sábado, 6 de mayo de 2006

¿Y para cuándo la defensa de los toros?

No me parece mal que se protejan las especies animales en vías de extinción, incluidos los grandes simios. Creo, eso sí, que es una contradicción que mientras se mata a humanos no nacidos y se habla de matar a humanos ancianos o imperfectos, se defienda la vida de animales. Pero en fin, no creo que esté mal en ningún sentido.

Eso sí, me parece que es tremendamente hipócrita defender a los simios y dejar que se sigan torturando salvaje y públicamente a los toros.

Me crié asistiendo a novilladas de pueblo. Pero cuando tuve uso de razón no pude por menos de apreciar la brutalidad de la tortura a la que se le somete al pobre animal, con el agravante de que esa terrible sufrimiento es disfrutado por una multitud de personas. Aquello era lo más parecido que he visto a un circo romano, donde la inteligencia individual dejaba paso a la brutalidad colectiva.

Lo que el Gobierno debería hacer, si de verdad quiere defender a los animales, es empezar por prohibir el acto de salvaje tortura que son las corridas de toros. Y luego seguir por donde considere oportuno.

4 comentarios:

  1. Yo estoy, aunque con muchos matices porque disento en bastantes aspectos, a favor del proyecto gran simio. No puedo dejar que la terrible politización existente actualmente en nuestro país me influya.

    Te doy toda la razón en lo que expones. Yo soy el primero que me apunto a CUALQUIER INICIATIVA contra las corridas de toros.


    Hoy mismo he sentido vergüenza y me he dado cuenta de lo hipócrita que es la gente. En un programa de radio defendían el proyecto y posiblemente mañana mismo o la semana que viene entrevisten a un torero.

    Que triste...

    ResponderEliminar
  2. Sr. García Palacios:
    Comparto plenamente su opinión, pero le advierto que en Red "Liberal" lo tiene Vd. crudo.
    Tenga en cuenta que a Jiménez Losantos le gustan los toros...
    La "Fiesta Nacional" - hay que jod*****.

    ResponderEliminar
  3. A mi los toros ni me van ni me vienen. Asisti a una charlotada a los doce y no he vuelto, pero tampoco creo que sea para tanta historia.

    Los contrarios a la llamada "fiesta brava" tendrian que ser conscientes de que si se acaba la fiesta se acaba el toro bravo.

    En efecto, el toro bravo no es un animal "natural", sino el producto de cruces estudiados para obtener un animal que embista con lo que se llama "nobleza" y caracter.

    Que falta hace un animal asi en un mundo sin fiesta brava? Para que lo iban a criar quienes lo hacen ahora? Tiene algun sentido ponerlo en libertad?

    o sea, que sin fiesta tampoco hay toros.

    ResponderEliminar
  4. En el tema de los toros hay mucha demagogia. Todos comemos carne de vaca o de toro y no nos consideramos asesinos.
    Saludos!!

    ResponderEliminar