viernes, 5 de mayo de 2006

Puesta a punto de la nueva gran regresión boliviana

Lamentable la actuación del Presidente de Bolivia, Evo Morales, respecto a esa política de hidrocarburos boliviana que ha originado una inseguridad jurídica tal que alejará del país las posibles inversiones extranjeras. Igual que la política exterior de José Luis Rodríguez Zapatero, quien debería estar de acuerdo con la actuación de su querido amigo "el coca...". Como dice Mariano Rajoy, "si Zapatero no quiere que entre aquí una empresa alemana, ¿cómo puede quejarse de la nacionalización de Bolivia?".

Es triste ver como esta República retrocede a tan descomunales pasos. Si en 1992 se encontraban en un punto débil, en el que su moneda (el boliviano -antes peso-) iba devaluándose a espeluznantes porcentajes respecto al dólar, podría decirse que la oficial en esos momentos, en 1995 comenzó un pequeño auge en la economía, gracias a la política a L/P que se llevó en años anteriores. Importantes empresas decidieron instalarse en este paraíso, corazón de Sudamérica, dando trabajo a miles de ciudadanos, cuyo bienestar creció considerablemente, como en el caso de Cochabamba, cuyas Torres Soffer (unas mini Torres Gemelas) no tenían la consideración de un centro comercial cualquiera, sino de un símbolo que reflejaba el prometedor futuro de aquella tierra. Fue un momento de esperanza que se cortó tras la pérdida de Hugo Bánzer (fallecido a causa del cáncer), que originó una larga crisis gubernamental (cuatro presidentes en casi cuatro años) de la que se aprovechó Morales.

Pero si ya es sangrante esta situación económica, la social es casi terrorífica. El que dice ser presidente de TODOS los bolivianos, mantiene en el más absoluto de los olvidos a gran parte de la población, los no indígenas; aunque a estos tampoco les hace gran caso que digamos...

El ejército, y poco tardarán esos que llevan la PM en su antebrazo (peligrosos donde los haya), ha salido a la calle para "controlar"... a saber qué. ¿Harán algo los universitarios tras estos 100 días de gobierno? ¿Ordenará Morales que salga el ejército para disparar a discreción a todo manifestante contrario a su desgobierno, tal y como hizo (y seguirá haciendo) Hugo Chávez?

3 comentarios:

  1. Si es que es lo de siempre: con Bánzer vivíamos mejor.

    ResponderEliminar
  2. No sé si a nivel del orden Evo Morales decidirá seguir el camino de la represión; no lo tiene fácil, al menos en Santa Cruz, donde es mayoritario su rechazo.

    Sobre eocnomía, la salida de las empresas extranjeras está cantada. El personal de alta cualificación saldrá con ellas (extranjeros y bolivianos), con lo que cada día las instalaciones estarán en peores condiciones y por lo tanto cada vez se producirá menos. No habrá más inversión extranjera, salvo la de Venezuela, que no podrá compensar la pérdida de los otros países.

    ¿Resultado? Desgraciadamente más pobreza para el ya muy pobre pueblo boliviano. Lo lamento, lo lamento mucho, pero es lo que ellos han votado al elegir a Evo Morales.

    ResponderEliminar
  3. Hola Cóndor. No creo que sea cuestión decir si con Bánzer se vivía mejor o peor, sino de una unión política del progreso boliviano cuya etapa, sí es cierto, finalizó con el recientemente fallecido ex-presidente, claro está, en su época dorada como presidente democráticamente elegido, y que le siguió una interminable sucesión de hasta cuatro presidentes en otros tantos años. Aunque si importante fue el papel de los máximos mandatarios, no menos fue los equipos que tenían detrás y que, tristemente, hemos visto que alguno de ellos no ha realizado el papel que se esperaba de él como Presidente de la República.

    ResponderEliminar