jueves, 9 de febrero de 2012

Las primarias republicanas al rojo vivo con sorpresas mayúsculas


Saltó la gran sorpresa el martes con estos resultados:


Que dejan el total de delegados nada más y nada menos que así:


Es decir, que estamos hablando de un virtual empate entre Romney y Santorum.

De todos modos esto no pasa de ser un simple espejismo momentáneo, porque las encuestas favorecen claramente a Romney, en un nuevo cambio de tendencia de los republicanos, que antes se inclinaban por Gingrich:


Como se puede ver el primero la saca al segundo la friolera de más de once puntos, y aunque la tendencia de Santorum (el tercero en discordia) es ascendente, no creo que en realidad tenga nada que hacer.

Y es que un dato añadido es que Romney es el único que parece tener algunas posibilidades (aunque sean pocas) de disputarle la Casa Blanca a Obama, porque aunque ahora mismo el actual Presidente le saque 3.8 puntos, a Gingrich le saca 10.6 y a Santorum 8.6, dato que debería tener mucha importancia, ya que es de suponer que muchos republicanos, aunque no les guste el candidato, se inclinarán por votar a alguien que pueda ganar las elecciones presidenciales en lugar de apoyar a otro que las tiene casi perdidas desde el inicio.

El viento parece soplar a favor de Romney en esta loca campaña republicana. Aunque, visto lo visto, aún podemos tener sorpresas. La próxima cita electoral la tendremos tan pronto como el próximo sábado, en el que concluyen unos extraños caucus en el estado de Maine que se abrieron el pasado sábado, en los que están 24 delegados en juego. Veremos que pasa.

1 comentario:

  1. Romney sólo saca un tercio del voto republicano; Paul que irá en solitario hasta el final, su objetivo es otro, no alcanza el 20%. Gingrich y Santorum, suman el 40% del voto republicano y aglutinan a su rama conservadora. En las próximas primarias se va a decidir cual de estos dos se hace con la representación del voto consevador. Si Romney no incrementa su porcentaje de voto lo va tener crudo, y no parece que tenga mucha capacidad para ello, salvo errores de sus contrarios.

    Si en el supermartes uno de los dos aspirantes conservadores sale tocado y abandona, la carrera para la nominación quedará en un mano a mano entre Romney y el candidato conservador que permanezca.

    Con lo erráticas que están siendo las elecciones, podría ocurrir que ninguno de los tres quedase eliminado, y que ninguno consiguiese una ventaja apreciable. Entonces podríamos llegar a una Convenció abierta, donde puede pasar cualquier cosa...

    inxs5000

    ResponderEliminar