martes, 4 de enero de 2011

Cascos, caprichoso ¿y traidor?

Como ya dije, pienso que Rajoy se equivocó al no poner a Cascos como candidato del PP por Asturias. Pero es que después la actitud de Cascos es para nota.

Cascos dejo la política activa en el 2004, y hasta el 2009, en el que deja caer su interés por Asturias, allí los populares tuvieron que hacer lo que hicieron sin él. En el 2007 Ovidio Sánchez se presentó en las autonómicas de Asturias y consiguió un resultado decoroso, mejorando el del 2003 (cuando el PP gobernaba a nivel nacional). Después de eso, y visto el desastre socialista, todo hacía pensar que el PP en Asturías tenía posibilidades reales de ganar por mayoría absoluta en este año.

Pero he aquí que aparece Cascos, y pareciera que "o él o el caos". Idealmente hubiera sido un buen candidato. ¿Pero y qué si en el PP (o sea, Rajoy) piensan que no? ¿No hizo él lo mismo cuando era Secretario General? Pues no, cuando finalmente eligen a Espinosa, la monta, y da un portazo público, haciendo todo el daño que puede a Rajoy y al PP. Que la actitud de Rajoy fue mala, haciendo creer a Cascos que le apoyaba para luego dejarle caer, es evidente; pero la política es así de cochina, y Cascos lo sabe de sobra, porque él actuó de similares formas cuando tenía poder en el PP. Lo de este hombre es puro capricho. Se va de mala manera porque no le pusieron como candidato por Asturias, así de simple.

Ahora bien, si Cascos monta otro partido para concurrir a las autonómicas asturianas, al adjetivo de caprichoso habría que añadirle el más grave de traidor; traidor al PP y traidor a Asturias, a la que dice defender de no sé qué desastres de los que no la ha defendido hasta ahora. Porque ello sería tanto como entregarle el Gobierno de Asturias a los socialistas, ante la división del voto derechista. ¿Esa sería la forma de Cascos de defender a Asturias? ¿Forzar la derrota del PP y facilitar la victoria socialista? Esa sería simplemente una venganza personal, impidiendo que la elegida por Rajoy en lugar de él lograra la Presidencia de Asturias.

Cascos ha salido del PP dando uno de los portazos más sonados que yo recuerdo, sin posibilidad de marcha atrás, porque no le pusieron en el puesto que él deseaba. No creo que lo haya hecho sin haberlo meditado antes. Y mucho me temo que podría ser que la razón principal de ello es porque tiene ya decidido concurrir a las elecciones asturianas como cabeza de lista de otro partido. En ese caso, lo dicho, además de caprichoso se convertiría en traidor.

1 comentario:

  1. Amigo, estás lejos de realidad asturiana. Cascos ya tiene partido y tendrá un excelente resultado en Asturias. De él dependerá el próximo presidente del Principado.

    ResponderEliminar