lunes, 17 de enero de 2011

Cada vez más violencia física contra el PP

La agresión contra el Consejero de Cultura de Murcia no es más que el colofón (por ahora) de una actitud de violencia física hacia personas relevantes del Partido Popular. Y es que, solamente a modo de ejemplo, en este blog he escrito al respecto los siguientes textos:

17 de octubre de 2006
Violencia física en la política catalana


14 de febrero de 2008
La violencia en la política española


Solo son, por desgracia, dos ejemplos, porque casos hay muchos más. Sin ir más lejos, el acoso físico sufrido por los políticos del PP en la jornada de reflexión del 13 de Marzo del 2004.

No voy a caer en el error de hablar de grupos políticos culpables, porque los únicos culpables son los que cometen los actos. El problema es que en España atacar físicamente está saliendo casi gratis (o sin el casi), y eso instiga a los violentos de la izquierda, que por desgracia son bastantes, contra dirigentes del PP.

La solución no pasa por medidas políticas o semejantes, sino simple y llanamente por endurecer la legislación para que una agresión física sea penada con bastantes años en la cárcel; pero años de verdad, sin permisos ni gaitas. Y eso no va a ocurrir, porque la filosofía penal española es la de reeducar y reinsertar al culpable, dejando en un segundo plano el castigo por el daño causado, cuando la verdadera justicia sería invertir los términos.

Lo anterior está provocando que algunos que no pueden ganar en las urnas, como el caso de Murcia, lleven la confrontación al terreno personal y físico. Y más ciertos miembros de la izquierda, que piensan que tienen una superioridad moral sobre la derecha que hace que sus actos queden legitimados solamente por eso, por ser ellos de izquierda y la víctima de derecha.

A lo que hay que añadir que España tampoco es que se haya distinguido que digamos por debatir las diferencias políticas de forma pacifica. Y es que el garrote al final siempre acaba apareciendo. Y en los últimos tiempos los garrotazos siempre van hacia el mismo lado.

Difícil solución, porque ante la ausencia de justicia, lo que suele aparecer tarde o temprano es la venganza. Y justicia para condenar a quien comete agresiones contra dirigentes del PP, ni la ha habido ni la va a haber.

1 comentario:

  1. Me temo que las agresiones a politicos van a ir en aumento. Efectivamante, nos cuesta menos sacar la estaca que unirnos una decena para hacer huelga.

    ResponderEliminar