

    Volviendo a tu pregunta, me haces partir de la situación actual, pero la situación actual es fruto (en parte) de infinidad de intervenciones en el pasado. A cada punto podrías decir: ok, quizás las intervenciones anteriores han generado más terrorismo, pero DADA LA SITUACION ACTUAL... y de este modo te blindas de cualquier crítica a la presente (o a la próxima) intervención. A mí esto me parece una elegante manera de dar la razón a quien dice que el intervencionismo tiene consecuencias indeseables para al mismo tiempo seguir defendiéndolo en adelante, aduciendo que AHORA SI que tendrá consecuencias positivas.

    De todas formas, la cruzada de Bin Laden empieza cuando ve horrorizado que las tropas amercianas están pisando suelo sagrado de la península arábiga en 1991. ¿Estaba justificada aquella intervención, pedida por los propios estados del Golfo?

    En mi opinión no. La responsabilidad del Gobierno de los EE.UU. es la de proteger a SUS ciudadanos, no a los ciudadanos kuwaitíes. Tú mismo admites que la cruzada de Bin Laden empieza ahí, de modo que si la responsabilidad del gobierno es proteger a sus ciudadanos evitando cruzadas como ésa, más razón para quedarse en casa.

    Lo de que Al Qaeda tenga ahora más reclutas que nunca es discutible. De ser así, puede achacarse más a la publicidad que en Occidente se da a la guerra que a la guerra misma.

    Francamente, a mí me parece indiscutible, se mire por donde se mire. (Otra cosa es que digas: “ok, la intervención, al menos ex-post, ha sido un fiasco y ha acabado incrementando el número de terroristas PERO –y eso es lo que has argüido arriba- si ahora nos retirásemos ese problema tampoco se solucionaría”).

    Y lo segundo no tiene ningún sentido. El mundo musulmán lo que ve es Al-Jazeera, no la BBC. La publicidad de la guerra en Occidente influirá en la actitud de los occidentales hacia la guerra, pero los iraquíes están viviendo esa guerra, no necesitan verlo en la CNN, por favor. Muchos de los que se adhieren a Al-Qaeda seguramente han visto morir a familiares suyos en la guerra, y de ahí su odio. A estos la “publicidad de la guerra en Occidente” no les afecta en absoluto.

    Y, en cualquier caso, está el problema de las segundas generaciones de musulmanes europeos, del multiculturalismo y de la tolerancia hacia credos anti-occidentales y que exaltan la violencia, que tampoco es de 2003.

    No, pero desde 2003 ha aumentado (causa exógena), y en cualquier caso el intervencionismo de Occidente en Oriente Medio data de mucho antes. Pero insisto, hay causas endógenas y exógenas. En los propios países europeos, una de las mejores armas para combatir las causas endógenas es, yo creo, la interacción y la “competencia” entre distintas culturas. Una niña musulmana que va a la escuela con niñas cristianas, ateas etc., que ve la tele, se empapa día a día de los valores de gente distinta, es más difícil que acabe llevando burka que una niña que nace en Arabia Saudita, y aunque lleve burka (o la prenda que fuera) es más probable que desarrolle una mayor tolerancia hacia la diferencia que una persona que no ha estado expuesta a esa diferencia.

    Me retiro aquí de la discusión porque, vistas nuestras diferencias, me imagino que podría alargarse indefinidamente, y no tenía intención de dedicar tanto tiempo a este hilo. Pero me ha parecido interesante el intercambio. Mi opinión más detallada sobre el tema de la guerra y el aislacionismo desde un punto de vista liberal puedes encontrarlo aquí.

    Saludos

    ResponderEliminar