martes, 8 de diciembre de 2015

Santiago Abascal, ese político arribista de tercera

Santiago Abascal no era nadie en el PP y siguió sin ser nadie en Vox mientras Vidal-Quadras fue su líder. Pero ante el fracaso en la formación de obtener al menos un diputado en las elecciones europeas de 2014, Abascal vio su gran ocasión y se lanzó a la yugular de un político que vale mil veces más que él.

En una canallada política invitó a Alejo a irse del partido porque éste había propuesto básicamente que Vox buscara aliarse de cara a futuras elecciones con Ciudadanos y con UPyD. Curiosamente poco después Abascal, supongo que al ver el desastre que se le avecinaba yendo en solitario, propuso a Ciudadanos esa misma alianza por la que invitó a Alejo a salir de Vox, propuesta que Ciudadanos ni se molestó en responder, imagino que para no dar cancha política a un partido extremista como el de Abascal. Lo dicho, toda una canallada política enseñarle la puerta de Vox a Vidal-Quadras.

Vidal-Quadras se retiró voluntariamente de la lucha por el liderazgo de Vox, y finalmente también acabo saliendo del partido. Dejó claro, eso sí, que él aspiraba a un partido donde se debatiera sobre ideas, no sobre personas, sin querer ir más allá de esa afirmación diplomática. Algo que otros militantes simplemente calificaron como practicas autoritarias por parte de Abascal.

No llevará a Vox a ningún sitio, porque todo lo que Vox tenía que conseguir ya lo consiguió bajo el liderazgo de Vidal-Quadras, que también fue nada. Alejo se equivocó al embarcarse en Vox, y es una lástima en un político de su valía, que hoy hubiera sido de gran valor en Ciudadanos, pero que se quemó en aquella corta andadura, lo que le obligó a dejar la política.

Ahora Vox está comandado por un político extremista que intenta hacerse pasar por liberal por el hecho de haber adoptado ese ideario en cuestiones económicas exclusivamente, para ver si consigue pesar algún voto en ese caladero, mientras que en todo lo demás se mantiene en la más estricta ortodoxia de extrema derecha.

Puede que Abascal consiga mantener a flote a Vox durante algún tiempo, incluso tal vez bastante, ya que posiblemente dinero no le falte de diversas fuentes, todas ellas interesadas en hacer resurgir a la extrema derecha en España. Y, por otro lado, Vox es la única oportunidad de Abascal de liderar algo, porque el día en que Vox desparezca, él desaparecerá de la escena política para siempre, pasando a ser un anónimo personaje, algo que no le hace ninguna gracia. Pero lo que sí es seguro es que su fracaso político está más que garantizado.

Este es el resumen del sujeto en cuestión. Mediocre, arribista, autoritario, canalla político, extremista. Santiago Abascal.

4 comentarios:

  1. Queda claro que no le gusta Santiago Abascal y todo lo que dice son excusas para justificar esta postura a priori. Está en su derecho, pero eso no le autoriza a ser insultante; en particular, calificarlo de canalla (aunque sea político) es inaceptable y describe más al que lo dice que a él.

    Tampoco le gusta VOX, quizás porque teme le pueda quitar la mitad de sus escasos votos al P-Lib (si es que ha llegado a reunir las firmas necesarias para presentarse, que no lo se). Lo de insinuar fuentes de financiación ocultas deseosas de estimular la extrema derecha es una bajeza que no califico para no ponerme a su altura.

    Respecto a ser extremista, si estar en contra del aborto y a favor de abolir las Autonomías es serlo, no está solo: somos muchos los que compartimos esas opiniones. Incluso algunos que esta vez no vamos a votarle, porque ahora es prioritario echar a Rajoy, y eso solo puede hacerlo Ciudadanos.

    Respecto a Vidal Cuadras, mi buena opinión de él no es universalmente compartida. Cuando en las elecciones europeas traté de convencer a algunos conocidos para que votaran a VOX, uno de los inconvenientes que encontré fue que decían que nunca votarían a alguien que volaba semanalmente en primera clase con cargo a los presupuestos comunitarios para ir y venir desde Bruselas, que no es precisamente un vuelo a Australia en el que haya que evitar el síndrome de la clase turista. Creo que es una crítica injusta, pero la cito para evidenciar que las simpatías por Alejo no son unánimes, ni siquiera entre los que podríamos llamar sus votantes naturales. Y que conste que me gusta casi todo lo que dice en las tertulias, que le reconozco un nivel intelectual raro entre los políticos españoles y que siento se haya retirado de la primera linea política.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En primer lugar gracias por tu participación en el blog. Y ahora voy con mi respuesta a tu comentario.

      Puede ser que yo sea un canalla para ti (no sé si político o de otro tipo) por calificar de canalla político a Abascal. Pero eso es lo que me merece el hecho de que le enseñara (públicamente, en declaraciones periodísticas) la puerta a Vidal-Quadras (llegó a decir "estoy seguro de que ahora estará redactando su carta de dimisión") por proponer una alianza con UPyD y Ciudadanos. Alianza que posteriormente, cuando ya era líder de Vox, el mismo Abascal defendió. No sé, tal vez a ti te parece que Abascal actuó correctamente.

      Sobre el P-LIB, no soy ni militantes, ni simpatizante, ni seguidor de dicho partido. Lo considero un partido demasiado extremista en cuestiones libertarias para mi gusto, como he dejado muy claro en este blog en diversas ocasiones. Así que mis críticas a Vox no van ni de lejos por ese lado. Siento decirte que tu juicio de intenciones sobre mí ha pinchado completamente en hueso. Mi apoyo electoral está ahora mismo con Ciudadanos, cosa que también he dejado clara en este blog.

      El extremismo de Vox está en su filosofía, así como en su relación con asociaciones claramente extremistas como, por ejemplo, HazteOír. Está claro que hay intereses en resucitar a la extrema derecha en España (asociaciones, medios de comunicación, etc.) y en medio de eso se necesita, claro está, un partido político que tenga ciertas expectativas de voto, y para eso está Vox (que aunque tiene pocas expectativas de voto, son algunas más que otros partidos de extrema derecha).

      Sobre Vidal-Quadras, digas lo que digas de él, es un político que aportaba a Vox muchos más votantes de los que le podría restar. Y el tiempo se encargará de demostrarlo, cuando Vox simplemente desaparezca o, si se niega a desaparecer, se convierta en un partido que se arrastre en medio de la más completa insignificancia (donde ya prácticamente está).

      Un cordial saludo y nuevamente gracias por tu participación en este blog.

      Eliminar
  2. Empiezo por lo que coincidimos. Mi juicio sobre Vidal Cuadras es extremadamente positivo, no solo por sus actuaciones recientes sino por su pasado. Fue el único dirigente del PP en Cataluña con el que el PP tenía ideas claras, las defendía sin complejos y estaba creciendo. Cuando Aznar lo sacrificó a Pujol (por cierto, puesto a calificar de canallada alguna actuación política esta sería más adecuada), el PP inició una caída que todavía no se ha detenido. Pero mi entusiasmo y el suyo por Alejo no es unánime.

    Respecto a pedir que dimita el líder de una formación que ha tenido malos resultados, eso es lo que se hace en casi todo el mundo, aunque aquí no sea habitual. Y en ningún caso puede considerarse una puñalada por la espalda o una canallada. Espero que a Rajoy y a Sánchez les apliquen ese tratamiento después del 20-D. Si acaso, sería más adecuado pedir que Abascal se aplique el cuento tras los próximos previsiblemente malos resultados, aunque las situaciones sean distintas; las elecciones Europeas eran la mejor oportunidad para VOX, mientras que en estas generales hay mucho más tensión y deseo de que el voto sea relevante, lo cual juega en contra de VOX y a favor de Ciudadanos, al que yo también voy a votar.

    Proponer una alianza de VOX con UPyD y Ciudadanos me parece contranatura, lo pida quien lo pida y es una declaración de desesperación. Los tres partidos tienen en común la propuesta de regeneración política, su rechazo a los partidos tradicionales, y la necesidad de reducir estructuras redundantes del Estado, pero nada más. Si Abascal propuso eso se equivocó, en mi opinión. No soy un palmero de Abascal (ni de ningún otro líder) y estoy en desacuerdo con otras medidas suyas. Por ejemplo, el fichaje de Lomana y del padre de Monedero; fue una manera de romper el silencio de los medios de comunicación, que le llamaron inmediatamente y hablaron del partido más que en todos los años anteriores, pero fue solo su cuarto de hora de fama, y al acabar, volvió a quedar en la oscuridad y con su seriedad tocada

    Usted no es un canalla para mi, en ningún sentido, político o de otro tipo. Quería indicar solo que los insultos pueden volverse en contra de uno, pero probablemente me pasé. También me equivoque al confundirlo con otro bloguero de este sitio, Libertad Digital, que hace propaganda para el P-Lib; problemas de mi edad, que hace que mi memoria falle. Y del responder en caliente a un ataque que me pareció desmesurado a un partido, VOX, por el que siento gran simpatía. Por cierto, que también siento simpatía por Hazte Oír, lo cual seguramente implica que soy un extremista. Y antes de que lo diga, si es que existe El Yunque (otra acusación frecuente), desde luego yo no soy miembro.

    Curiosamente cuando hice el "Test de Nolan"

    http://www.testpolitico.com

    mi resultado fue que soy un Liberal, en la frontera del Centrismo, y más cerca de los Conservadores que de los Progresistas. Obviamente no hay que dar demasiado valor a un test de este tipo, pero es quizás un indicador de que tan extremista no soy, o al menos lo camuflo en los tests.

    Resumiendo, me disculpo por haber sido innecesariamente agresivo y le agradezco su paciencia y el que no hayamos caído en una escalada de descalificaciones mutuas como suele ser frecuente en los blogs.

    Un afectuoso saludo.

    ResponderEliminar
  3. Hola de nuevo, Espectador.

    En primer lugar agradecerte tu actitud y tu participación en este blog. Y no hay nada que disculpar. Las discusiones son así.

    Completamente de acuerdo con tu positivo análisis de Vidal-Quadras en Cataluña. Y sí, lo de Aznar con él fue sin duda una auténtica canallada política, hacia Alejo y hacia el propio PP en Cataluña, que marcó el principio del desastre catalán del PP (de aquellos polvos, estos lodos, aunque Aznar no lo reconozca). Y así lo he dicho alguna vez en este blog.

    Me sigue pareciendo una barbaridad lo que hizo Abascal con Vidal-Quadras. Alejo se iba a retirar del liderazgo, era más que evidente, pero Abascal directamente le dijo que se fuera del partido (cosa que Vidal-Quadras hizo poco tiempo después).

    Sobre Rajoy y Sánchez y sus dimisiones, la del primero veremos. Dependerá de con cuantos escaños quede. La del segundo está por descontada. Se ha granjeado tantos enemigos en el PSOE que no durará ni cinco minutos si no consigue estar, de algún modo (el que sea, que así lo deja claro él) en el Gobierno.

    Con Abascal o sin Abascal Vox está herido de muerte. Al tiempo.

    Bueno, sobre la propuesta de que Vox fuera con UPyD y Ciudadanos, me parece lógica tras los malos resultados en las europeas y en un político centristas como Vidal-Quadras. Lo que no me parece lógico es lo que hizo Abascal, criminalizar por ello a Alejo para luego él proponer lo mismo en una carta a Rivera. Y sí, me parece una auténtica declaración de desesperación, porque las ideologías de los dos partidos son muy dispares.

    Desconocía lo que dices de Abascal y Lomana y el padre de Monedero. Eso confirma mi teoría de que el hombre ha perdido el norte.

    No tengo problemas con que sientas simpatías por Vox y por HazteOír. Y no creo que por ello seas un extremista. Creo, eso sí, que tanto Vox como HazteOír son exponentes de la extrema derecha, tanto por sus ideas como por sus métodos (especialmente los de HazteOír, que han sido criticados hasta por líderes de la Iglesia Católica). Pero eso no quita para que personas de ideas liberales-conservadoras se sientan cómodas ahí. Siempre intento separar las organizaciones de las personas.

    Y sí, El Yunque existe, aunque, como el diablo, su meta es hacer creer a la gente lo contrario, es decir, que no existe.

    Yo también hice el Test de Nolan y también di que soy liberal, bastante pegado también al centro y ligeramente escorado a la derecha.

    Y, repito, nada que disculpar, y tampoco nada que agradecer sobre mi paciencia. En todo caso soy yo quien tiene que agradecerte tu participación en este blog. De la comparación de ideas, más si sin diferentes, siempre acaba uno creciendo.

    Otro cordial saludo para ti.

    ResponderEliminar