martes, 9 de mayo de 2006

Lecciones de una sentencia cantada

Ya tenemos la sentencia por la detención ilegal de dos militantes del Partido Popular que participaban en una manifestación convocada por la Asociación de Víctimas del Terrorismo en el año 2005. De dicha sentencia, que condena a tres policías a entre tres y cinco años de prisión, pueden extraerse varias lecciones.

La primera, que la sentencia estaba cantada, y que era virtualmente imposible que, después de toda la porquería policial que se supo durante el juicio, los jueces sentenciaran otra cosa.

La segunda es que el PSOE no puede disponer a su antojo de la calle (al menos todavía), deteniendo a diestro y a siniestro a quien quiera.

La tercera, que los ciudadanos españoles no pueden confiar para nada en la Fiscalía. Yo siempre había creído que lo que los fiscales debían hacer era acusar, y que pedirían la condena máxima que pudieran. No es así en los casos políticos, como ha sido éste. Una Fiscalía a los dictados del Gobierno hace lo que le mandan y punto. hasta el punto que el fiscal ha quedado completamente desautorizado pro la sentencia.

La cuarta, que si lo que dice el Sindicato Unificado de Policía de que lo que hicieron los tres policías condenados "es una practica habitual en el funcionamiento de la Policía" es cierto, entonces tenemos una policía en la que es práctica habitual detener ilegalmente y apañar los papeles de dichas ilegales detenciones. Mal estamos, entonces, muy mal.

La quinta, finalmente, que aún hay esperanza de que el juicio de los atentados de la masacre del 11-M pueda resolver algo. Lo bueno de los juicios, como hemos visto en éste, es que una acusación particular con ganas de investigar, puede hacerlo, porque los testigos no pueden esconderse en el silencio. Aunque en el caso del 11-M los que más podrían hablar ya están muertos (los "suicidas" de Leganés) siempre cabe la posibilidad de que al menos la acusación particular pueda poner en claro las múltiples manipulaciones que se han hecho a lo largo de la investigación, y las oscuras razones para ello.

Y para terminar, la dimisión del delegado del Gobierno de Madrid, Constantino Méndez, con ser necesaria, no es suficiente; se hace imprescindible que en un asunto de tanta gravedad sea quien fuera por aquel entonces Ministro del Interior, José Antonio Alonso, el que presente su dimisión o sea cesado fulminantemente por el Presidente, como dije hace casi año y medio.

No hablamos de cualquier cosa, sino de las primeras detenciones políticas de la democracia española. Los responsables políticos de esa barbaridad deben pagar por ello.

4 comentarios:

  1. Yo me río de lo que diga el SUP, el brazo armado del PSOE en la polícia. Esos son capaces de hundir a la polícia con tal de hacerle la pelota al gobierno socialista. No es casualidad que el mandamás de este sindicato sea militante del PSOE, preocupado sólo en desprestigiar al resto de sindicatos de la policía.

    ResponderEliminar
  2. "No es casualidad que el mandamás de este sindicato sea militante del PSOE, preocupado sólo en desprestigiar al resto de sindicatos de la policía."

    Vaya esto está peor de lo que pensaba. Me pregunto porqué no desmilitarizan la Guardia Civil. Así tendrían una oportunidad de oro para politizarla a su favor, más teniendo en cuenta la incompetencia de los inútiles del PP.

    José Luis

    ResponderEliminar
  3. Tengo entendido que los acusados ahora quieren ser defendidos por el ministerio público de la fiscalía general del Estado. Lo hacen mejor que sus abogados.

    ResponderEliminar
  4. Tranquilo José Luis, que a la GC se quedará como está, incumpliendo de nuevo el PSOE lo que dijo en la campaña electoral.

    Los que conocen un poco el tema de los sindicatos de la policía sabe cuáles son las formas del SUP y cómo actúa: cuando gobierna el PSOE son su alfombra, diciendo a todo amén, y olvidándose de a quién debe defender. No estaría mal que en vez de clamar por una "sentencia politizada" exija que el policia que se apartó de su cargo fuese restituido de inmediato y mire por los intereses del cuerpo y no por los del partido. Ése es el problema, que es un sindicato no al servicio de la policia, sino del PSOE.

    Se nota que no conoces el tema.

    ResponderEliminar